El año en que nació Airbus Group y Francia no exportó su Mistral
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
España >

El año en que nació Airbus Group y Francia no exportó su Mistral

140102 eads airbus group 244x148
|

(Infodefensa.com) G. Soriano, Madrid – El sector de defensa europeo vio este 2014 cómo el gigante EADS iniciaba una nueva etapa como Airbus Group, cómo Francia no llegaba a entregar su primer portahelicópteros fabricado para Rusia y cómo algunos de sus programas militares terrestres más esperados (el programa Scorpion francés y el de los nuevos blindados británicos son dos ejemplos). Ampliando la mirada al resto del mundo, el previsto programa australiano de submarinos y la esperada firma del contrato indio para la compra de 126 nuevos aviones de combate conformaron algunos de los focos de mayor interés en la industria militar.

El año comenzó con el estreno del mayor consorcio aeronáutico y militar europeo, no porque irrumpiese un nuevo actor al mercado, sino por la creación del grupo Airbus a partir de la antigua EADS. La empresa de capital alemán, francés y, en menor medida, español, renovó las marcas con las que operaba (Astrium, Airbus, Cassidian y Airbus eran sus principales divisiones) para incluir en todas ellas la denominación de su marchamo más exitoso. Así nació Airbus Defence and Space (Airbus DS), centrada en la actividad especial y de defensa, incluida la aviación militar; Airbus Helicopters, dedicada a los helicópteros, también militares, y Airbus, que continúa ocupándose de la aeronáutica civil, la parte del león de la empresa.

El nuevo plan de la compañía trasciende en todo caso un mero cambio de nombre y ya se han producido algunos movimientos que adelantan la configuración de la empresa para el futuro. Así, por ejemplo, Airbus Group se deshizo recientemente de todas las participaciones con las que contaba en la aeronáutica francesa Dassault Aviation (el 8 por ciento del total) por cerca de 800 millones de euros; y antes, en verano, concluyó la adquisición del banco Salzburg München, que llevó a cabo para mejorar su financiación.

Drones y cazas en el cielo

En aeronáutica militar los sistemas aéreos no tripulados (UAS), conocidos coloquialmente como drones, protagonizan un ejercicio más las expectativas futuras del sector, más todavía cuanto más se acerca 2016, marcado como el momento en el que Europa llevará a cabo la integración de estos aparatos en su espacio aéreo, lo que redundará en el consecuente impulso al sector. En este contexto, los vuelos que el UAS Patroller, de Sagem, realizó desde octubre dentro del programa SESAR para la creación de un espacio aéreo único en el viejo continente, supuso un hito clave en el proceso.

En paralelo, las aplicaciones puramente militares de estos sistemas recibieron un importante impulso con los contratos por valor de 153 millones de euros que la británica BAE Systems y la francesa Dassault Aviation obtuvieron para avanzar en el desarrollo de los estudios para un sistema de combate (UCAS) conjunto entre ambos países.

Al otro lado del Atlántico, Estados Unidos sigue dando pasos en su propio proceso de integración de estas aeronaves. Este año inició un importante camino en, seguramente, su sector más conocido en el mundo; el del cine, donde se inició en septiembre la regulación civil de los drones. En el ámbito militar, la OTAN advirtió de las limitaciones de los actuales drones, creados para operar en teatros como los de Irak o Afganistán, en los próximos conflictos, donde podrían requerirse sistemas notablemente distintos a los conocidos hasta ahora.

En otros entornos, como en el de la omnipresente (este año) Rusia, los drones siguen igualmente un ritmo ascendente, particularmente en sus usos de carácter militar, en el que dicho país ha cuadruplicado su actividad. Entre tanto, otros países siguen su propio ritmo de incremento de protagonismo de estos sistemas en sus fuerzas miliares. Portugal, por ejemplo, comenzó este año a emplear un modelo propio, el UAV AR4 Light Ray, en una misión de la OTAN por primera vez.

