menú responsive
ESPAÑA | Personas
-/5 | 0 votos

Entrevista Infodefensa.com

Gral. Monforte (INTA): "El 8x8 va a ser un paso de calidad por lo que lleva dentro"


Entrevista al responsable de la Subdirección General de Sistemas Terrestre del INTA, GD Manfredo Monforte


19/11/2019 | Madrid

T. Ojeda Bermúdez

Manfredo Monforte Moreno es general de división y el actual responsable de la Subdirección General de Sistemas Terrestres del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA). De padre militar, su entrada en el Ejército de Tierra fue vocacional, nunca se planteó opositar en Aire o en la Armada. Sobre ser general afirma que no es un premio, ni fue una meta a conseguir, sino una responsabilidad, la de tener más poder para usarlo en beneficio de la institución.

Monforte cierra en diciembre su etapa en el INTA. Ahora “toca cambiar el paso”, dice. El general deja atrás de un vistazo 45 años de carrera y lo hace con la perspectiva puesta en el futuro. Por fin tendrá tiempo para otras pasiones, como escribir o la fotografía, que comparte con su mujer en perfecta simbiosis. "Ella tiene el gusto y yo la técnica”, sonríe.

Infodefensa.com ha querido charlar con este militar sobre su trayectoria, sobre los programas en los que ha estado involucrado y sobre los retos que deja a su sucesora. Nos hace un repaso completo pero antes aprovecha para culpar a su equipo de cualquier de sus éxitos.

De todos los proyectos que ha liderado durante su etapa en el INTA, ¿cuál subrayaría?

Cuando el Instituto Tecnológico de la Marañosa (ITM) se vió absorbido por el actual INTA supuso un proceso muy complejo, y estoy orgulloso de no haber sucumbido a él y haberlo llevado a término correctamente. Gracias a ese cambio hemos pasado de tener 0 a 43 proyectos de I+D y hemos conseguido abrir convenios con industria y con universidad. Otro de los principales retos ha sido traer a La Marañosa el centro de monitorización de Galileo. Ha costado un esfuerzo tremendo pero ya está funcionando. Además, está la segunda fase, que se desarrollará en un edificio que estamos culminando ahora.

¿Cómo cree que se ve en la calle la llegada de este centro a España?

La presencia que va teniendo España en el mundo aeroespacial es tremenda. Y el hecho de que el centro de monitorización de Galileo venga a España, con motivo del Brexit ha sido un aldabonazo para situar a nuestro país en el primer nivel europeo en el tema aeroespacial. Aunque todavía no esté completo y falten cuatro satélites por lanzar, creo que este proyecto supondrá grandes oportunidades de negocio para la industria nacional de alta especialización durante los próximos 20 o 30 años. Es un salto de calidad.

El INTA trabaja con muchos "clientes" distintos, ¿cuál es el prioritario?

El cliente prioritario son las Fuerzas Armadas, básicamente porque no tienen otros laboratorios de referencia. Si tienen que hacer cualquier prueba, vienen a nosotros. No obstante la industria tiene mucha actividad aquí dentro. En este momento estamos probando unas protecciones balísticas laterales para los chalecos antibalas. También unos trajes NBQ para empresas como Fecsa o Iturri. Trabajamos para Medicos sin fronteras, para la ONU e incluso colaboramos con la construcción del tren de la Meca a Medina, haciendo una serie de ensayos para ver los efectos del polvo y la arena sobre sus equipos. En resúmen, trabajamos para todo aquel que se acerca con una necesidad específica. La industria tiene aquí su casa. La simbiosis que tiene que haber entre la industria nacional, Fuerzas Armadas y órgano técnico, que en este caso es el INTA, nos exige trabajar conjuntamente. Codo con codo, siempre.

¿Entonces el instituto está abierto a la cooperación internacional?

Absolutamente, colaboramos constantemente con empresas extranjeras. Sobre todo nuestro campo es Sudamérica. Sin ir más lejos nuestro laboratorio de verificación de armas químicas será el laboratorio de cabecera de todos los que tenemos en América Latina y Caribe. Entre nuestros proyectos internacionales está nuestro curso anual financiado por la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (Opaq) y el proyecto actual de organización de una red de laboratorios a nivel Latinoamérica y Caribe. Eso se hace desde aquí y ya supone internacionalizar el centro.

El INTA también se encargará de probar el futuro VCR 8x8, ¿qué opina de las prórrogas?

En un sistema tan complejo, las prisas no son aconsejables. Yo entiendo que el Ejército tiene una necesidad porque llevamos desde casi el siglo pasado pidiendo un vehículo que sustituya al VMR actual, que ya se ha quedado obsoleto. Entonces, cuando el Ejército ha conseguido los fondos para satisfacer esa necesidad ha pasado mucho tiempo, así que no me extraña que los operativos exijan tenerlo lo antes posible.

Usted es ingeniero de sistemas, ¿los plazos eran los adecuados?

Yo no estoy en el programa, eso depende de la DGAM y de la industria, fundamentalmente de General Dynamics, Sapa e Indra. Pero como ingeniero de sistemas te puedo decir que se ha pecado de optimismo en cuanto a los plazos. El sistema del 8x8 es muy complejo, no se trata solo de movilidad, sino toda la cadena cinemática (motor, transmisión, dirección, frenos) que es nueva y binaria, lo que significa que funciona por software. Por otro lado está el sistema de armas, donde hay hasta cinco tipos de torres en evaluación. Se trata de un proyecto muy complejo por lo que a mi no me han extrañado los retrasos. Quizá, los plazos que salieron en un principio eran demasiado optimistas. Yo soy ingeniero en sistemas y creo que se ha pecado de optimismo.

¿El 8x8 va a suponer un antes y un después?

El 8x8 va a ser un paso de calidad, pero no solo por la apariencia del vehículo en sí, sino por lo que lleva dentro; el sistema de información de batalla (Battle Management System), que ya está operativo en el carro de combate, la conciencia situacional y la forma de combatir, que van a ser totalmente distintos a lo que conocemos. Además, hay que pensar en la segunda fase, que es el vehículo 8x8 autónomo, no tiene por qué ir tripulado. Actualmente estamos trabajando en el desarrollo de vehículos autónomos que se sigan unos a otros. Hay mucho trabajo que hacer en un sistema que va a estar en servicio 30 años, por lo menos.

De cara a la nueva dirección del INTA, ¿cuáles son los retos?

El reto principal es lograr mantener la motivación para terminar los proyectos en marcha. Teniendo en cuenta que algunos no acabarán porque en I+D+I no todos los proyectos son de éxito cierto, algunos hay que cortarlos porque se prevé que no alcanzarán los objetivos. También está el reto de preservar un ambiente sano entre los departamentos, aunque creo que quien venga lo tendrá fácil porque hay un buen equipo. Tendrá un equipo fenomenal.

 

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje