La militarización del transporte aéreo de las FFAA del Perú, en pausa
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Aviones de transporte en Latinoamérica >
Especial Aviones de Transporte en Latinoamérica

La militarización del transporte aéreo de las FFAA del Perú, en pausa

|

La Fuerza Aérea del Perú (FAP) se ha caracterizado en las últimas seis décadas por la adquisición de una combinación de aviones de transporte de estándar civil y militar, una tendencia que será facilmente apreciable para el lector en el artículo que Infodefensa ha preparado sobre la historia de este importante segmento aeronáutico en el país andino.

Probablemente, este hecho es evidente con los dos transportes aéreos L-100-20 que adquiridos en los años setenta aún prestan servicios en la FAP e incluso han recibido recientemente una importante actualización de su cabina de vuelo con la integración de una moderna suite de aviónica digital, contratada con la empresa Astronautics Corporation of America. En su momento, la FAP llegó a alinear cinco ejemplares del L-100-20.

Hacia 2013 se inicia un proceso de transformación del brazo de transporte aéreo del instituto armado peruano con la selección del robusto avión de transporte mediano C-27J Spartan para reemplazar a los Antonov An-32B que si bien integran motores muy potentes (dos AI-20D de 5.180 HP cada uno), su cabina de carga tiene una forma - larga y delgada - que complica el transporte de ciertos equipos, como por ejemplo vehículos de alta movilidad, de gran importancia para asegurar posiciones de avanzada a la espera del arribo de vehículos más pesados, siempre dentro del marco de operaciones combinadas, hoy más relevante que nunca a la luz de las vulnerabilidades de los vehículos blindados, tanques incluidos, a armas emergentes como los drones de combate, la artillería de precisión, de largo alcance, entre otros.

La Fuerza Aérea del Perú no la tuvo fácil para seleccionar al Spartan, como pocas veces en la historia de adquisiciones militares en el Perú, se realizó un comprensivo proceso de evaluación de los dos principales candidatos: El C295 de Airbus Defence and Space, un tremendo éxito de ventas que no hace sino consolidar su posición de liderazgo en materia de exportaciones con el transcurso de los años. Y el C-27J Spartan, una aeronave más costosa de adquirir y operar que el C295 pero que ha sido pensado desde un inicio como una plataforma militar para transporte aéreo táctico, con una flexibilidad en materia de variantes que lo coloca en una posición competitiva ante el C295 equipado con winglets.

La compra de nuevos aviones de transporte mediano formaba parte de un programa mayor para renovar capacidades de movilidad aérea de la FAP que abarcaba además la compra de un lote de seis aviones de la última variante del Hércules, en una combinación de C-130J/C-130J-30 y KC-130J habida cuenta que esta aeronave de origen estadounidense ha sido harto comprobada en el Perú, que su robustez y durabilidad es ya legendaria y además integra el mismo tipo de motores que integra el avión que finalmente eligió la FAP para transporte mediano, el C-27J Spartan, generando comunalidades logísticas que son poco frecuentes en la aviación de transporte.

Asimismo, uno de los factores que tuvo decisiva relevancia en la selección del Spartan fueron sus motores: Dos Rolls Royce AE-2100-D2A que generan 4.637 SHP cada uno, con sendas modernas hélices Dowty R-391 de seis palas. Perú tiene más de nueve aeropuertos que se ubican por encima de los 12 mil pies sobre el nivel del mar. El Ministerio de Defensa consideró de suma importancia que la aeronave a adquirir tenga márgenes de potencia que brinden un extra a la seguridad de vuelo, otorgando así más peso a la evaluación técnica que a la económica, un factor - la seguridad de vuelo -que a partir del año 2018 se ha vuelto a relegar en el sector Defensa peruano con la compra de aviones de segunda o más manos, con décadas de uso operativo encima.

