La presencia española en la Armada de Venezuela, pasado, presente y futuro
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Armada >

La presencia española en la Armada de Venezuela, pasado, presente y futuro

Venezuela SBolivar AV
|

(Infodefensa.com) Por Carlos E. Hernández – La presencia española en las fuerzas de mar venezolanas se remonta a la génesis misma de la República de Venezuela. Pero circunscribiéndonos a épocas más cercanas comenzamos por decir que, en 1899, Venezuela adquirió directamente al gobierno de España dos buques que se encontraban fondeados en puertos del Caribe, el torpedero Galicia y el cañonero Diego Velázquez, los cuales recibieron los nombres de Bolívar y Miranda, respectivamente, al ser incorporados a la Armada venezolana.

Posteriormente, en 1911, otro buque que sirvió en la Armada española pasó a formar parte de la flota venezolana, el antiguo Isla de Cuba. De 1.125 toneladas a plena carga, pertenecía a la clase Isla de Luzón, conformada por tres unidades construidas para España por los artilleros británicos Armstrong y clasificados como cruceros de segunda clase. Fue hundido en el combate naval de Cavite, Filipinas, en 1898. Los norteamericanos lo reflotaron y lo incorporaron a su escuadra como el cañonero USS Isla de Cuba y, en 1912, se lo vendieron a Venezuela que lo agregó a su escuadra como crucero Mariscal Sucre. En el año de 1939 fue desincorporado, pero su viejo casco fue empleado como pontón de Artillería durante la Segunda Guerra Mundial, en el Caribe venezolano.

Pasaron cuarenta años para que otro barco de procedencia española sirviera en la marina de guerra venezolana. El 12 de agosto de 1980, fue afirmado el pabellón venezolano en el buque escuela Simón Bolívar (BE-11), un velero tipo bricbarca de 82,5 metros de eslora y 1.260 toneladas de desplazamiento, construido por los Astilleros Celaya S.A. de Bilbao.

Esa experiencia abrió las posibilidades para concretar nuevos proyectos entre la Armada venezolana y astilleros españoles. Así, en los años ochenta, la antigua E.N. Bazán (actual Navantia) ofertó varios tipos de buques, entre otros, el patrullero oceánico tipo Halcón de 900 toneladas, que fue adquirido por Argentina y México. Además, se trató sobre la posible adquisición del patrullero Cormorán, un proyecto privado de Bazán, el cual, tras servir por breve tiempo en la Armada española, fue finalmente vendido a Colombia.

La aguda crisis financiera por al que atravesó Venezuela desde comienzos de esa década impidió que se culminaran varios programas navales, pero, en 1988 se ordenó a Bazán la construcción de un buque oceanográfico de 1.170 toneladas de desplazamiento, el cual fue entregado en marzo de 1991 y bautizado con el nombre de Punta Brava (BO-11).

Aviones españoles

La industria aeronáutica española también ha contribuido al fortalecimiento del poder naval venezolano. Entre 1981 y 1988, la antigua CASA suministró a la Armada de Venezuela cuatro aviones de transporte C212-200 Aviocar y cuatro aviones de patrullaje marítimo C212-S43, y en 1998, tres transportes más de la versión actualizada C212-400. Los sobrevivientes de esos aparatos continúan en servicio.

Asimismo, a mediados de los ochenta, cuando la Aviación Naval se planteó crear un Escuadrón Aeronaval de Ataque, CASA ofreció una versión navalizada, inédita, de su avión de entrenamiento avanzado y ataque ligero C101, pero no hubo ninguna decisión al respecto y el proyecto aún continúa engavetado.

Hay que recordar, igualmente, que en 2005 EADS Casa (actual Airbus Defence and Space), se vio imposibilitada para cumplir con el contrato de venta a la Marina venezolana de cuatro aviones de transporte C295M, más seis a la Fuerza Aérea y dos de patrullaje marítimo C295MPA Persuader, debido al veto a la transferencia de material militar a Venezuela aplicado por Estados Unidos.

“El contrato del siglo”

El 28 de noviembre de 2005, el Ministerio de la Defensa de Venezuela y la empresa estatal española Navantia suscribieron en Caracas lo que las altas autoridades de España calificaron como “el contrato del siglo”. El acuerdo, por más de 1.200 millones de euros, comprendía la construcción para la Armada de Venezuela de cuatro “Patrulleros Oceánicos de Vigilancia” (POV), tipo Avante 2200, y, cuatro “Buques de Vigilancia Litoral” (BVL), tipo Avante 1400.

