Caza del futuro: los 25.000 millones que deberá pagar España no serán suficientes
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
España >

Caza del futuro: los 25.000 millones que deberá pagar España no serán suficientes

|

A continuación puede leer las primeras líneas de uno de los últimos reportajes publicados por Infodefensa.com en el diario La Razón. Una colaboración que ya tiene más de dos años

Los aviones de combate de la década de 2030 tendrán mucho más que misiles. Ni tan siquiera atacarán solos, sino que irán acompañados de drones dentro del complejo sistema del que serán el núcleo; portarán armas láser e incluso podrán combatir en el campo de batalla virtual, a través de ataques informáticos. Por supuesto que, además, serán capaces de volar mejor y hacerlo con un sigilo extremo, entre otras cualidades que los harán muy diferentes a los cazas que conocemos ahora. Llegar a algo así solo tiene una vía: un desembolso enorme de recursos, cuantificado en decenas de miles de millones de euros. El reto es tan monumental que ni tan siquiera la poderosa Estados Unidos puede acometerlo sin ayuda externa, y eso que el país norteamericano ya acapara por sí sola casi el 40% de todo el gasto militar mundial.

Este dato da una idea del lugar que puede ocupar en un programa así una nación militarmente mucho más modesta como España. Sin embargo, nuestro país forma parte de pleno derecho y en igualdad de condiciones, junto a Alemania y Francia, de una de las principales alianzas que se han configurado en el mundo para sacar adelante un caza de sexta generación, como se denomina a estos desarrollos futuros, también conocidos como aviones de combate de próxima generación.

El Gobierno español acaba de dar luz verde a una inversión de 2.500 millones para quemar una nueva etapa (la segunda) en el desarrollo del futuro sistema aéreo de combate (conocido por las siglas en inglés FCAS), cuyo pilar principal es el conocido como NGWS (siglas de sistema de armas de nueva generación, en referencia directa al futuro caza). Esta cantidad, aparentemente enorme, apenas es una porción de todo el gasto que aún queda por hacer para conseguir que dentro de 15 años los nuevos aviones comiencen a reemplazar a los actuales cazas de cuarta generación Eurofighter, con los que cuenta el Ejército del Aire español.

Leer reportaje completo



Recomendamos