Armamento centroamericano ilegal abastece a narcos mexicanos
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Defensa >

Armamento centroamericano ilegal abastece a narcos mexicanos

NarcotraficoRecurso
|

(Infodefensa.com) Por A. López, San Salvador – El mercado negro estaría abasteciendo de armas centroamericanas a los narcos mexicanos que mantienen una guerra contra el Ejército azteca; una batalla recrudecida desde hace varios años con la ofensiva emprendida por el presidente mexicano Felipe Calderón, al menos desde 2006. En los últimos meses, cables revelados por WikiLeaks han relacionado armamento decomisado a narcotraficantes en México con dos países centroamericanos: El Salvador y Honduras.

A finales de abril, las autoridades fiscales hondureñas confirmaron que se citará a los máximos jefes militares de ese país centroamericano para que declaren al respecto, según informó esta semana el periódico hondureño La Tribuna. El Ministerio Público citará al ministro de Defensa hondureño, Marlon Pascua, y al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Honduras, general René Osorio, para que rindan declaración sobre el extravío de armas en su territorio y que aparecieron en Colombia y México, según publicaciones de WikiLeaks. Varias armas que se encontraban en depósito en el Batallón de Naco, Cortés, fueron extraviadas en 2007.

La coordinadora regional del Ministerio Público hondureño, Marlen Banegas, informó que se ha solicitado a través de una asistencia judicial al Ministerio Público de Guatemala, Costa Rica y El Salvador, alguna otra información que sirva para ampliar la investigación y buscar a los responsables del hecho.

Señaló que se han llevado a cabo reuniones con la Fiscalía de Lucha Contra el Crimen Organizado en San Pedro Sula y Tegucigalpa, para que inicien de inmediato la identificación y localización de esas armas y establecer su paradero de forma fehaciente.

Informó que aún no hay veracidad sobre la información de que el armamento que estaba en “depósito”, en una bodega del Comando de Apoyo Logístico del Ejército (CALE) de Naco, Cortés, Honduras, propiedad de la empresa panameña Longlanc Interprises, de donde se extraviaron en 2007, estaría en manos de narcotraficantes.

Solamente podrá concluirse luego de que tengan un informe oficial, ya que un arma de fuego es fácil de identificarla por serie, calibre, marca de fábrica, por lo tanto se tiene que tener datos más específicos para poder establecer la situación y llegar a esa conclusión.

A pesar de la citación de los altos jefes militares hondureños, Banegas reconoció a La Tribuna que tiene claro que siempre en toda institución del Estado, hay más de una o dos personas involucradas o infiltradas, que puedan servir como enlace de mecanismo en apoyo a las organizaciones criminales.

Según el cable de WikiLeaks, el 9 de julio de 2008 la Agencia de Defensa en Inteligencia (DIA) publicó un informe donde revelaba que tres armas ligeras antitanques fueron recuperadas en la ciudad de México, en enero del mismo año, y una más fue encontrada en ciudad Juárez, México, en abril, también del 2008. Seis armas más fueron localizadas en la isla de San Andrés, Colombia, en marzo de 2008.

La misma fuente agrega que el análisis de las marcas de fábrica del lote y de los números de serie, pesquisa realizada por la División de Identificación Militar de la DIA, indican que estas armas fueron parte de un envío de 50 unidades facilitadas al Segundo Batallón de Infantería de Honduras, como un elemento de adiestramiento de las Tropas Especializadas en Selvas y Operaciones Nocturnas (TESON).

Las armas fueron transferidas inicialmente a Honduras en 1992, como parte de un programa estadounidense de ventas militares al extranjero. En abril de 2008, una investigación realizada por los militares hondureños reveló que el Segundo Batallón de Infantería, en su rama de formación TESON, no podía responder por el paradero de 26 de las 50 armas.

Por su parte, a inicios de marzo anterior, autoridades salvadoreñas afirmaron que colaborarán con sus pares mexicanos si solicitan oficialmente una investigación sobre las armas decomisadas a narcotraficantes mexicanos, que supuestamente pertenecían al Ejército de El Salvador, informó Efe.

El fiscal general salvadoreño, Romeo Barahona, dijo al diario salvadoreño La Prensa Gráfica que esperaba que las autoridades mexicanas “pidan la colaboración (...) a través de la Procuraduría” para indagar sobre granadas y proyectiles supuestamente usados en ataques perpetrados por narcos en México.

Según un cable filtrado por WikiLeaks y difundido previamente por la prensa local salvadoreña, estas armas habían sido vendidas al Ejército salvadoreño por Estados Unidos en la década del 90, y fueron empleadas en al menos dos ataques en territorio mexicano.

“Ese tipo de delito es federal y es la Procuraduría la que investiga a través de los tratados. No sería la Fiscalía la que acá inicie una investigación”, explicó al respecto el funcionario salvadoreño.

El subdirector de Investigaciones de la Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador, Howard Coto, aseguró que “la participación de la Policía es posible” siempre y cuando la Fiscalía salvadoreña “tome la decisión de abrir una investigación”.

La versión periodística sobre el documento revelado por WikiLeaks detalla que las balas y granadas utilizadas en un ataque contra la sede consular de Estados Unidos en Monterrey, Nuevo León, el 11 de octubre de 2008, y en otra agresión contra la empresa Televisa, el 6 de enero de 2009, eran de “uso privativo del Ejército” salvadoreño.

El consulado estadounidense en Monterrey habría enviado un informe al Gobierno central de su país donde se concluye que los ataques fueron cometidos con armamento que usaron los militares salvadoreños.

Las autoridades de El Salvador han permanecido atentas a la presencia en su territorio de los Zetas, un grupo delictivo conformado por ex militares mexicanos de élite y considerado uno de los más violentos del continente.

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, dijo a finales de febrero que América debe crear un frente común para combatir al narcotráfico, pues es un problema no exclusivo de los centroamericanos, “también es de los colombianos, de los mexicanos y de Estados Unidos”.

El ministro de la Defensa de El Salvador, general David Munguía Payés, declaró más recientemente que los Zetas han hecho intentos por establecerse en territorio salvadoreño, pero “solo han realizado exploraciones”, nada concreto que ya exista una célula en el país centroamericano.



Recomendamos