menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

Armada de Chile

El 'Cabo de Hornos' realiza un estudio hidrográfico con ecosondas de Kongsberg

Los trabajos batimétricos y cartográficos permitirán confeccionar tres cartas náuticas que facilitarán la navegación. Foto: Armada de Chile

Los trabajos batimétricos y cartográficos permitirán confeccionar tres cartas náuticas que facilitarán la navegación. Foto: Armada de Chile

28/02/2019 | Valparaíso

Nicolás García

El buque de investigación científica AGS-61 Cabos de Hornos de la Armada de Chile recalará el jueves 28 de febrero al puerto de Valparaíso tras concluir un crucero de levantamiento de información hidrográfica y cartográfica en el norte del país que permitirá confeccionar nuevas cartas de navegación.

La comisión se desarrolló en las áreas de Pisagua, Mejillones y Tongoy entre el 4 y el 25 de febrero y los antecedentes recopilados por el buque contribuirán a incrementar la seguridad de las operaciones navales que se realizan en esa zona.

Los trabajos del AGS-61 Cabos de Hornos fueron ejecutados por especialistas del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA) que utilizaron los ecosondas Konsgsberg Maritime del buque para medir la profundidad y contar con una visualización tridimensional del fondo marino.

El equipo de expertos, integrado por un geógrafo, un ingeniero hidrográfico oceanográfico y cuatro especialistas en mecánica hidrográfica, obtuvo datos batimétricos e información cartográfica a través de sistemas GPS para la identificación y localización de ayudas a la navegación que se utilizarán para elaborar la nueva cartografía náutica tanto en fomato papel como electrónico.

Un buque a la vanguardia tecnológica

 

El AGS-61 Cabo de Hornos es una avanzada plataforma de investigación científica que permite el desarrollo de estudios oceanográficos y pesqueros. La tecnología que dispone facilita la obtención de información y datos del océano y su interacción con la atmósfera y los fenómenos climáticos, análisis del fondo marino y subsuelo, levantamientos batimétricos como también la gestión, control y administración de los recursos marinos.

La Armada de Chile inició en 2007 el proyecto Medusa para incorporar un buque oceanográfico adecuado a las necesidades de investigación del país. El 28 de diciembre del mismo año, la institución y Astilleros y Maestranzas de la Armada (Asmar) firmaron el contrato de construcción del Cabo de Hornos por un monto estimado de 62 millones de dólares. El buque debía entrar en servicio en 2011 pero quedó varado y sufrió daños por el terremoto y tsunami del 27 de febrero de 2010. La unidad fue desvarada por la empresa neerlandesa Mammoet en enero de 2011 y fue entregada por Asmar Talcahuano a la Armada de Chile el 2 de abril de 2013.

El Cabo de Hornos posee 74,1 metros de eslora, 15,6 metros de manga y 5,8 metros de calado. Tiene 3.400 toneladas de desplazamiento y una autonomía de 35 días. Está propulsado por tres motores diésel Wärtsilä L20 de 1600 W/1000 RPM y alcanza una velocidad de crucero de 11,1 nudos y máxima de 14,4 nudos. Su tripulación está compuesta por 9 oficiales y 34 suboficiales y marineros, y puede transportar a 25 científicos durante los cruceros de investigación. 

Equipos de Kongsberg Maritime

 

La unidad está basada en el diseño ST367 de la empresa noruega Skipsteknisk y cuenta con un completo conjunto de sensores acústicos de la firma Kongsberg Maritime. Posee una ecosonda multihaz SBP 120 perfilador de fondo sub-superficial capaz de penetrar los sedimentos blandos del fondo marino.y puede lograr imágenes de las capas de los sedimentos blandos y objetos enterrados hasta 100 metros al operar en conjunto con la ecosonda multihaz de alta profundidad EM 122 que llega hasta los 10.000 metros. Este último ha sido creado para efectuar batimetría y generar imágenes del fondo marino con una densidad de datos y resolución mejorada. 

El buque tiene una ecosonda multihaz de media profundidad EM 710 que opera entre 70 y 100 KHz y diseñado para realizar batimetría y crear imágenes del fondo marino hasta los 1.000 metros; una ecosonda monohaz de alta profundidad EA 600 que trabaja en 12, 38 y 200 KHz y capaz de alcanzar hasta los 10.000 metros de profundidad; el sistema de posicionamiento acústico de alta precisión HiPAP 500 para proporcionar las posiciones exactas de objetos en el mar con la ayuda de vehículos a control remoto o transpondedores fijos instalados en el fondo y un teléfono submarino Subtronix.

La unidad tiene además sensores de pesca como la ecosonda científica multifrecuencia EK60, el sonar de pesca profesional de corto alcance SIMRAD SH90 y de largo alcance SIMRAD SX90 además del sonar remolcado de red inalámbrica SIMRAD FS70 para el monitoreo de las redes pelágica y de fondo para el análisis de cardúmenes.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje