Defensa y Ciencia firman el desarrollo de una nueva aeronave de investigación para el INTA
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Defensa >

Defensa y Ciencia firman el desarrollo de una nueva aeronave de investigación para el INTA

El proyecto, con un presupuesto de 27,5 millones, estará financiado por el Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI)
C212 270 en vuelo
Vuelo de un C-212 del INTA. Foto: INTA
|

Los ministerios de Defensa y Ciencia han firmado un convenio para el desarrollo de una Plataforma Aérea de Investigación (PAI) de uso científico-tecnológico para el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA). El proyecto tiene un presupuesto de 27,5 millones de euros y será financiado a través del Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI). 

El acuerdo fue suscrito recientemente entre la secretaria de Estado de Defensa, Esperanza Casteleiro, y la secretaria general de Innovación, Teresa Riesgo. Las áreas de aplicación de esta nueva PAI que tiene previsto adquirir el INTA serán la realización de ensayos en vuelo de equipos y sistemas aeronáuticos, investigación atmosférica, toma de datos de teledetección, pruebas para el desarrollo, adiestramiento y formación de tripulaciones tanto de vuelo como científicas, y calificación de nueva instrumentación científica, entre otras.  

La PAI ofrecerá formación avanzada a los futuros investigadores de ciencias de la tierra cuyos estudios requieran datos geoespaciales para uso en agricultura, geología, atmósfera, aguas continentales, medio marino, etc. Los datos obtenidos por la plataforma serán únicos y complejos por su formato, variable medida, técnica de medida, etc., y se ofrecerá a los usuarios el soporte necesario para explotarlos e interpretarlos, extrayendo de ellos información útil. 

El proyecto estará financiado al 100% por el CDTI, si bien al menos un 80% del mismo correrá con cargo a los fondos Feder del Programa Operativo Plurirregional de España (POPE) 2014-2020. 

El INTA dispone en estos momentos de tres Plataformas Aéreas de Investigación (PAI): dos C212-200, adquiridos en 1994 y operados por el Ejército del AIre, y un motovelero Stemme S15. Uno de los principales motivos para la adquisición de la nueva aeronave de investigación es la obsolescencia que presentan precisamente los C212

Proyecto Fenyx 

El INTA puso en marcha hace unos años el proyecto Fenyx para la adquisición de una nueva Plataforma Aérea de Investigación. Sin embargo, el programa se suspendió tras quedar desierta la licitación abierta por el organismo de investigación de Defensa para la compra de la aeronave. Todo apuntaba a que Airbus sería el adjudicatario del contrato con su avión de transporte C295, pero la oferta presentada por la compañía no se ajustaba a los requisitos fijados por el instituto.  

Según el propio INTA, Fenyx (Gran Aeronave de Investigación y Experimentación) persigue el desarrollo de nueva aeronave con capacidad para llevar más de seis toneladas de instrumentación durante un máximo de ocho horas de vuelo. La elección de la carga de pago está asociada a la operación de mínimo coste y mayor beneficio para la investigación. “De esta forma, cubre una zona de capacidades con mucha más probabilidad de obtener la demanda científica adecuada, con una autonomía cercana a las 10 horas y una carga útil de más de 5 toneladas”, explica. 

Esta plataforma además tendrá otras ventajas significativas, como características de operación STOL (Short Take-Off and Landing), para misiones en zonas remotas en aeródromos con una infraestructura de soporte limitada, o la existencia de portalón trasero para facilitar la carga y descarga de equipos voluminosos o pesados. “Por otro lado, al ser turbohélice, el rango de velocidades de la aeronave es menor que el de un turbofan, lo que supone una gran ventaja a la hora de realizar recogida de muestras, datos o imágenes durante el vuelo”, concreta. 

La aeronave también deberá tener capacidad para instalar estaciones para fijación de pods bajo el plano; registros en el fuselaje; instrumentación en los orificios de las ventanas de la cabina de pasajeros; y disponer de ventanas para sensore Lidar y de obtención de datos de teledetección.  

A esto hay que sumar: módulo de aviónica renovado; potencia eléctrica para la instrumentación científica; tubo para la toma de muestras de aire; configuración de cabina para albergar hasta ocho equipos científicos; disponibilidad de instrumentación de ensayos en vuelo; tomas de presión en cabina; y cámaras miniaturizadas para monitorizar el exterior de la aeronave. 




Recomendamos

Lo más visto