Colombia sigue incorporando aviones de entrenamiento a la espera de cerrar la compra de cazas
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Aire >

Colombia sigue incorporando aviones de entrenamiento a la espera de cerrar la compra de cazas

La Fuerza Aérea ha recibido su sexta aeronave T-6C Texan-II con las que adiestrará a sus futuros pilotos
FAC 2355. Foto jetphotos
FAC 2355. Foto jetphotos.com
|

La Fuerza Aérea Colombiana (FAC) ha recibido su sexto avión del tipo Beechcraft Aircraft T-6C Texan-II. La nueva aeronave, será designada como FAC 2355 y se unirá a las cinco ya desplegadas. Recientemente, la FAC ha encargado ya la compra de cuatro unidades más de este modelo de aeronave de adiestramiento.

A la fecha, Colombia cuenta con las unidades numerales FAC 2350, 2351, 2352, 2353, 2354 y 2355 en el Escuadrón de Combate 116, en donde cumplen misiones de entrenamiento en la fase de vuelo básico a los futuros pilotos de ala fija de esta fuerza.

24 unidades en total

Según declaraciones del excomandante de la FAC general Ramsés Rueda (ra), Colombia adquirirá un total de 24 T-6C, con el fin de reemplazar los Cessna T-37B TweeT, así como a sus aviones de ataque a tierra Cessna A-37B, estos último ya por fuera del servicio operacional.

Para la Fuerza Aérea los T-6C son aeronaves muy seguras, extensamente probadas, con una alta aceptación y confiabilidad, caracterizado por ser de ala baja y rasgos aerodinámicos que le dan altas capacidades de maniobrabilidad a bajas y altas velocidades e ideales por tanto para el riguroso entrenamiento de sus pilotos.

Las primeras unidades de los Texan fueron recibidas el pasado 2021 y fueron incorporadas de forma casi inmediata al servicio operacional.

Larga espera por nuevos cazas

En los últimos días de 2022, el Gobierno colombiano a punto estuvo de concretar el prolongado proyecto de adquisición de una nueva flota de aviones de combate supersónicos para la Fuerza Aérea. Sin embargo, según explicó en su momento el ministro de la Defensa colombiano, Iván Velásquez, reveló ayer que la administración de Petro ha postergado de momento la renovación de los cazas tras no haber alcanzado un acuerdo con la compañia francesa Dassaultsu opción preferente, ni con la sueca Saab.

La nueva dilatación se debió a la negativa de ambas compañías a cerrar el acuerdo en los términos propuestos por Colombia, que deseaba firmar un primer contrato -por valor de 678 millones de dólares- antes de que concluyera 2022 ya fuese, en primer lugar, con la firma gala (por tres aeronaves Rafale C/F3) o, como segunda opción, con la empresa nórdica (por cinco Gripen NG) para posteriormente, a lo largo de 2023, cerrar un nuevo contrato por los aviones restantes necesarios para alcanzar las 16 unidades. 

Sin embargo, ambas compañías europeas decidieron rechazar la propuesta colombiana tras considerar riesgoso negociar dos contratos distintos. De esta manera, el Gobierno de Petro deberá formular un nuevo Conpes este año que incluya las partidas necesarias para la compra, en un único acuerdo contractual, de hasta 16 aviones de combate. 



Recomendamos


Lo más visto