menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Contrato valorado en 140 millones d edólares

Hungría encarga a Rheinmetall protección activa para sus blindados Lynx

210521 blindado Lynx KF 41 4 (rheinmetall)

24/05/2021 | Berlín

Infodefensa.com

Hungría protegerá los más de dos centenares de vehículos de combate blindados de infantería Lynx que encargó el año pasado con sistemas Strike Shield Hard-Kill. Se trata de un equipamiento fabricado por la compañía alemana Rheimetall, la misma a la que ha contratado la construcción de los vehículos.

El Strike Shield es la tercera y última generación de la tecnología Active Defense System (ADS) de Rheinmetall, una variante específica de Hard-kill APS. Se trata de un sistema distribuido cuyos sensores y contramedidas están integrados en los contornos de todo el vehículo. Entre otras mejoras citadas por su fabricante, el Strike Shield tiene  las emisiones más bajas en el espectro electromagnético del mercado, y también el tiempo de reacción más rápido en situaciones de emboscada y múltiples impactos. El sistema está capacitado para proteger al vehículo de amenazas de ojivas con carga hueca, como cohetes o misiles. El Strike Shield neutraliza los proyectiles entrantes antes de que golpeen la plataforma.

El pedido húngaro de este sistema, que forma parte del catálogo de Rheinmetall desde 2006, asciende a 140 millones de euros. El comunicado emitido por el fabricante sobre esta compra explica que la elección del Strike Shield por parte de Hungría “fue impulsada por el compromiso del miembro de la OTAN de participar en misiones exigentes donde los modernos sistemas de armas antitanques presentan una peligrosa amenaza para sus propias fuerzas”.

Cliente de lanzamiento

 

El StrikeShield APS se integrará mecánicamente en las placas del blindaje híbrido de los vehículos. En lugar de los módulos de blindaje adicionales pasivos convencionales, la plataforma contará con paneles de blindaje pasivo espaciados que incorporan los componentes del APS entre una capa exterior y los paneles interiores montados en el casco del vehículo.

Budapest y Rheinmetall sellaron el pasado verano la compra de más de 200 vehículos de combate de infantería Lynx KF41 y nueve blindados de recuperación Buffalo por 2.000 millones de euros. Con esta adquisición Hungría se convirtió en el cliente de lanzamiento de la nueva plataforma.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje