menú responsive
ESPAÑA | Armada
-/5 | 0 votos

Reportaje Infodefensa

M-34 Turia, varado por recuperar un UUV

El cazaminas M-34 Turia. Foto: Armada española.

El cazaminas M-34 Turia. Foto: Armada española.

28/08/2019 | Madrid

N.G. Pandavenes

Aunque todavía se desconocen los pormenores, el cazaminas M-34 Turia de la Armada española encalló mientras trabajaba en la recuperación de uno de sus Unmanned Underwater Vehicles (UUV), con el que se buscaban restos del C-101 del Ejército del Aire que cayó a la mar el día anterior (lunes) en el mismo punto.

El sistema en cuestión es un Pluto Plus, uno de los dos UUV, junto con el Minesniper, con los que cuenta cada uno de los seis buques de la clase Segura para detectar y eliminar minas.

pluto plus idroboticaEl Pluto Plus es un UUV de 320 kilos de peso fabricado por Idrobotica (anterior Gaymarine) que funciona con baterías y tiene una autonomía de entre dos y seis horas. Con sus más dos metros de eslora, admite cargas de hasta 100 kilos y puede sumergirse hasta los 400 metros a una velocidad máxima de seis nudos.

El vehículo es guiado por un cable umbilical de fibra óptica de 2.000 metros, que lo mantiene conectado con el operador y a través del que transmite en tiempo real la información recogida por sus sensores.

El mayor peligro del manejo de estas unidades, más allá del lógico acercamiento y eliminación de una mina, es precisamente el control de ese cable de datos y su posible interacción con objetos sumergidos o con el propio buque y sus propulsores, sobre todo en condiciones metereológicas adversas. En esa ocasión, lo único que ha trascendido es que el Pulto "se perdió", según la Armada, y fue en las labores de recuperación del UUV cuando encalló el buque.

MinesniperEl Minesniper, al contrario que el Pluto, es un vehículo de un solo uso diseñado para dirigirse hacia una mina para detonarla por contacto. Tiene una autonomía de tres horas y alcanza los 15 nudos. Está fabricado por Kongsberg.

 

La Armada amplía sus efectivos en la zona

La mejora de las condiciones metereológicas ha permitido a la Armada enviar otros dos cazaminas a la zona, el Sella y el Tambre, para apoyar las labores de búsqueda del C-101. Además, los buceadores que trabajan en la recuperación del Turia han podido sumergirse para evaluar los daños y empezar a extraer el combustible en prevención de posibles fugas. En la recuperación del Turia también trabaja el buque de salvamento Neptuno. (Ver vídeo de Telecartagena)

Según ha explicado la Armada, el cazaminas tiene inundados "varios compartimentos" como consecuencia de la apertura de una vía de agua en el casco.

Los cascos de la clase Segura son precisamente una de sus características identificativas, ya que han sido construidos con plástico reforzado con fibra de vídrio con el fin de evitar la atracción magnética de las minas sin perder por ello resistencia a las explosiones.

Esa misma reducción de la firma electromagnética también se tuvo en cuenta a la hora de diseñar los motores que, además, son sumamente silenciosos. La firma acústica no solo se ataja en el diseño, sino que además están aislados y ubicados sobre la línea de flotación para que hagan aún menos ruido.

Otra característica de estos busque es que su sistema de propulsión, en vez de hélices, cuenta con dos impulsores cicloidales (propulsores Voith Schneider) capaces de girar sobre su eje, lo que da una maniobrabilidad excepcional.

 

Unos buques en pleno proceso de modernización

El año pasado el Ministerio de Defensa aprobó una partida de más de ocho millones de euros para actualizar los buques de esta clase. El contrato fue adjudicado a Navantia, que trabajará en las plataformas hasta 2021, fecha tope de la modernización.

Navantia es precisamente la propietaria de los astilleros de Cartagena donde se construyeron los cazaminas de la clase Segura a la que pertenece el Turia. Su diseño se basó en la clase Shandown británica y fueron construidos para la Armada española en los años 90 como parte del denominado Plan de Alta Mar, puesto en marcha por el PSOE a finales de los 80.

Los buques fueron entregados en dos fases, una inicial con cuatro unidades de las que el Turia fue la última, y otra con dos unidades más. El plan contemplaba una tercera entrega de otras dos unidades más que finalmente nunca se ejecutó.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje