Tal día como hoy en el año 778 se libra la batalla de Roncesvalles
El mundo de ayer >
Historia militar

Tal día como hoy en el año 778 se libra la batalla de Roncesvalles

En la contienda se enfrentaron un ejército de vascones y una parte del ejército de Carlomagno
Mort de Roland
Ilustración de Jean Fouquet que representa la muerte de Roldán durante la batalla de Roncesvalles
|

Tal día como hoy, 15 de agosto, pero de 778 (aunque algunos historiadores sitúan la contienda en el año 808) en el pirineo navarro, cerca del desfiladero de Roncesvalles, se desarrolló una cruenta batalla entre un ejército de vascones y una parte del ejército de Carlomagno, rey de francos y futuro emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. El monarca tenía por objetivo invadir la Península Ibérica y, tras un primer ataque rápido a Pamplona, sus tropas regresaban a Francia para reabastecerse. En este camino sufrieron un ataque vascón que prácticamente aniquiló a las tropas.

No existe una documentación fiable sobre lo sucedido en la batalla, las numerosas obras que se escribieron sobre ella se consideran exageraciones de los eventos que realmente sucedieron. Una de estas obras fue el Cantar de Roldán, escrito en el siglo XI, un poéma épico de gran importancia para la literatura francesa. Roldán fue un comandante franco que fue asesinado en este combate a manos del palentino Bernardo del Carpio.

Los datos que se conservan, como ya se ha mencionado, son limitados y de veracidad incierta. Las leyendas calculan que 20.000 hombres formaban en las tropas de Carlomagno mientras que no se conocen números de los guerreros vascones.

Una jaula de roca

Los textos detallan que el ataque vascón se inició sobre la retaguardia de sus enemigos ya que este era el punto más débil de los francos, aprovechando lo estrechos que eran los caminos en los parajes montañosos, la estrategia consistió en asfixiar al enemigo en el paraje mientras dardos y piedras arremetían contra ellos desde las laderas. El pánico se extendió entre los soldados de Carlomagno llegando incluso, muchos de ellos, a precipitarse al vacío.

De entre los fallecidos en la batalla destaca la muerte del comandante histórico de los francos, Roldán. Su espada, Durandarte; su caballo Veillantif; y su olifante (instrumento de viento tallado en el colmillo de un elefante), pasaron a formar parte de la épica francesa.



Recomendamos

Lo más visto