menú responsive
AMÉRICA | Aire
-/5 | 0 votos

Aviones de transporte liviano

Tripulantes de C-212 de la FACh realizan una campaña táctica en Puerto Montt

Avión de transporte liviano CASA C-212-200 del Grupo de Aviación N° 2 de la FACh. Foto: FACh

Avión de transporte liviano CASA C-212-200 del Grupo de Aviación N° 2 de la FACh. Foto: FACh

10/12/2019 | Santiago

Óscar E. Aránguiz

Tripulantes de aviones de transporte ligero CASA (ahora Airbus) C-212-200 Aviocar de la Fuerza Aérea de Chile (FACh) viajaron desde la base aérea Los Cóndores, en Iquique, hasta la base aérea El Tepual, en Puerto Montt, para realizar la Campaña Táctica de Formación 2019.

Las aeronaves, que habitualmente operan en la zona desértica, pertenecen al Grupo de Aviación N° 2 de la Iª Brigada Aérea y es en la IIIª Brigada Aérea donde están llevando a cabo la campaña de formación a nuevos pilotos de la unidad. Este tipo de actividad aérea está enmarcada en el programa de formación elaborado para las tripulaciones de aviones CASA 212-200 y 300, entrenándose, en esta oportunidad, en zonas de vuelo con especiales características geográficas y meteorológicas difíciles como las que se dan en el sur del país.

La preparación inicial


La revista Fuerza Aérea de Chile entrevistó al excomandante del Grupo de Aviación N° 5 de la IIIª Brigada Aérea, Percy Gómez, quien señaló que el proceso de formación de un piloto de transporte de la FACh tiene un inicio similar a quienes optan por el Escalafón Aire.  

Durante el cuarto año en la Escuela de Aviación los pilotos realizan el curso de Instrucción Básica en material Enaer T-35 Pillán que le otorga los conocimientos necesarios para ser graduados como Piloto Militar. Tras egresar del plantel, todos ellos son destinados a la IIIª Brigada Aérea, donde continúan su preparación en el Grupo de Aviación Nº 5 el que imparte el curso de Vuelo por Instrumento en aviones Cessna CJ1 Citation.

“Es una instrucción común para todos los pilotos de la FACh, independiente del material en que se especializarán a futuro. Acá adquieren los conocimientos y destrezas necesarias para pilotear una aeronave sin referencias visuales. Es como aprender a pasar de un vuelo visual a uno en que te guías solo por el panel de instrumentos, lo que es vital en condiciones meteorológicas adversas y sin visibilidad exterior, situación que en esta zona sucede a menudo”, explica el exjefe de la unidad.

Los nuevos oficiales son sometidos a un simulador de vuelo sin tener que volar en un avión propiamente tal, que cuenta con toda la instrumentalización de una aeronave real. “El propósito de este curso es ese, que finalmente el  piloto se concentre en la cabina de vuelo, con todos los instrumentos asociados en la pantalla, para posteriormente poder aterrizar o desempeñar un vuelo en condiciones meteorológicas adversas. El alumno se limita a las referencias visuales solamente para el despegue y el aterrizaje, el resto del vuelo es instrumental, o sea en la cabina”, enfatiza el comandante Gómez.

Transporte, la especialidad


Una vez aprobado el curso, pasan por un proceso de selección, según sus habilidades y requerimientos institucionales, continuando en las diferentes áreas de desempeño, correspondientes al Escalafón Aire: Combate, Transporte o Helicóptero.

El futuro piloto de transporte de la FACh continúa su especialización con el Curso Táctico de Transporte que se imparte en el mismo Grupo de Aviación Nº 5, esta vez en material De Havilland Canada DHC-6 Twin Otter. “Los  complejos escenarios geográficos y meteorológicos propios de esta zona del país, permite a los alumnos verse enfrentados a situaciones extremas como llegar a lugares remotos en medio de nubes o niebla que emerge de los bosques en la región de Los Lagos”, explica el comandante.

Agrega que "el avión Twin Otter es el más adecuado para hacerlo. Acá los alumnos reciben los conocimientos profesionales, teóricos y prácticos, necesarios para operar de forma segura un avión de transporte. Lo anterior, con el propósito que los oficiales egresados se desempeñen en las diferentes misiones tácticas ejecutadas por las unidades de transporte de la institución, distribuidas a lo largo del país".

Destinaciones


Una vez finalizado el curso, los oficiales obtienen su piocha roja que los identifica como pilotos de guerra, especializados en el área de Transporte y son destinados a las distintas unidades de la FACh para entrenarse en este tipo de material aéreo. Entre los tipos de material están los de transporte pesado C-130 Hercules, los aviones Boeing 737, 767 y KC-135, con capacidad para transportar toneladas de cargas en un período corto de tiempo. Y los de transporte liviano como los Twin Otter, Learjet, Gulfstream y los CASA 212 que se desempeñan en todas las Brigadas Aéreas, principalmente, en aquellas cercanas a zonas cordilleranas y de difícil acceso, cuya capacidad y versatilidad les permite acceder a sectores aislados donde cumplen fundamentalmente operaciones de conectividad como evacuaciones y traslados de ayuda humanitaria en situaciones adversas.

En un comienzo serán aeronaves pequeñas y de transporte liviano como los Twin Otter, distribuidos en la IIª, IIIª y IVª Brigadas Aéreas, además de la Antártica. Luego, podrían ser destinados a la IIª Brigada Aérea, específicamente, al Grupo de Aviación Nº 10, unidad donde se encuentran las aeronaves de transporte estratégico de la institución. Ahí los pilotos de transporte efectuarán misiones de apoyo ante catástrofes, traslado de personas y carga fuera y dentro del continente, y participarán en importantes ejercicios u operaciones combinadas y conjuntas con Fuerzas Armadas del país o extranjeras.

El comandante Gómez aclara que “no es que yo obtenga mi piocha roja y me vaya directamente al Grupo de Aviación Nº 10 a volar aviones de transporte pesado. Esto requiere una cierta experiencia y cumplir con requisitos previos. Estamos hablando de aviones con capacidad para transportar muchas toneladas de carga a una velocidad de 250 nudos. Ser un piloto de transporte no requiere solo la instrucción brindada en la Escuela de Aviación y en el Grupo de Aviación N°5. La experiencia que estos oficiales Escalafón Aire van adquiriendo en cada una de las misiones asignadas son alimento para convertirse en unos verdaderos profesionales del aire, capaces de volar en las más precarias condiciones con la finalidad de cumplir a cabalidad con la misión institucional”.

"Por ello su permanente participación en operaciones aéreas de apoyo al combate ya sea en tierra, mar o aire, realizadas como entrenamiento en escenarios ficticios o, eventualmente, ante conflictos que requiera del uso disuasivo de los medios aéreos. A lo que se suman las constantes capacitaciones a nivel nacional y extranjero, como cursos en cada material de vuelo, intercambios con pilotos de otros países, prácticas en simuladores de vuelo y participación en ejercicios conjuntos y combinados, donde se intercambian experiencias que contribuyen en su formación integral", concluye el excomandante de la unidad.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje