menú responsive
ESPAÑA | Aire
-/5 | 0 votos

La causa se reabre tras dos años paralizada

Ocho mandos del Ejército del Aire, investigados por el accidente de un caza F-5 en 2012

Caza F5. Foto: Ejército del Aire

Caza F5. Foto: Ejército del Aire

01/06/2021 | Madrid

El titular del Juzgado Togado Militar Central número 2 ha reabierto, después de dos años paralizada, la investigación por el accidente de un caza F-5 del Ejército del Aire el 2 de noviembre de 2012 en la base aérea de Talavera la Real, que se saldó con la muerte del piloto instructor -comandante Ángel Álvarez- y provocó secuelas muy graves en su alférez alumno -Sergio Santamaría-.

El juez ha citado como investigados a ocho mandos del Ejército del Aire; dos coroneles, tres tenientes coroneles, dos comandantes y un teniente. El avión sufrió una avería antes del accidente y estuvo sobrevolando la base extremeña durante casi 18 minutos, sin embargo, el comandante Álvarez, en lugar de apretar el botón de eyección, trató de aterrizar de emergencia. Al final, el piloto no pudo controlar la aeronave en la maniobra de aproximación a la base y el avión acabó estrellándose antes de llegar a la pista.

El centro de operaciones de la base siguió de cerca los problemas del aparato, pero ningún de los que monitorizaron el vuelo de instrucción desde tierra transmitió al comandante que desistiera de intentar la maniobra de aterrizaje.

La investigación posterior evidenció en primera instancia que el disco rotor de turbina se rompió poco después del despegue, lo que fue determinante en el fatal desenlace. La titular del Juzgado Militar Territorial número 12, comandante Moncada, refleja en un auto de 274 páginas varias irregularidades detectadas durante la instrucción, según publica el diario El País.

El jefe del taller no procedió al cambio de la pieza que excedía el límite de vida útil establecido, mientras el comandante, según el informe, no efectuó tras detectar el fallo una prueba de controlabilidad, que hubiera puesto de reflejo que el caza no estaba en condiciones de aterrizar.

La investigación también determinó que el instructor fallecido tenía la máxima calificación a pesar de que le faltaban misiones tanto en vuelo como en simulador y recoge que, después del accidente, la operación de rescate fue desastrosa. El personal aplicó el líquido extintor en el sitio equivocado, lo que provocó que el comandante, que estaba aun vivo, se eyectara y chocara contra un vehículo falleciendo en el acto.

Entre los mandos del Ejército del Aire citados están los responsables del mantenimiento del avión y del servicio de bomberos, el entonces coronel jefe de la base y el secretario del Mando de Personal.

Como publicó Infodefensa.com, este proceso judicial abierto después del siniestro reveló deficiencias en el mantenimiento de los motores J85 de estas aeronaves que, según explicó el Ejército del Aire, fueron subsanados mediante profundas revisiones en los aviones durante los últimos años.

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje