La industria naval, atenta a los movimientos en torno al futuro submarino polaco
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Europa Occidental >

La industria naval, atenta a los movimientos en torno al futuro submarino polaco

Proyecto de un submarino en una empresa naval europea. Foto: Ginés Soriano Forte  Infodefensa.com
|

(Infodefensa.com) Ginés Soriano, Madrid – Polonia va a revisar los requisitos tácticos y las características técnicas del concurso que tiene previsto convocar para dotarse de nuevos submarinos. La medida llega tras un estudio del ministerio de Defensa que concluye que los previstos sumergibles de la clase 212A, de fabricación alemana, no cumplen con los requisitos iniciales.

A este concurso Francia podría ofertar su clase Scorpène, y España su clase S-80, de la que Navantia está actualmente fabricando cuatro unidades para la Armada española. Alemania también cuenta con otra opción, la clase 214, un diseño desarrollado para la exportación a partir del 212, que fue creado exclusivamente para la fuerza naval alemana.

En todo caso, ha explicado a Infodefensa.com una fuente de la industria naval militar europea, resulta difícil imaginar que Polonia vaya a optar por otro producto que no sea alemán. Con este movimiento, por tanto, se estaría tratando de presionar a la industria submarina germana, tradicionalmente reacia –al contrario que la española y la francesa– a variar sus diseños originales, para que adapte las características de su sumergible a lo que Polonia busca.

Si la estrategia es ésta, añade la fuente, el Scorpène francés y el S-80 español, apenas habrían aumentado sus posibilidades en el futuro concurso, aunque existe una posibilidad de que verdaderamente Polonia necesite algo distinto a la oferta alemana y acabe buscando otro fabricante.

En esta línea, el portal local especializado Defence24.pl, cuyas informaciones llevaron al viceministro de Defensa, Waldemar Skrzypczak, a revelar hace unos días que la clase 212A “no cumple con todos los requisitos técnicos y tácticos obligatorios”, nombra a los modelos francés y español como posibles alternativas.

Navantia, siguiendo su política de discreción, se ha negado a revelar si va a hacer algún movimiento tras conocer las novedades en el proceso polaco.

Polonia planea adquirir dos nuevos submarinos para el año 2022 y un tercero para 2030, dentro del programa de modernización de la Armada del país.

En su respuesta a una solicitud de información por parte de un parlamentario polaco sobre la licitación prevista, el viceministro Waldemar Skrzypczak, ha publicado un documento en el que se bosquejan los términos del concurso de submarinos, según recogía Defense News.

La pregunta parlamentaria hacía referencia a la posible intención del ministerio de alquilar a Alemania submarinos de la clase 212A de segunda mano, como publicó a principios de mes por Defence24.pl. Skrzypczak negó la posibilidad del arrendamiento, pero en su respuesta añadió que un “análisis realizado por el ministerio indica que la nave [de la clase 212A] no cumple con todos los requisitos técnicos y tácticos obligatorios”.

A la vista de este estudio, el ministerio de Defensa ha autorizado la propuesta del jefe de Estado Mayor para crear un grupo de trabajo que verifique los requisitos operativos para los submarinos 212A.

Compras por valor de 33.000 millones

Polonia ha aumentado su atractivo para la industria naval militar, y de toda la armamentística en general, por sus planes de defensa. El país tiene previsto emplear más de 4.000 millones de euros en renovar su Armada desde ahora y hasta el año 2030, lo que, además de la compra de los nuevos submarinos, incluye tres buques, doce helicópteros, diez barcos no tripulados y doce drones.

También tiene previsto emplear otros 2.500 millones de euros en la renovación de sus sistemas antimisiles; unos 500 millones para adquirir 200 de blindados 8x8; la compra de dos centenares de vehículos aéreos no tripulados por algo más de 244 millones de euros y la adquisición de un millar de tanques, entre otros.

En total, Varsovia planea adquirir en la próxima década material militar por un valor de más de 33.000 millones de euros. Con esa cantidad quiere modernizar su actual infraestructura de defensa, heredera de la época soviética. El país cuenta con unos nueve millones de habitantes menos que España y su renta per cápita no llega a la mitad de la de los españoles, según los datos del Banco Mundial.

Se trata de uno de los pocos países europeos que escapan a la actual tendencia de recortes en Defensa. Este año prevé dedicar 7.600 millones de euros a este departamento, un 6,7% más que en 2012, y sus Fuerzas Armadas tienen abiertos en la actualidad varios programas de compra de armamento de gran cuantía. Entre ellos también se encuentra la próxima adquisición de setenta helicópteros polivalentes por unos 2.500 millones de euros, a la que opta la firma franco-germano-española Eurocopter.

Fotos: Ginés Soriano / Infodefensa.com



Recomendamos