Mientras se dan pasos hacia nuevos desarrollos y regulaciones, el de los UAV se erige como un negocio que sigue teniendo más futuro que presente, como los estudios que se han conocido en los que se calcula que generarán un mercado de casi 70.000 millones de euros en la próxima década.

Girando la mirada hacia los sistemas más convencionales, los tripulados, sigue destacando el programa que desarrollan un grupo de países, encabezados por Estados Unidos, del caza F-35. Se trata de un sistema tan avanzado como costoso, no obstante es el más caro de la historia militar, y al que le ha surgido un competidor en China (el J-31, con motores rusos RD-93) que podría mermar el potencial del aparato norteamericano en un mercado reducido por su constante incremento de costes.

El Joint Strike Fighter, como también se conoce al avanzado F-35, llegó a ver suspendido todos sus vuelos el pasado verano después de que un incendio en el motor Pratt & Whitney F135 de uno de estos aviones destruyese una unidad cuando se disponía a despegar de una base de Florida. El episodio ha vuelto a poner en duda una de las decisiones acordadas en torno a este programa, en este caso si la paralización del desarrollo del propulsor General Electric / Rolls-Royce F136 como motor alternativo va a suponer un ahorro de dinero, como se había previsto.

La noticia llegaba poco después de que el influyente The New York Times criticase con severidad en un editorial el desarrollo del programa de este avión.

En Europa los Rafale franceses, desarrollados por Dassault, siguen sin firmar el esperado contrato de 126 cazas, valorados en 12.000 millones de dólares, pendiente con la India, que ha quedado, de momento, para la próxima primavera.

Los Eurofighter, por su parte, recibieron una de cal y otra de arena. Alemania alertó de un defecto de fabricación en el caza que convulsionó el programa sin mayor consecuencia final, mientras, en un signo muy distinto, este año se impulsó definitivamente la adopción de uno de los sistemas más esperados para que el avión pueda competir en el mercado internacional: un radar AESA. Reino Unido, que es uno de los socios de este programa, incluso no descarta que el avión aún pudiese arrebatarle a Francia la venta de aviones de combate a la India.

El tercer caza europeo, el Gripen de la sueca Saab, también tuvo que soportar una mala noticia, en este caso la retirada de Suiza del programa después de que el país hubiese decidido el pasado mayo en referéndum no adquirir las 22 unidades que su Gobierno tenía previsto.

En otro tipo de aeronaves, si 2013 fue el año del inicio de las entregas del avión de transporte A400M, que comenzaron por Francia, este 2014 ha sido el de la aceleración de los suministros hasta acercarse a su velocidad de crucero. Así, Airbus Defence and Space ha entregado sus primeras unidades a Turquía y Reino Unido y está a punto de hacerlo a Alemania, además de haber continuado abasteciendo de más ejemplares a la Fuerza Aérea Francesa. El calendario previsto continuará en 2015 por Malasia, que recibirá la primera de sus cuatro unidades encargadas. A España le tocará el turno en 2016, y a partir de ahí continuarán entregándose aviones en 2017 a Bélgica (pidió siete) y en 2019 a Luxemburgo, a donde llegará su único ejemplar encargado.

Otro gran programa militar de Airbus DS, el del avión de reabastecimiento en vuelo A330 MRTT también sigue su camino con paso firme, impulsado con la compra francesa de doce unidades de este modelo que ya cuenta con 22 unidades en servicio.

Estos dos programas, el del A400M y el del A330 MRTT se unieron hace unos meses en un hito singular: el primer repostaje en vuelo de una unidad del primero por parte de otra del segundo, que tuvo lugar sobre el sur de España.

Portahelicópteros en busca de destino

En cuanto al sector naval, la odisea, aún inacabada, de los dos buques portahelicópteros Mistral que Francia está fabricando (la primera unidad, de hecho, ya está terminada) para Rusia ha ocupado buena parte de las noticias europeas. El papel de apoyo a las fuerzas prorrusas en el conflicto ucraniano mantenido por Moscú ha alimentado las presiones occidentales sobre Francia para que no cumpliese este encargo de 1.200 millones de euros y no alimentar así el arsenal ruso. En el proceso han surgido distintas alternativas con las que dar salida a la singular situación: desde la adquisición de los buques por parte de la Unión Europea para su uso conjunto hasta su puesta a disposición de la OTAN, opción alentada por congresistas estadounidenses. De momento Francia ha optado por suspender el suministro “hasta nuevo aviso” en un culebrón que amenaza con alargarse en 2015.