C 27JSpartan FAP LeonardoCompany 01Un C-27J Spartan de la FAP en misión de apoyo a la población civil. Foto: Leonardo 

Durante los vuelos de prueba realizados en Perú, con un C295 y un C-27J, el Spartan evidenció que su incorporación reduciría el uso de los aviones Hércules a situaciones que requieran volumen de carga superiores, sin importar que el destino sea o no de altura. El C-27J puede llevar a abordo un vehículo de alta movilidad tipo Humvee, un helicóptero Bell 212 semidesensamblado y los equipos de arranque de los aviones caza de la FAP, tomando en cuenta que algunos de estos equipos tienen 2,48 metros de altura, solamente accesible en la cabina del Spartan.

La FAP determinó los costos operativos no en función a la hora de vuelo sino al costo de misión. Con el Spartan se requieren menos vuelos para completar las misiones en un país que tiene a la Cordillera de los Andes en la mitad de su territorio, de norte a sur, de sur a norte. El Spartan no tiene mayores inconvenientes para realizar misiones de transporte hacia la ciudad de Juliaca, a poco más de 3.800 metros de altura.

Perú ha adquirido cuatro ejemplares del maniobrable y robutso C-27J Spartan. El sector Defensa gestionaba planes para la compra de un total de 12 unidades para la FAP. Un primer contrato de cerca de 122 millones de dólares por dos Spartan fue firmado en noviembre de 2013. Un segundo contrato de cerca de 120 millones de dólares por otras dos aeronaves del tipo fue suscrito hacia finales de 2014.

Sin embargo, el C-27J Spartan tiene también su talón de Aquiles. Sus costos operativos. A inicios de 2019, merced a un convenio específico de cooperación firmado con el Ministerio de Salud del Perú, en el que la FAP coloca a disposición del sector Salud a sus vectores de transporte aéreo a cambio de una compensación que cubra gastos operativos y costos de mantenimiento, los costos del Spartan se hicieron públicos, con datos provenientes de la experiencia peruana con el Spartan y otros transportes aéreos del inventario de la FAP.

La implementación del convenio con el Ministerio de Salud tiene dos facetas apreciables: El incremento de horas de vuelo de las aeronaves de transporte de la FAP pero también el traslado de costos operativos y mantenimiento fuera del sector Defensa. Tal esquema resultar positivo para garantizar la salud de los pacientes del Seguro Integral de Salud (SIS), pero no tanto para el inventario de la FAP que no cuenta ya con un programa de largo plazo de renovación de su aviación de transporte sino una estrategia de espera de compras de oportunidad en el mercado de segunda mano. Ya la FAP tuvo que cancelar la compra de un Boeing 737 porque habpia sufrido un percance en tierra en pleno proceso de evaluación para su adquisición.

De acuerdo al convenio indicado, el C-27J Spartan de la FAP tiene un costo de hora de vuelo - hacia inicios de 2019 - de 18.325,03 soles, equivalente entonces a 5.457,08 dólares y actualmente a 4.903,02 dólares. Estas cifras son comparables al avión presidencial Boeing 737-528, con un costo de hora de vuelo de 19.263,08 soles. El Spartan tiene capacidad para 50 pasajeros o siete toneladas de carga (según perfil de vuelo típico) o 32 camillas. Sin embargo, es fundamental anotar que dentro de estos costos llama la atención el ítem 'mantenimiento mayor' que en el convenio se indica que asciende a 12.283,05 soles.

Años atrás se barajaba la alternativa de implementar un centro de mantenimiento en el Perú para los Spartan, habida cuenta que se buscaba la adquisición de 12 aviones de ese tipo para la FAP y que mantenimientos a nivel local podrían reducir los costos en esta materia.

En 2016, la Fuerza Aérea del Peru y el conglomerado italiano Leonardo Company implementaron una primera etapa de un programa de soporte integral de los aviones Spartan a un costo aproximado de 26 millones de dólares. La particularidad de dicho acuerdo es la estrategia stock cero, la cual tiende a reducir tiempos y costos en escenarios optimos. Similar planteamiento implementa la FAP con Viking Air para sus aviones DHC-6-400 Twin Otter. Hacia finales de 2021, la Agencia de Compras de las Fuerzas Armadas (Acffaa) extiende el soporte logístico del fabricante italiano mediante un contrato superior, entonces, a los 12 millones de dólares.

El resultado más destacable del soporte logístico firmado con el fabricante original del Spartan se ha plasmado en niveles de operatividad raramente vistos en la historia de la aviación militar en el Perú.

