Guatemala da marcha atrás en la compra de los Pampa III argentinos
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Aire >

Guatemala da marcha atrás en la compra de los Pampa III argentinos

Los presidentes de Argentina y Guatemala durante la firma del contrato, el 3 de julio pasado. Foto: Presidencia de Guatemala.
|

El Ministerio de Defensa Nacional de Guatemala desistió, por recomendación de la Contraloría General de Cuentas de la República, de la compra de dos aviones de entrenamiento/ataque ligero IA-63 Pampa IIl a la Fábrica Argentina de Aviones 'Brigadier San Martín' S.A. (FAdeA), aparte de repuestos, entrenamiento y mantenimiento, paquete valorado en 28 millones de dólares.

En menos de una semana, lo que parecía seguro el pasado 3 de julio con el anuncio en Argentina de la compra oficial del sistema aéreo Pampa III, con la visita del presidente guatemalteco Jimmy Morales a su homólogo Mauricio Macri, tal como informó Indefensa, se desvaneció al final de la semana del viernes 12 de julio.

Las críticas más fuertes vinieron de parte de los dos candidatos presidenciales que enfrentarán segunda vuelta electoral este próximo 11 de agosto, uno de los cuales relevará a Morales, donde ambos coincidieron que podrían desistir ya como presidentes de la compra de las aeronaves por considerarla innecesaria, poco transparente y que existen otras necesidades presupuestarias de corte social en beneficio de la población y que si necesitan inyección de más fondos millonarios, como la salud y la educación, entre otras.

Al final, más allá de señalamientos políticos y populistas, la Contraloría de Guatemala, con un análisis técnico puro, dictaminó que el procedimiento de compra no está regulado en la ley vigente y se menciona en el dictamen dos acuerdos, del 31 de mayo y del 5 de julio pasados, los cuales no fueron aprobados por el Congreso de Guatemala, por lo que no tendrían respaldo legal, lo que modificaría el procedimiento estándar de la Ley Contrataciones del Estado.

Respuesta de FAdeA

Por su parte, FAdeA emitió un comunicado con un tono prudente y consecuente al respecto de la noticia conocida desde Guatemala.

“Con el objetivo de continuar con la política de transparencia que ha caracterizado la actual gestión de FAdeA, informamos que en el día de ayer la Contraloría General de Cuentas de la República de Guatemala recomendó al Ministerio de Defensa Nacional de Guatemala 'desistir del actual procedimiento para la adquisición de dos aeronaves Pampa III'”, indicó el fabricante argentino.

Agregó que “entendemos que esta decisión unilateral de Guatemala responde a circunstancias propias de la República de Guatemala, que exceden a la República Argentina, dado que el acuerdo se confeccionó en un marco de legalidad y transparencia absoluta, cumplimentando y respetando las exigencias formales, jurídicas y técnicas que garantizan su validez, vigencia y ejecución”.

Señaló, asimismo, que desde esa empresa “se realizarán todas las gestiones correspondientes para salvaguardar los objetivos del acuerdo celebrado y superar esta contingencia en el menor plazo posible”.

Para finalizar, FAdeA ratificó “su compromiso de gestión eficiente para el desarrollo de nuevos negocios para continuar en la senda del crecimiento sustentable”.

Otro proyecto frustrado

Por segunda ocasión, Guatemala anuncia a bombo y platillos la modernización de su Fuerza Aérea y el esfuerzo vuelve a frustrarse. En el pasado, entre 2011 y 2012, fue la compra frustrada de seis aviones de ataque ligero Embraer EMB-314/A29 Super Tucano, cuya adquisición, junto con un sistema de radares, por 170 millones de dólares, se frustró bajo el argumento del presidente de la época, general de división en retiro Otto Pérez (en la actualidad procesado y bajo prisión por acusaciones de corrupción) que la flota de aeronaves había sido sobre preciada, aparentemente, por el fabricante.

Solo se adquirió el sistema de radares y, como ya se había otorgado el crédito por el sistema completo de defensa aéreo, al desistir de comprar los aviones, el Gobierno de Guatemala prefirió pagar una multa, más de medio millón de dólares, por desistir del millonario préstamo que comprar los Super Tucano sobre preciados.

Tiempo después, a inicios de 2015, se habló siempre del interés de adquirir al menos dos equipos Super Tucano, que coincide ahora, precisamente con la cantidad de aviones, parte del sistema aéreo argentino, que se pretendía adquirir con FAdeA.



Recomendamos