menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Al menos dos ataques, según las fuerzas del país

Israel estrena en combate el F-35

Avión de combate F-35 israelí. Foto: Lockheed Martin

Avión de combate F-35 israelí. Foto: Lockheed Martin

25/05/2018 | Tel Aviv

Infodefensa.com

En adelante Lockheed Martin ya puede incluir la expresión “probado en combate” entre las características de sus F-35. Las Fuerzas de Defensa de Israel anunciaron el martes que son “los primeros en el mundo en emplear aviones F-35 en operaciones”. El general Amikam Nirkin, que ha sido el encargado de revelar esta información a un nutrido grupo de jefes de Fuerzas Aéreas de todo el mundo, durante una convención internacional que tiene lugar estos días en Israel, ha mostrado imágenes del vuelo de aviones F-35 de su país sobre Beirut como ilustración de su anuncio.

La identidad de los países participantes en el foro internacional de fuerzas aéreas no ha sido revelada para respetar a aquellos que no quieren que se conozcan sus relaciones con Tel Aviv. Sí se sabe que entre ellos se encuentran representantes de Estados Unidos, Francia e Italia.

“Creo que ahora empezamos a entender el gran potencial de esta plataforma”, ha añadido. El general Nirkin, que es jefe de la aviación militar israelí, ha incidido en que la primera escuadrilla de F-35 con las que cuenta en su arsenal “está operativa y ya está sobrevolando todo Oriente Próximo”. La información divulgada explica que la Fuerza Aérea israelí ha empleado aviones de combate de quinta generación en dos ataques diferentes en al menos dos ocasiones. Aparte de esto no han se han difundido muchos más detalles de cómo han sido empleados concretamente los aparatos en sus primeras operaciones de combate reales, de acuerdo con Israel.

El F-35 es el producto de un proyecto liderado por EEUU al que también se unieron Gran Bretaña, Italia, Holanda, Australia, Dinamarca, Noruega, Turquía y Canadá. Se trata del programa de desarrollo militar más caro de la historia. La industria israelí también participa en el programa de este avión, principalmente a través de la construcción de las alas de los F-35A –variante de despegue y aterrizaje convencional, que es la que ha encargado Tel Aviv– por parte de la compañía Israel Aerspace Industries (IAI); el sistema de visualización montado en el casco del piloto Generation III, de Elbit Systems, y la producción de componentes compuestos del fuselaje a cargo de la filial de esta última Elbit Systems-Cyclone.

 

Ampliación del pedido inicial

El año pasado trascendió que el precio de cada F-35 supera los 200 millones de dólares, a pesar de los intentos del Pentágono por bajar a 80 millones de dólares el valor de al menos cada F-35A (variante convencional y más barata del aparato). Está previsto fabricar un total de 2.500 unidades de las tres variantes desarrolladas (A, B y C).

De esa cantidad, Israel ha encargado hasta ahora 50 unidades, después de que a finales de 2016 añadiese 17 aviones más a su paquete ya solicitado de 33 aparatos. Con estos aviones el país pretende asegurar su propia existencia durante décadas, de acuerdo con las palabras pronunciadas por el primer ministro Benjamín Netanyahu tras la ampliación del pedido.

Meses antes, a principios de 2016, el país llegó a replantearse la compra de estos aparatos por algunos problemas en su capacidades y las dificultades que Estados Unidos planteaba a Tel Aviv para compartir el código fuente de los cazas, un punto esencial para que los israelíes puedan realizar las modificaciones que consideren oportunas según sus necesidades, como informó entonces Infodefensa.com desde el propio país.

Los F-35 encargados por Israel, de los que de momento ha recibido nueve unidades, son todos de la versión A, que es la más ligera y ágil. Se trata de una variante preparada para el despegue y el aterrizaje convencional (CTOL) en pistas habituales, y con la que se pretende sustituir a los aviones F-16 y A-10.

Tel Aviv también se interesó en su momento por la variante F-35B, ya que está planteada para realizar despegues cortos y aterrizajes verticales (STVOL) y, en caso de necesidad, incluso es capaz de despegar verticalmente (VTO), lo que resulta muy útil a Israel en caso de que durante una guerra sus pistas de aterrizaje quedasen inservibles por ataques enemigos. Esta versión es la que sustituirá a los cazas Harrier, como los que en una variante más antigua que los actuales empleó Reino Unido desde portaaeronaves en la Guerra de las Malvinas y actualmente utiliza España desplegados desde su buque LHD Juan Carlos I.

Finalmente, el F-35C es una versión naval preparada para operar en grandes portaaviones, desde donde despega con ayuda de catapultas y aterriza en un corto espacio gracias a su resistente tren de aterrizaje y al gancho trasero con el que atrapa un cable de frenado anclado al buque. El F-35C, que está diseñado con alas de mayor tamaño y plegables, está pensado para sustituir al caza naval Boeing F/A-18 Super Hornet.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje