menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

París Air Show 2019

MBDA revela su visión sobre el futuro aeronáutico militar en Europa

Disparo de un misil Meteor. Foto: MBDA

Disparo de un misil Meteor. Foto: MBDA

19/06/2019 | París

Infodefensa.com

El concepto de superioridad aérea no será el mismo; el intercambio de grandes cantidades de información en tiempo real; el enfrentamiento entre redes, y no sólo entre plataformas. La compañía misilística europea MBDA ha expuesto “por primera vez su visión de las capacidades que serán la esencia de la próxima generación de sistemas aéreos europeos”. El pronóstico, que la empresa ha expuesto en un comunicado, se enmarca en el desarrollo del salón aeronáutico de París, Paris Air Show, que abrió sus puertas el lunes en el aeropuerto de Le Bourget, en las proximidades de la capital francesa.

La empresa cree que en el futuro, “la superioridad aérea permanente pasará a ser la excepción”. La evolución de las amenazas y las dificultades de acceso a áreas más complejas, en las que se combinarán medios tierra-aire y aire-aire a gran escala, redefinirán el concepto de superioridad aérea, que “deberá de crearse de manera local y temporal”. En este nuevo entorno, “las aeronaves y los efectores aéreos deberán poder entrar en zonas denegadas, detectar las amenazas antes de ser localizados, obligar a las amenazas ocultas a hacerse visibles con suficiente antelación como para eliminarlas, y reaccionar siempre antes que el adversario”.

En estas operaciones cada vez más rápidas, continúa la empresa en su comunicado, “los efectores en red desempeñarán un papel esencial en la ‘nube’ de combate, intercambiando información táctica y coordenadas de los blancos en tiempo real con plataformas y otros nodos de la red, con el fin de lograr los efectos operativos deseados”. También será necesario desplegar estrategias robustas de supervivencia ante amenazas altamente evolutivas, añade la fuente. En este contexto, además, el combate no sólo se producirá entre plataformas, sino entre redes enemigas, “y sólo saldrán victoriosas las más ágiles y versátiles”. El plan de ataque de estos efectores en red se basará en la resistencia a cualquier forma de agresión (por ejemplo, guerra electrónica y cibernética) y en herramientas ágiles para la toma de decisiones capaces de gestionar situaciones complejas.

Décadas de experiencia

 

MBDA se considera “un actor clave capaz de dar respuesta a estos importantes retos, gracias a su experiencia de décadas en el suministro de capacidades de armamento para todas las plataformas aéreas de Europa y su conocimiento profundo de los aspectos operativos y tecnológicos”. “Así lo demuestran los conceptos presentados en el Salón Aeronáutico de París, que son el resultado de los estudios que se están llevando a cabo en las distintas naciones donde está presente, ya sea en cooperación o en el marco de evoluciones nacionales individuales”, afirma la fuente. Estos conceptos “cubren todos los escenarios clave”, que la empresa resume en cinco puntos. El primero hace referencia a los ataques de alta penetración con misiles de crucero, en los que se emplean “las opciones más avanzadas, capaces de penetrar y abrir brechas en los despliegues más eficaces de A2kAD (anti access area denial –negación de área de acceso) enemigos, en beneficio de las fuerzas amigas”.

Seguidamente incluye los ataques tácticos “con armamento de largo alcance, conectado en red y compacto, que combina una efectividad de alta precisión con una capacidad de saturar las defensas enemigas gracias a algoritmos de comportamiento en manada o enjambre”. El tercer punto se centra en el combate aire-aire con el sistema Meteor, “que a día de hoy no tiene equivalente y que mantendrá su liderazgo y seguirá siendo un activo de gran potencial para los aviones de combate de la próxima generación”.

En cuarto lugar, MBDA considera la autoprotección por medio del sistema antimisiles tipo hard kill. Se trata de un desarrollo que contrarrestará a los misiles enemigos futuros, con lo que proporcionará “una crucial protección durante el combate cercano, en el cual los señuelos y otras contramedidas tipo soft-kill ya no son suficientes”. Este sistema tendrá la capacidad de revertir la situación y devolver la ventaja ante el posible uso por el adversario de sistemas defensivos por saturación.

Finalmente, la los responsables de la empresa citan el concepto de “portadores que pueden atravesar defensas enemigas gracias a los remote carriers. Se trata de unas plataformas portadoras a distancia, que proporcionan múltiples efectos, letales o no, y nuevas capacidades remotas para la munición, como inteligencia, apuntamiento y confirmación del blanco y engaño de los sensores enemigos.

Los remote carriers de MBDA, añaden sus responsables, “son compactos, sigilosos, cooperan con otros armamentos y plataformas y se pueden lanzar desde aviones de combate o de transporte, o desde buques de superficie”. El objetivo de estos nuevos desarrollos es ampliar la capacidad de las plataformas y el armamento que acompañan.

Actualmente MBDA se define como “la única compañía europea en el ámbito del armamento complejo que es capaz de dominar todas las tecnologías necesarias para el desarrollo de estos conceptos y su cadena operativa”. En este punto incluye vehículos de largo alcance furtivos o supersónicos; fuselajes y subsistemas muy compactos para grandes cargas, que no afectan a su eficacia y a su conectividad, y sensores en red, infrarrojos y de radiofrecuencia con fusión de datos e inteligencia artificial para la identificación automatizada de blancos en entornos complejos, la detección de amenazas, la planificación de combate y las ayudas en la toma de decisiones”.

MBDA se posiciona “como el arquitecto de esta cadena de decisión-acción, que experimentará importantes avances en concepto y doctrina”, lo que espera lograr “al dominar estas tecnologías esenciales, así como todos los pasos del ciclo OODA (siglas de observación, orientación, decisión y acción), desde la detección y localización hasta la evaluación de daños”.

El caso del Meteor

 

El consejero delegado de la compañía, Éric Béranger, que se estrena en el cargo este mismo mes, resume que la visión de MBDA para el armamento aéreo del futuro “es exhaustiva y ambiciosa, pero estamos dispuestos a asumir el reto de entregar a nuestras naciones la plena soberanía de sus futuros sistemas de combate aéreo participando en la definición y desarrollo del armamento que estos sistemas operarán”.

Como ejemplo de su desempeño, Béranger cita al Meteor, que al “reunir la más amplia experiencia en propulsión, guiado, conectividad e integración de sistemas”, afirma, “se ha convertido en el mejor misil aire-aire del mundo”. Gracias a su “larga cultura de cooperación durante varias décadas”, concluye, “MBDA será igualmente capaz de desarrollar las próximas armas que garantizarán que las naciones europeas puedan mantener su superioridad aérea a largo plazo”.

MBDA cerró 2018 con una facturación total para todo el ejercicio de 3.200 millones de euros, un 3,2 por ciento más que en el ejercicio anterior. La empresa es propiedad de la firma británica BAE Systems, que es dueña del 37,5 por ciento de la compañía; del grupo germano-francés –y en menor medida español– Airbus, poseedor de otro 37,5 por ciento, y del grupo italiano Leonardo, que participa con el 25 por ciento restante.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje