El A400M, un programa esencial para la industria aeronáutica española
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Firma invitada >

El A400M, un programa esencial para la industria aeronáutica española

|

El Ejército del Aire español comenzará a operar en los próximos días el primer avión de transporte militar A400M -hasta un total de 14- que reforzará significativamente sus capacidades estratégicas y tácticas.

El primer vuelo del A400M español en septiembre de este año fue un motivo de orgullo para la industria aeronáutica española, que se siente muy satisfecha de haber contribuido de manera sustancial al desarrollo y fabricación de esta aeronave de nueva generación, que es una referencia mundial del transporte aéreo militar y que ya está siendo operado por fuerzas aéreas de varios países.

El programa A400M es sin duda esencial para nuestra industria aeronáutica y de gran importancia para España, puesto que es un programa cuyo centro neurálgico está en nuestro país. En la planta que Airbus tiene en Sevilla, además de ensamblar el avión, se realizan las pruebas de vuelo, las entregas a cliente y los entrenamientos de tripulaciones. España es también responsable de la fabricación de algunos de los componentes del avión, como el estabilizador horizontal, que se realiza en la planta de Tablada, y los fan cowls, en el Puerto de Santa María, Cádiz. Responsabilidades que no sólo implican a Airbus como empresa tractora, sino a un buen número de empresas aeronáuticas que también participan aportando un trabajo primordial para el éxito.

Por lo tanto la gran aportación del A400M es la confirmación de que España es pieza importante del sector aeronáutico europeo, demuestra que nuestro tejido industrial es capaz de responder al máximo nivel de exigencia.

España es uno de los pocos países del mundo capaz de poner en vuelo un avión. Esto significa que cuenta actualmente con un innovador tejido industrial aeronáutico que cerró 2015 con un volumen de negocio de 7.800 millones de euros - multiplicando casi por cuatro la facturación del año 2000-. Cifra que proviene al 50% de la aeronáutica civil y de la militar, y que corresponde en un 76% a aeronaves, el 12% a motores y el 12 % a equipos.

Nuestro sector aeronáutico cerró el ejercicio anterior con una cifra de personas empleadas de 42.127, el 84% de exportación y una inversión en I+D+i que alcanzó el 11%. Los datos muestran que hablamos de un sector industrial dinamizador de la economía, dado que tiene efecto tractor sobre otros sectores y que, consciente de que la innovación tecnológica es su baza competitiva, es responsable del 6,2% del total de la inversión en innovación que se realiza en España.

Tiene, además, una amplia distribución geográfica por toda España, destacando la actividad en Madrid, Andalucía, Castilla-La Mancha y País Vasco, Comunidades Autónomas que concentran el 92% de la actividad.

La cuantiosa inversión en I+D+i caracteriza las empresas aeronáuticas, tanto a las grandes como a las muchas pequeñas y medianas, conocedoras de que su futuro depende de seguir innovando y estando a la vanguardia de la tecnología para continuar siendo competitivos. Durante los últimos 10 años ha invertido una media del 12% de su cifra de negocio en innovación, y lo hace porque, como queda dicho, la clave de la competitividad reside en la ventaja tecnológica. Una ventaja tecnológica que se adquiere a través de procesos de investigación y desarrollos complejos.

Tedae ha trabajado con la Administración para recuperar una senda que se interrumpió con la crisis económica y financiera mundial y ha propuesto una Guía Estratégica Aeronáutica en la que se establecen las oportunidades tecnológicas que entendemos deben desarrollarse en España para incrementar nuestra cuota de mercado.

En total se identificaron seis grandes áreas tecnológicas: diseño, configuración e integración completa de aeronaves, estructuras en materiales compuestos, propulsión, integración de sistemas, fabricación avanzada, sostenimiento, simulación y gestión y control de tráfico aéreo. Y buena prueba de la vitalidad de nuestro tejido aeronáutico es que en todas ellas hay alguna empresa española líder a nivel mundial.

Para abordar los retos de futuro que permitan al sector aeronáutico ganar nichos en el mercado global, nuestras empresas necesitan estrategias industriales de Estado con unos planes de I+D+i que trasciendan legislaturas y proporcionen la estabilidad necesaria, marcos regulatorios claros, igualdad de condiciones para competir en programas internacionales y seguir contando con el respaldo de nuestro Gobierno en las instituciones y mercados europeo e internacional. Nuestras empresas son estratégicas para la economía española y quieren competir en igualdad de condiciones en el mercado global para mantener el liderazgo español aeronáutico como potencia mundial.

*Adolfo Menéndez es presidente de Tedae



Recomendamos