Un militar colombiano acude a Ucrania para salvar animales abandonados
Protagonistas >
Guerra

Un militar colombiano acude a Ucrania para salvar animales abandonados

José Camacho decidió participar en el conflicto tras ver en televisión a un gato subido a un árbol después de un bombardeo ruso
FPkFJS7WYAA8Vtc
Un perro siendo rescatado por un grupo de soldados. Foto: AnimaNaturalis
|

José Camacho, sargento colombiano, acudió a combatir a Ucrania con un objetivo: salvar animales y apoyar al país frente a la invasión rusa. Para ello, vendió sus bienes con el fin de poder pagarse el viaje, se alistó tras rellenar un formulario por internet y, tras ser admitido, tomó un avión para participar en el conflicto militar.

El amor por los animales ha formado parte de la vida del militar desde su infancia. Cuando era niño, Camacho vendía sus pocos objetos de valor con el fin de comprar perros e incluso pagaba a los vecinos para comprar sus pollos con tal de que no los matasen para cocinarlos. Camacho cuenta que decidió ir a Ucrania tras ver en televisión a un gato subido a un árbol tras un bombardeo en el país ucraniano, "ese día dije que tenía que ir a Ucrania no solo a luchar por algo que me parecía justo como combatir la opresión a Ucrania, sino también a salvar a los animales que la gente dejaba abandonados en su huida", comenta al periódico elColombiano.

FPkFJAsX0AcbOXnUna ciudadana ucraniana con su perro junto a un edificio destruido. Foto: AnimaNaturalis

El primer animal que Camacho rescató en Ucrania fue un pequeño perro que chillaba en las ruinas de una vivienda destruida tras un bombardeo. El sargenta asegura que "estaba entre una columna y la cama, temblando del susto. Cuando me acerqué, movió mucho la colita y entonces le dije a mi compañero que no podíamos dejarlo allí". Un vecino local, tras ver lo sucedido, señaló al animal mientras pronunciaba la palabra Kiarcha. El militar colombiano, que no entendía el idioma, decidió bautizar al perro con aquella palabra.

La crudeza de la guerra

Camacho patrulla cinco días a la semana durante 14 horas. Para realizar esta labor, el militar comenta que les entregan diez raciones de comida, de las cuales solo se guarda tres para él. El resto de ellas las reparte entre los perros y gatos callejeros que deambulan en busca de refugio y alimento.

Hace un mes, durante uno de los bombardeos, Kiarcha fue alcanzado por una de las bombas y murió en el acto. Camacho recuerda la tristeza que le produjo su muerte y el proceso que llevó a cabo para enterrarlo. El militar afirma que fue un momento muy duro para él, pero que, sin embargo, no cederá en su empeño por ayudar a la fauna local. 




Recomendamos

Lo más visto