El C-27J Spartan tiene un peso máximo de despegue de 31.800 kilogramos, peso máximo de aterrizaje de 30.500 kilogramos, peso normal de aterrizaj de 27.500 kilogramos, carga máxima normal de 11.600 kilogramos, carga máxima táctica de 8.100 kilogramos, capacidad para 12.320 litros de combustible, puede despegar en 580 metros de pista con su peso máximo de despegue, puede aterrizar en 340 metros con su peso normal de aterrizaje, velocidad crucero máxima de 602 km/h (325 KTAS), techo de servicio de 9.144 metros, altitud de crucero de 8.382 metros con el 95% de su peso máximo de despegue, alcance con 4.536 kilogramos de carga de 5.112 kilómetros y alcance máximo de 5.852 kilómetros.

El Spartan es un derivado mejorado del avión Aeritalia G.222, puede ser utilizado para misiones de transporte de tropas con capacidad para 46 soldados, 60 soldados en configuración de alta densidad, 46 paracaidistas, transporte de carga variada, liberación de carga en vuelo, evacuación aeromédica, lucha contraincendios con un sistema roll-on/roll-off, transporte VIP, integra una moderna aviónica digital, tiene una longitud de 22,70 metros, altura de 9,64 metros, envergadura de 28,70 metros, superficie alar de 82 metros cuadrados.

C 27JSpartan FAP GrupoAereoNo8 feb2021 MinDefPeru 600pxAviones C-27J Spartan de la FAP. Foto: Ministerio de Defensa del Perú

El suspenso en la compra de más Spartan

Entre 2011 y 2016, el sector Defensa del Perú recobró parte del dinamismo de otras épocas y se realizaron adquisiciones que opacaron lo realizado en los dos administraciones estatales previas (2001-2006 y 2006-2011). Si bien el gobierno de dicho lustro (2011-2016) no se caracterizó por su eficiencia, sus números macro resultan no tan mediocres como los que ha registrado la economía peruana en años posteriores, particularmente a partir de 2018.

Las adquisiciones para la Defensa palidecieron también a partir de 2018 y actualmente el Perú es administrado por un gobierno que no se caracteriza por tener a las Fuerzas Armadas entre sus prioridades, al punto que para 2022 para el Ejército del Perú, en el rubro aeronaves, solamente se ha programado la compra de un helicóptero de instrucción, incluso catalogando dicha compra como estratégica. Las compras de aviones Spartan, junto a varios otros programas de la Defensa fueron suspendidos.

La pandemia del Covid-19 golpeó particularmente fuerte al Perú de la mano de un Poder Ejecutivo que implementó una desastrosa gestión administrativa y sanitaria, colocando al Perú en una posición tal que registró la cifra más alta de fallecidos en relación al número de habitantes. Más de 200.000 fallecidos, según datos oficiales.

La paralización de la economía nacional durante la pandemia afectó también al sector Defensa, llevando los indicadores económicos al sotano y los niveles de empleo formal aún no se recuperan a niveles pre-pandemia, con una inflación que tiende a crecer en un contexto de orfandad de promoción de inversiones y abandono a su suerte de la minería formal, uno de los principales motores de la economía peruana.

El gobierno que encabeza Pedro Castillo no considera como prioridad al sector Defensa, y el actual ministro de Defensa, José Luis Gavidia, no hace sino acentuar esa postura al pretender asignarle parte de las horas de vuelo de los trajinados helicópteros y aviones de las Fuerzas Armadas a los gobiernos regionales. Líneas arriba hemos apreciado ya como un convenio con el sector Salud aprovecha horas de vuelo del parque aeronáutico militar. Ahora se le suman los gobiernos regionales pero no se anuncian compras importantes para preservar operatividad, relevancia para el desarrollo nacional y actualidad de la flota de transportes aéreos militares.

En tal complicado contexto, las posibilidades de compra de más aviones C-27J Spartan son reducidas, más aún sino se evalúa la factibilidad de transferencias de tecnologías para llevar  los procesos de mantenimiento a un nivel local.

C 27JSpartan FAP mar2015 MinDefPeru




Recomendamos


Lo más visto