El Ejército de Nicaragua confirma que fuga de combustible causó accidente de helicóptero ruso Mi-17
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Defensa >

El Ejército de Nicaragua confirma que fuga de combustible causó accidente de helicóptero ruso Mi-17

131119 mexico carlos 11 NOV Nicaragua AL
|

(Infodefensa.com) San Salvador- El Ejército de Nicaragua informó que una fuga de combustible, seguida de una explosión, fue la causa del accidente de un helicóptero militar de fabricación rusa Mi-17 en junio pasado, en el que murieron sus diez ocupantes, incluido el jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea de Nicaragua, coronel Manuel López.

“El accidente se produjo a causa de un incendio en el área externa de la aeronave, por una fuga de combustible”, dijo en rueda de prensa el inspector general del Ejército nicaragüense, general de brigada Adolfo Zepeda, al dar a conocer el informe concluyente de una comisión investigadora de ese accidente aéreo.

A la fuga de combustible, le siguió una explosión en el “tanque lateral izquierdo, provocando una cadena de eventos súbitos y la pérdida de control del medio aéreo”, explicó el jefe militar. “La ruptura de las varillas de mando de la aeronave es la principal evidencia de la no maniobrabilidad del medio aéreo, lo que imposibilitó a la tripulación enfrentar la emergencia”, agregó.

El helicóptero Mi-17 de fabricación rusa se accidentó el 20 de junio pasado en la comunidad Cuatro Palos, en el municipio de La Paz Centro, provincia de León, a 57 kilómetros al noroeste de Managua, y cerca de las aguas del lago Xolotlán, según la información oficial.

La mayoría de los ocupantes de la aeronave eran parte del Estado Mayor de la Fuerza Aérea de Nicaragua, incluido su jefe, el coronel Manuel López, y el jefe de Operaciones y Planes, el coronel Eugenio Alfaro, quien pilotaba el aparato. La aeronave regresaba a Managua procedente del Polígono Nacional de Maniobra El Papalonal, detrás del volcán Momotombo, donde se realizó una misión de control de adiestramiento de personal, recordó Zepeda, quien reafirmó que el aparato estaba en “buenas condiciones” y pasó el chequeo de prueba.

“La tripulación, al momento de realizar el vuelo, se encontraba apta para el cumplimiento de la misión”, sostuvo. “El medio se encontraba de alta y se cumplieron todos los procedimientos de protocolo de preparación técnica para el vuelo”, añadió. Asimismo, afirmó que las condiciones meteorológicas, las comunicaciones y los sistemas de ayuda a la navegación “prestaban todas las condiciones para el aseguramiento del vuelo”.

Descartado un atentado

La comisión investigadora de ese accidente aéreo, presidida por Zepeda, descartó desde que dio a conocer los resultados preliminares en julio pasado que ese accidente se debiera a un atentado, lo cual fue reconfirmado en la reciente conferencia. El general de brigada indicó que en la investigación para conocer las causas del accidente contaron con la colaboración de un equipo integrado por expertos rusos. Hasta la fecha, además de hallar e identificar los cadáveres de los diez ocupantes, se han recuperado el 85 % de las piezas del helicóptero accidentado, que no portaba caja negra.

La aeronave, fabricada en 1989, fue donada por Rusia a Nicaragua durante el primer régimen sandinista (1979-1990). La nave era un helicóptero ejecutivo no artillado y no transportaba “ningún tipo de material explosivo que pudiera poner en riesgo” a la tripulación durante el vuelo, agregó Zepeda.

al/ceh

Foto: Ejército de Nicaragua



Recomendamos