La industria armamentística gala no es el único perjudicado por el nuevo desencuentro occidental con Rusia, Italia también ha tenido su versión a menor escala con un ambicioso programa de submarinos pensados para climas tropicales, el S1000. Mientras, Rusia mejora sus cuentas en el sector naval, donde según Vladímir Putin, presidente del país, ya encabeza las exportaciones de buques de guerra y demás armamento naval, con un 27 por ciento de la cuota del mercado.

En cuanto a programas concretos, las fragatas Fremm, que la constructora naval francesa DCNS construye para Francia y la italiana La Spezia hace lo propio para Italia, continuaron suministrando buques. La empresa gala ya ha puesto en el agua su cuarto buque de esta clase, uno de ellos para la Armada de Marruecos.

Fuera del entorno europeo, resulta clave la batalla de submarinos que tiene lugar principalmente en el entorno de Asia-Pacífico y Oceanía. En Australia, por ejemplo, compiten por desarrollar el futuro modelo de sumergible de ese país (estimado en una horquilla de entre 13.900 millones y 20.900 millones de euros), con el que se sustituirá a los viejos Collins, buena parte de los principales actores del sector en el mundo. La francesa DCNS es una de las últimas en haber entrado en liza en un proceso en el que también afilan sus armas firmas como la alemana ThyssenKrupp, la sueca Saab, las coreanas Kawasaki y Mitsubishi, la española Navantia y alguna empresa norteamericana aún por definir.

La expectación en este proceso creció varios enteros el pasado junio cuando el Gobierno australiano evidenció su preferencia por llevar a cabo sus grandes proyectos navales fuera del país, entre ellos el de unos nuevos buques basados en las fragatas F-100 españolas, denominados AWD.

A miles de kilómetros de Australia, también compiten en el futuro programa de submarinos polaco, valorado en unos 2.000 millones de euros, las francesas compañías DCNS y Thales, la alemana ThyssenKrupp, el consorcio sueco formado por la agencia de adquisiciones estatal Försvarets Materielverk y los astilleros Kockumsyar, la compañía de defensa polaca Kenbit, la sueca Saab, el grupo de defensa y aeroespacial noruego Kongsberg, y la española Navantia.

El año de los blindados

En sistemas terrestres, este 2014 ha arrancado uno de los mayores planes de material del continente europeo, el programa Scorpion de modernización del equipamiento del Ejército de Tierra Francés. Nexter, Renault Trucks Defense (RTD) y Thales alcanzaron un acuerdo industrial a finales de noviembre para impulsar este proyecto y a principios de diciembre el Ministerio de Defensa les encargó el desarrollo y producción de casi 2.000 blindados, entre VBMR Griffon y EBRC Jaguar. En este programa Francia trata de salvaguardar los intereses de su industria permitiendo en él únicamente a sus empresas nacionales.

Reino Unido, por su parte, también encargó la fabricación de casi 600 nuevos blindados en un programa de 4.400 millones de euros que ha adjudicado a General Dynamics. Se trata de vehículos de cadenas Scout SV, desarrollados a partir del ASCOD, llamado Pizarro por el Ejército español. En el programa tiene un papel destacado la española General Dynamics European Land Systems Santa Bárbara Sistemas.

Otro gran programa de blindados europeos, el que tiene proyectado Dinamarca para sustituir a sus vehículos oruga M113, también parece acercarse a su recta final en un proceso en el compiten gigantes como BAE Systems, Flensburger Fahzeugbau Gesellschaft (FFG), Nexter y General Dynamics.



Recomendamos

Lo más visto