Entre 2010 y 2012, Navantia entregó los cuatro Avante 2200 y tres de los cuatro Avante 1400, porque el cuarto se acordó construirlo en Venezuela. Los siete buques fueron construidos en los astilleros de Puerto Real y San Fernando, en la Bahía de Cádiz, mientras que los trabajos del último de los Avante 1400 se adelantan en las instalaciones de la estatal venezolana Diques y Astilleros Nacionales C.A. (Dianca), en Puerto Cabello.

Los cuatro Avante 2200 ostentan los nombres de Guaiquerí (PO-21), Warao (PO-22), Yecuana (PO-23) y Kariña (PO-24), y, los Avante 1400, Guaicamacuto (GC-21), Yavire (GC-22), Naiguata (GC-23) y Comandante Eterno Hugo Chávez (GC-24), aunque originalmente se le asignó el de Tamanaco.

Nueve años de negociaciones

Desde 2005 la Armada venezolana ha venido negociando con astilleros españoles distintos proyectos; sin embargo, salvo el de la construcción de los ocho buques patrulleros, ninguno se ha concretado.

En octubre de 2005, la Armada venezolana y los astilleros gallegos Rodman Polyships, S.A.U., establecieron una alianza para la fabricación en Venezuela de cerca de medio centenar de embarcaciones de patrullaje, modelos R-55, R-66 y R-101. Además, estaba prevista la compra de unidades construidas en España. Tras años de negociaciones, los convenios no llegaron a materializarse y los patrulleros requeridos están siendo construidos por el grupo holandés Damen.

Años después, trascendió sobre conversaciones en marcha para la construcción de distintos tipos de barcos para la Armada del país suramericano. Entre otros, dos buques sísmicos, para la propensión de petróleo en el fondo marino, y tres buques oceanográficos, uno con casco reforzado y capacidad para el embarque de helicópteros, para expediciones antárticas. Además, uno de los astilleros involucrados anunció el interés venezolano en un “buque de acción humanitaria”, eufemismo para referirse a un buque de asalto anfibio tipo Landing Helicopter Dock (LHD) o Landing Platform Dock (LDH). Específicamente, las gestiones se adelantaron con Factorías Vulcano y Navantia, sin ningún resultado.

En fechas más recientes, Navantia se ha referido, en distintas oportunidades, a negociaciones para la construcción de dos patrulleros tipo Avante 2400 y dos tipo Avante 1400 adicionales a los encargados en noviembre de 2005, así como la de un buque oceanográfico y un dique flotante. También se ha incluido el tema de la modernización del buque oceanográfico Punta Brava (BO-11).

Respecto a las obligaciones pendientes de Navantia con la Armada de Venezuela, destaca, en primer término, la culminación del ensamblaje del patrullero Hugo Chávez, cuya entrega está prevista para diciembre de 2015. En segundo término, el contrato suscrito con la empresa brasileña Ecovix-Engevix, para el asesoramiento técnico en los trabajos de montaje y puesta en marcha de los sistemas de propulsión, generación y automación del patrullero Warao, que sufrió graves daños al encallar en la costa de Brasil, en agosto de 2012. Además, Navantia suministrará los equipos de los sistemas de propulsión, generación de energía, y sistema de control de plataforma del buque venezolano, que está siendo reparado en el Arsenal de Marina de Río de Janeiro.

Actualmente, la Armada de Venezuela contempla la incorporación de más de noventa embarcaciones de alto, mediano y bajo porte, con la intención de que muchas de ellas sean construidas en Venezuela. En tal sentido, es importante recordar lo expresado por la entonces ministra de la Defensa de Venezuela, almirante en jefe Carmen Meléndez Rivas, durante el bautizo, en julio pasado, del patrullero Hugo Chávez: “[Este buque] será la punta de lanza para las futuras embarcaciones que se construirán en Dianca tras la transferencia tecnológica recibida por parte de la empresa española” Navantia.

Foto: Armada de Venezuela

CARLOS E. HERNÁNDEZ es Abogado por la Universidad Central de Venezuela (UCV) con estudios de postgrado y especialización en desarrollo económico e integración latinoamericana (UCV e Intal, Buenos Aires). Egresado del Center for Hemispheric Defense Studies de la National Defense University (Washington, D.C.). Colaborador de Notitarde (Venezuela). Autor de libros y artículos en materia de seguridad y defensa, miembro de Red de Seguridad y Defensa de América Latina (Resdal) y corresponsal de INFODEFENSA.COM en Venezuela.

@ Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.



Recomendamos


Lo más visto