Tal día como hoy en 1631 una escuadra ibérica derrota a los neerlandeses en Pernambuco
El mundo de ayer >
Historia militar

Tal día como hoy en 1631 una escuadra ibérica derrota a los neerlandeses en Pernambuco

Los españoles, en alianza con Portugal, regresaban de Brasil con un importante cargamento de azúcar
800px Batalla naval de Pernambuco o de los Abrojos (vista II). Hacia 1632 cuadro2 v2 2
Obra que representa la batalla de los Abrojos realizada por el pintor Juan de la Corte
|

Tal día como hoy, 12 de septiembre, pero de 1631, se libró la batalla de los Abrojos, un combate naval entre los aliados españoles y portugueses (que regresaban con un importante cargamento de azúcar a la península ibérica), contra una flota neerlandesa en Pernambuco, Brasil. El enfrentamiento finalizó con victoria para los aliados. Este conflicto se enmarca dentro de la guerra de los Treinta Años.

Las fuerzas de las Provincias Unidas de los Países Bajos estaban formadas por 16 buques mandados por el almirante Adrian Pater, mientras que las españolas y portuguesas, bajo el mando del almirante general de la Armada, Antonio de Oquendo, estaban compuestas por 20 buques, aunque cinco de ellos se encontraban desarmados.

Pater dispuso sus naves en dos líneas y avanzó contra sus enemigos. Oquendo desplegó sus fuerzas en forma de media luna con el objetivo de proteger a los barcos que acarreaban el cargamento de azúcar. Los cañonazos comenzaron al mediodía, sin tregua en medio de acercamientos e intentos de abordaje. Los neerlandeses comenzaron el combate con una intensidad que les hizo creer en su victoria, los certeros ataques y la posición ventajosa de sus navíos inclinaban una balanza que cambió con el peso del fuego ibérico.

Fuego sobre el mar

Cerca de las cuatro de la tarde, el buque insignia de Oquendo incendió el navío Prins Willem, en el que se encontraba Pater. Durante los trabajos para extinguir las llamas, los arcabuceros ibéricos sometieron bajo sus tiros a los marinos enemigos, que no pudieron evitar que el fuego se extendiese. La tripulación se lanzó al agua para evitar morir calcinados y encontraron un destino igual de cruel en las aguas brasileñas. Pater murió ahogado y, así, comenzó el desajuste de la estrategia neerlandesa que les llevó a la derrota.

Finalmente, las tropas ibéricas lograron defender su carga y obligaron a sus enemigos a retirarse. Los números de las pérdidas varían de un historiador a otro, sin embargo, lo que es seguro es que las Provincias Unidas de los Países Bajos perdieron el buque insignia Prins Willem y uno o dos navíos más. Mientras que los ibéricos  perdieron dos galeones.



Recomendamos

Lo más visto