Las claves del despliegue de la artillería del Ejército en Alemania con su obús SIAC
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Sin categoría >

Las claves del despliegue de la artillería del Ejército en Alemania con su obús SIAC

Obus SIAC 15552 en el ejercicio Dynamic Front. Foto MACA
|

(Infodefensa.com)

El Mando de Artillería de Campaña (MACA) del Ejército de Tierra encara la recta final de un exigente despliegue en Alemania en el que participa con una batería disminuida de obús 155/52 SIAC, al mando de un capitán, en el ejercicio Dynamic Front (DF) 21 desarrollado en el campo de maniobras de Graffenwöhr, en el sureste del país.

El objetivo principal de este despliegue es la certificación de España como miembro de la comunidad ASCA (Artillery Systems Cooperation Activities), lo que implica demostrar que el sistema español de mando y control de los apoyos de fuego Talos, desarrollado por la empresa GMV, puede interoperar con el de las fuerzas aliadas, a través de una pasarela (ASCA).

Desde el MACA explican a Infodefensa.com que el destacamento español, formado por personal del Regimiento de Artillería Lanzacohetes de Campaña nº 63 (Ralca 63), consta de un equipo de mando; un equipo de topografía; una sección de armas; compuesta por tres obuses 155/52 SIAC; un radar contrabatería Arthur; un observador avanzado y un equipo de enlace.

A esto hay que sumar un equipo de servicios, con capacidad de mantenimiento (automoción, armamento, electrónica, etc), abastecimiento de carburante y munición; soporte vital avanzado; y un equipo OCT (Observer, Coach and Trainer) para contribuir al sistema de simulación del ejercicio. En total, participan 59 militares españoles, de los cuales 54 pertenecen al MACA, 4 al Grupo Logístico III/61 y 1 a la Agrupación de Sanidad.

Cabe recordar que el SIAC es un obús de 155/52 fabricado por Santa Bárbara Sistemas en la Fábrica de Armas de Trubia y adquirido a principios de este siglo por el Ejército de Tierra para renovar y modernizar su capacidad artillera. El Ejército cuenta con 82 unidades de este modelo de obús: 16 de la variante 155/52 V07, en servicio en las unidades de la artillería de costa, y 66 de la variante 155/52 SIAC, utilizados en las unidades de artillería de campaña. 

El ejercicio DF 21 está organizado por el Ejército Americano en Europa (Usareur). En total, se han desplegado entre el campo de maniobras de Graffenwöhr y el de Torun (Polonia) más de 2.000 militares de 15 nacionalidades distintas. La unidad española, en concreto, se encuadra bajo el mando de la Brigada de Artillería de Campaña nº 41 de Estados Unidos.

Fases del ejercicio

 

El despliegue comenzó el pasado 25 de abril y finalizará el próximo 25 de mayo, según explican desde el MACA a Infodefensa.com. Durante los diez primeros días, los militares españoles guardaron un confinamiento, exigido por las autoridades sanitarias, pues todo el ejercicio se desarrolla de acuerdo con las más estrictas medidas de seguridad para prevención de la Covid.

La fase de fuego real tuvo lugar entre el 17 y el 21 de mayo. Previamente a esta fase se desarrolló el Asca University, con el propósito de realizar una comprobación exhaustiva que asegure la funcionalidad y completa integración de los sistemas de mando y control de los apoyos de fuego de los miembros de la comunidad ASCA. También previamente a la fase de fuego real se produjo el planeamiento táctico del ejercicio, o Military Decision Making Process, así como el OCT Academy, con el fin de preparar el escenario táctico simulado para la ejecución del ejercicio.

Desarrollo y objetivos 

 

Este ejercicio tiene como objetivos operar en un entorno bélico pre/post artículo 5 de la OTAN con miembros ASCA y no miembros; expandir la comunidad ASCA a otros miembros, con el objeto de promover la interoperabilidad de los fuegos; diseñar y dirigir una red distribuida de fuegos; e identificar necesidades de apoyo en el teatro y evaluar los acuerdos internacionales existentes.

En el caso de España, como hemos apuntado, la participación de la batería del Ralca 63 buscar la certificación como miembro de la comunidad ASCA. La obtención de esta certificación requiere un proceso que comprende tres hitos, habiendo sido los dos primeros ya alcanzados previamente, con la realización de seminarios de tipo teórico.

El tercer hito es de tipo práctico, con la ejecución de un ejercicio con fuego real, y se alcanzará durante el ejercicio DF 21. Para ello, el equipo de enlace de la batería del Ralca 63 del MACA desplegó en el puesto de mando de un grupo de artillería americano, bajo cuyo control táctico se encuentra la batería española.

Ese equipo de enlace fue el encargado de materializar el enlace entre el sistema nacional de mando y control de los apoyos de fuego Talos con el sistema estadounidense de C2 de los apoyos de fuego (Afatds), a través de la pasarela ASCA. Las peticiones de fuego solicitadas por el grupo americano fueron ejecutadas por la batería española, y viceversa, trasmitiéndose la información automáticamente a través de los distintos sistemas de mando y control, demostrando así su interoperabilidad.

De esta forma, detalla el MACA, "se amplía la capacidad de fuegos en red del mando (consistente en la integración de sensores, puestos de mando y medios productores de fuego, a través del sistema de C2 de los apoyos de fuego Talos), integrándola con la capacidad de fuegos en red de los aliados".

El reto logístico del traslado de material

 

El traslado de la unidad desde territorio nacional hasta Graffenwöhr ha supuesto un reto logístico, al combinar transporte por carretera, mar y aire, lo que ha requerido “una exacta sincronización”. En primer lugar, se trasladó el material por carretera (vehículos de ruedas, con un total de siete vehículos ligeros, 12 vehículos pesados, tres piezas y cinco remolques), desde los distintos acuartelamientos de origen hasta el puerto de Santander.

Después, el material viajó por barco hasta el puerto de Hamburgo al norte de Alemania. De forma paralela, el personal voló desde el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas hasta Hamburgo. La última fase fue el encuentro del personal con la columna de ruedas en el puerto de Hamburgo y el traslado final por carretera hasta el campo de maniobras de Graffenwöhr.

 



Recomendamos