menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Ponerla en servicio podría costar entre 600 y 700 millones

La fragata Helge Ingstad vuelve a flotar pero es difícilmente recuperable

Fragata Helge Ingstad a flote de nuevo. Foto. Armada noruega

Fragata Helge Ingstad a flote de nuevo. Foto. Armada noruega

20/04/2019 | Madrid

G. S. Forte

Una serie de imágenes de la Armada noruega muestran a la fragata Helge Ingstad, recuperada a principios de marzo tras tres meses bajo el agua, de nuevo a flote por sus propios medios, sin la plataforma en la que fue colocada cuando se extrajo del fondo del mar. Los técnicos han soldado un revestimiento de acero sobre la parte más baja del enorme boquete que abrió en el estribor de este buque noruego su choque contra el petrolero Sola TS el pasado 8 de noviembre. Este sellado con planchas por debajo de la línea de flotación es lo que permite al barco de la clase Fridtjof Nansen permanecer emergido, pero la nave está muy lejos de volver a ser operativa.

Los profesionales que han acometido su reparación escrutan actualmente la presencia de fugas antes de acometer nuevos trabajos, mientras la Armada del país trata de evaluar si la Helge Ingstad podrá volver al servicio, lo que resulta dudoso a tenor de las opiniones recogidas entre los expertos por la prensa local. Por una parte temen la entidad de los daños que el caso podría haber sufrido durante el proceso de levantamiento, en el que se emplearon ocho días de trabajo. Y, ante todo, consideran que el agua salada ha arruinado la electrónica de la nave, sus equipos eléctricos y los sistemas fijos y de armamento, según recoge la revista estadounidense de ciencia y tecnología Popular Mechanics.

La sustitución de todos estos equipos perdidos más los costes de reparación del casco pueden suponer un precio demasiado elevado como para optar por devolver la nave al servicio.  La corporación de radiodifusión pública de Noruega, NRK, recoge que la recuperación de la fragata puede costar entre 600 y 700 millones de dólares (entre 530 y 620 millones de euros aproximadamente), de acuerdo con Martin Kolberg, del Partilo Laborista, líder del Comité Permanente de Control y Asuntos Constitucionales del parlamento del país.

Recreación y sospechosos

 

Mientras se valora la conveniencia o no de devolver la nave al servicio, la AIBN (siglas en inglés de Junta de Investigación de Accidentes de Noruega) sigue investigando qué pudo ocurrir la noche del siniestro, para lo que este mismo mes ha incluso recreado el accidente en el mismo lugar en el que se produjo y con la participación de otro de los cuatro buques de la misma clase y el mismo Sola TS. De momento ya se han localizado tres sospechosos, un miembro de la tripulación de la fragata, otro del petrolero y otro más del servicio de tráfico de buques local.

El accidente del KNM Helge Instad tuvo lugar el jueves 8 de noviembre en la costa oeste de Noruega cuando la nave regresaba de participar en los ejercicios de la OTAN Trident Juncture, que concluyeron el día anterior. El suceso se saldó con ocho heridos y obligó a evacuar a la mayor parte de la tripulación, mientras un pequeño contingente de una decena de personas se mantuvo en el barco en un primer momento para tratar de mantenerlo a flote, lo que finalmente no fue posible.

El buque acabó por hundirse casi al completo. Únicamente quedó  fuera del agua parte de la estructura donde se aloja el sistema Aegis SPY-1F de la nave y distintas antenas y sensores.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje