menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

Base Aérea de Santa Lucía

Sedena inicia las obras del nuevo aeropuerto de México para terminar en 2022

Ceremonia de inicio de obras en nuevo aeropuerto mexicano. Foto: Nelly Segura.

Ceremonia de inicio de obras en nuevo aeropuerto mexicano. Foto: Nelly Segura.

18/10/2019 | Estado de México

Nelly Segura

Después de sortear 140 amparos legales, estudios técnicos, una consulta ciudadana y la división de opiniones, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) de México inició la construcción del aeropuerto de la Base Aérea de Santa Lucía ubicado en el Estado de México, en el centro del país.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, encabezó la ceremonia de inicio de obras en la que informó que tomará dos años la construcción y seis meses la certificación de este aeropuerto, es decir, estaría en operaciones en abril de 2022, sin embargo, solicitó que el inicio de las actividades se realice en 21 de marzo fecha del natalicio de Benito Juárez, expresidente de México.

López Obrador señaló que la construcción tendrá un costo de 80.000 millones de pesos que se sumarán a 100.000 millones que se pagaron para liquidar a las empresas que iniciaron la construcción en Texcoco, en total 180.000 millones de pesos, monto menor a los 300.000 millones que hubiera costado la terminal aérea en Texcoco, proyecto original propuesto por el expresidente Enrique Peña Nieto.

Seguro de que Santa Lucía fue la mejor decisión, el presidente refirió que en total serán seis pistas las que conformarán el sistema de aeropuertos metropolitanos en el centro de México: dos en el Aeropuerto Benito Juárez, actual aeropuerto internacional que continuará en operaciones, una en el aeropuerto de Toluca, Estado de México y dos pistas comerciales más en Santa Lucía más una pista militar.

Una obra de ingeniería militar

 

El comandante del Agrupamiento de Ingenieros Santa Lucía, Gustavo Ricardo Vallejo Suárez, hombre en quien caerá la responsabilidad de esta construcción, señaló que se trata de una obra de ingeniería militar, con un mecanismo y una complejidad inédita para su planeación, ejecución y operación.

Añadió que será un lugar cómodo, pero sobre todo en cumplimiento de todos los estándares de seguridad con capacidad inicial de 20 millones de pasajeros, y escalará a 80 millones cada año.

Con la construcción del aeropuerto se buscará solventar las necesidades de transportación, comunicación y traslado de mercancías de la zona metropolitana de México en los próximos 80 años.

La proyección del aeropuerto del proyecto original en Texcoco buscaría tener capacidad para 125 millones de pasajeros, aunque con su construcción se eliminaría el actual aeropuerto Benito Juárez inaugurado en 1952 y que tiene una capacidad anual de 32 millones de pasajeros después de la construcción en 2005 de la Terminal 2, según datos del propio aeropuerto.

De Norman Foster a la Sedena

 

El aeropuerto de Texcoco que ya no se construirá fue diseñado por Norman Foster, reconocido con el premio Pritzker en 1999 y el Príncipe de Asturias de las Artes en 2009, así como el mexicano Fernando Romero, este último yerno del magnate Carlos Slim y encargado del diseño del emblemático Museo Soumaya, mientras que el Aeropuerto de Santa Lucia fue diseñado por el equipo de ingenieros de la Sedena a cargo de Gustavo Vallejo Suárez.

El consejero del ejecutivo, Julio Scherer, reconoció que el aeropuerto no será el más caro del mundo, pero sí será eficiente y decoroso e hizo un llamado a no permitir que la construcción de este aeropuerto cause más divisiones, ello luego de la ola de amparos que promovieron organizaciones y particulares en contra de la terminal aérea al argumentar, entre otras razones, incumplimiento con el uso de suelo y que la Secretaría de la Defensa no puede participar en la construcción, ya que no es una sociedad mercantil y estaría violando la ley de aeropuertos, razón por la que el presidente lo catalogó como asunto de seguridad nacional para así evitar lo que consideró un “sabotaje legal”.

Por otro lado, la administración del presidente López Obrador, desde su campaña rumbo a la presidencia de la República, prometió cancelar las obras en Texcoco por considerar dispendio y corrupción.

Durante la ceremonia de inicio de obras el presidente activó la alarma sonora de las grandes construcciones, señal con la que iniciaron los trabajos las excavadoras, mientras que dos helicópteros con una bandera de México y con el nombre del Aeropuerto sobrevolaron la zona.

El aeropuerto ostentará el nombre General Felipe Ángeles, héroe de la Revolución Mexicana cuyo fusilamiento cumplirá un centenario el próximo 26 de noviembre.

Ángeles estudió en el Colegio Militar, fue autor de diversos libros sobre artillería, el presidente lo consideró como “el ejemplo más importante, más claro de que se puede ser al mismo tiempo humanista y militar”.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje