menú responsive
AMÉRICA | Seguridad
-/5 | 0 votos

Ataque contra la escuela de policías

Colombia revisa protocolos y tecnologías ante las fallas en el atentado del ELN

En el círculo rojo, el vehículo durante su recorrido por la escuela. Imagen Mindefensa.

En el círculo rojo, el vehículo durante su recorrido por la escuela. Imagen Mindefensa.

21/01/2019 | Bogotá

Erich Saumeth

Según se ha podido saber por las últimas invesigaciones, diversas fallas de inteligencia y seguridad habrían posibilitado el atentado en Colombia del Eln contra la Escuela de Cadetes de Policía General Santander (Ecsan) el pasado jueves 17 de enero a las 9:30 de la mañana, cuando un vehículo con 80 kilos de pentolita en su interior hizo explosión en esta institución, ubicada en la ciudad de Bogotá, con un saldo de –hasta el momento- 21 muertos y casi 90 heridos. Ante esa situación, se ha abierto entre las Fuerzas Armadas el debate sobre la necesidad de revisar los protocolos y las tecnologías antiterroristas existentes.

Según ha trascendido por diferentes fuentes, el vehículo en cuestión ingresó por una de las entradas de la Escan a las 9:29 de ese día, pasando por la misma sin inconvenientes –custodiada por un solo agente y con su barrera al parecer en mal funcionamiento-, transitando por el interior de la escuela con normalidad, siendo en un momento del recorrido que realizaba detenido por un agente, ante lo cual el conductor retrocede, da la vuelta y transcurridos menos de 50 segundos desde su ingreso, se produce la explosión con el resultado ya conocido.

Ante la facilidad con la que primero fueron acumulados los 80 kilogramos de explosivos (depositados en una bodega durante dos meses), para la posterior preparación del vehículo y su ingreso sin ningún tipo de obstáculo a la escuela policial, se hace evidente que hubo fallas en inteligencia, pues no se tuvo la capacidad de recolectar información con la cual producir informes –o alertas-  que anticiparán la ocurrencia de este hecho.

Los protocolos traducidos en controles, procedimientos, así como en barreras tecnológicas para hacer seguro el ingreso de personas y objetos a la institución, no brindaron de ninguna manera la solidez necesaria para la previsión de acciones de esta naturaleza.

Junto a lo anteriormente descrito, parece ser que las pruebas gráficas no se corresponden con las versiones sobre el ingreso del vehículo a la Escad dadas por el Ministerio de la Defensa en rueda de prensa, pues el terrorista no tuvo ningún obstáculo para acceder a la escuela, ingresando de manera normal, no a alta velocidad o detrás de otro vehículo como se señaló.

Refuerzo de protocolos y adquisiciones

 

Ante estos delicados hechos, en las Fuerzas Armadas ven necesario rediseñar los protocolos de seguridad para bases e instalaciones de las diferentes fuerzas que incluyan un fuerte componente tecnológico, entre ellos sistemas inhibidores de señales (Jammers), que impidan el accionamiento a distancia o por control remoto de dispositivos por radiofrecuencia. Igualmente, deben ser acondicionados los accesos principales y secundarios con barreras de control vehicular, del tipo anti-terrorista/destructora de camiones, que detengan a vehículos que intenten ingresar sin autorización o que pretendan superar los controles físicos a gran velocidad.

Estos recursos tecnológicos que se encuentran ampliamente disponibles en el mercado, son de urgente incorporación o adaptación y dado los graves antecedentes terroristas en contra de las FFAA de esta nación, esperándose que y a raíz de este trágico hecho, el ministerio de la Defensa tome –por fin- decisiones en esta materia.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje