menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Concluidas las pruebas de vuelo basadas en el buque

El portaviones italiano Cavour ya puede operar con cazas F-35B

Llegada del portaaviones Cavour a la base estadounidense de Norfolk tras sus pruebas con aviones F-35B. Foto: Marina Militar Italiana

Llegada del portaaviones Cavour a la base estadounidense de Norfolk tras sus pruebas con aviones F-35B. Foto: Marina Militar Italiana

30/03/2021 | Washington

Infodefensa.com

Italia se prepara para dar cabida a sus nuevos aviones de combate F-35B en su portaviones ITS Cavour. Más adelante también podrá operar con ellos desde el nuevo buque LHD Trieste, que entrará previsiblemente en servicio a mediados de 2022. De momento el Cavour acaba de completar las pruebas de mar para el uso operativo del F-35B, el avión de despegue corto y aterrizaje vertical (STVOL, por las siglas de estas capacidades en inglés) con el que sustituirá a su actual flota de cazas AV-8B Harrier, el mismo modelo con el que opera España desde su LHD Juan Carlos I, y del que aún no ha encargado un posible sustituto.

Durante las pruebas de vuelo basadas en portaviones, como también son conocidas las citadas pruebas en el mar, los miembros de la denominada Fuerza de Prueba Integrada (ITF, por sus siglas en inglés), que es un equipo estadounidense con experiencia en ingeniería y pilotos de pruebas, han recopilado datos para verificar la compatibilidad entre el avión de combate de 'quinta generación' y el buque insignia de la flota naval italiana.

La información recopilada en esta fase, que concluyó el viernes tras cuatro semanas de desarrollo, contribuirá a certificar el barco para que la Armada italiana pueda pasar a operar con sus propios F-35B. Si no se producen contratiempos, el portaviones alcanzará su capacidad operativa inicial en 2024 y, seguidamente, la capacidad operativa final, prevista para cuando la Armada italiana reciba el último de los 15 F-35B que ha encargado. Italia además se ha comprometido a comprar otros 15 F-35B para su Fuerza Aérea, además de 60 F-35A, la variante de despegue y aterrizaje convencional (no adaptada para su uso desde portaviones, por tanto) de este caza de quinta generación desarrollado por la firma estadounidense Lockheed Martin.

Las pruebas con el F-35B han incluido cerca de 120 despegues cortos, ayudados por la rampa de proa (skyjump) con la que está dotado el buque, similar a la del Juan Carlos I español y la de los portaviones de la clase Queen Elizabeth británicos, y otros tantos aterrizajes verticales, junto a un par de despegues verticales. Los dos aviones F-35B que han participado en estos ejercicios realizaron también más de medio centenar de misiones de vuelo, en distintas condiciones de mar, de meteorología y de luz.

16 meses para adaptar el barco

 

Cuando Italia comience a emplear los F-35B desde su portaviones se convertirá en uno de los pocos países del mundo con esta capacidad, que ahora únicamente poseen Estados Unidos y Reino Unido. Japón, Corea y Singapur también tienen previsto contar con este modelo de caza, si bien la última no prevé disponer de portaviones. España aún no ha revelado que vaya a realizar una compra, si bien la Armada española lleva tiempo reclamando la adquisición de este aparato como única vía posible para conservar su aviación embarcada cuando los actuales Harrier AV8B+ sean dados de baja.

El Cavour fue sometido a 16 meses de trabajos, que concluyeron el pasado mayo, para reacondicionar sus características de modo que pueda acoger los F-35B.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje