menú responsive
AMÉRICA | Defensa
-/5 | 0 votos

Análisis Infodefensa.com

Fuerzas Armadas, soberanía nacional y voluntad popular

El Ejército de Chile vigilando el plebiscito. Foto: Ejército de Chile.

El Ejército de Chile vigilando el plebiscito. Foto: Ejército de Chile.

09/11/2020 | Santiago de Chile

Cesim

Chile ha decidido llevar adelante un proceso constituyente, el que implicará la realización de al menos siete actos eleccionarios en el próximo bienio, al sumar aquellos previstos para elegir a las distintas autoridades y representantes del país. En términos generales, el sufragio universal trasciende los fines del acto en sí (como la elección de una autoridad en particular) ya que representa, además, valores fundamentales para los países que deciden vivir en democracia. Entre estos valores resalta la soberanía nacional y la manifestación de la voluntad popular, razón por la cual vale la pena recordar cómo las Fuerzas Armadas y, mayoritariamente, el Ejército de Chile contribuyen con la consolidación de ambos valores, en cumplimiento de su rol constitucional.

Es preciso entender que el ejercicio de la soberanía nacional, además de las funciones que cumplen las autoridades legalmente establecidas, “se realiza por el pueblo a través del plebiscito y de elecciones periódicas”, según lo establece el artículo 5° de la carta fundamental chilena. Esto significa que cuando las personas votan de forma libre y segura, mandatan a sus autoridades para que, junto a las instituciones del Estado y dentro del marco de las leyes vigentes, den vida a la soberanía de un país.

Por su parte, la voluntad popular también se expresa a través del voto. Según la Declaración Universal de los DDHH, esta voluntad se expresa “mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto". Por lo tanto, los procesos eleccionarios son una de las principales actividades de la civilidad en su relación con la democracia, que se manifiesta en la continuidad del ejercicio de dicha potestad por parte de la ciudadanía a través del tiempo, y que permite consagrar la posibilidad de elegir o ser elegido para una función pública. Esto requiere entonces del compromiso transversal de las instituciones para el éxito del proceso.

¿Qué tienen que ver las FFAA con todo esto? La respuesta es simple y concreta: La legislación vigente, en particular la Ley Orgánica Constitucional N°18.700, establece que “el resguardo del orden público corresponderá a las Fuerzas Armadas y a Carabineros” desde dos días antes de los comicios hasta el término de la función de los colegios escrutadores. Ello cobra sentido desde la perspectiva de la continuidad y relevancia de la prestación de bienes públicos esenciales para el desarrollo de un proceso que facilite el ejercicio de la civilidad de manera segura, tanto dentro como fuera de los recintos de votación.

Así, por ejemplo, las FFAA y en especial el Ejército de Chile, institución que realiza esta tarea desde el año 1941, puso a disposición de la nación a más de 17 mil mujeres y hombres para el plebiscito realizado recientemente. Este personal realizó tareas destinadas a proteger y facilitar el derecho de todos los ciudadanos que quisieron expresar su opinión y para resguardar la seguridad de todos quienes participen de este proceso. Cabe mencionar que nuestro Ejército realiza esta función gracias al compromiso de sus integrantes con la democracia y los valores republicanos, además de las capacidades humanas y materiales desplegadas de forma permanente a lo largo del territorio nacional.

Es necesario mencionar que el empleo de la fuerza militar en el acto eleccionario celebrado hace algunos días, tuvo un componente adicional. Las Fuerzas Armadas de Chile apoyaron la realización de este plebiscito en un momento en el que se acumulaban más de siete meses de despliegue en apoyo a su población, para mitigar los efectos de la pandemia del SARS COV-19, hecho consistente que da cuenta del sacrificio pero, por sobre todo, del compromiso que tienen los soldados chilenos con los derechos fundamentales de la sociedad a la que se deben.

En síntesis, podemos concluir que el Ejército de Chile junto al resto de las Fuerzas Armadas y de Orden, contribuyen cada vez que nuestra sociedad lo requiere, para que los ciudadanos de nuestro país ejerzan la soberanía nacional y manifiesten la voluntad popular de manera segura, a través de su voto.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje