La Fuerza Aérea Mexicana desarrolla un dron para adiestramiento
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Aire >

La Fuerza Aérea Mexicana desarrolla un dron para adiestramiento

Imagen de uno de los vehículos aéreos no tripulados mexicanos. Imagen: JAQC.
|

El Grupo de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Fuerza Aérea Mexicana lleva a cabo el diseño y construcción de un sistema aéreo no tripulado (SANT) para adiestramiento bajo el Programa A022, en colaboración con la Universidad Aeronáutica en Querétaro y el Centro de Investigaciones en Óptica A.C. del Conacyt, que se encarga del desarrollo de servicios tecnológicos en visión y procesamiento digital de imágenes además de tecnología láser.

El desarrollo también cuenta con el apoyo de instituciones educativas de nivel superior públicas aledañas a la Base Aérea de Santa Lucía, con el objeto de generar la base de conocimiento que permita contar de manera inicial con un sistema para adiestramiento y, a mediano plaz,o con la implementación de una línea-base tecnológica en materia de aeronaves no tripuladas. El objetivo es alcanzar desarrollos futuros en materia aeronáutica y fomentar la formación de recursos humanos altamente calificados, reduciendo la dependencia tecnológica con el extranjero, así como los costos de operación y mantenimiento.

La fabricación y diseño es realizado por un equipo multidisciplinario de ingenieros y técnicos pertenecientes a la fuerza aérea, así como el personal de investigación y estudiantes de las diferentes instituciones educativas, constituido por una aeronave fabricada en materiales compuestos, un sistema de piloto automático y su estación terrestre.

Un diseño para México

El diseño aerodinámico de la aeronave se realizó conforme a la orografía mexicana. Para su fabricación se utilizan materiales compuestos obteniendo ventajas como menor peso y resistencia además del fácil reemplazo de los componentes estructurales. El sistema de piloto automático vigila el estado de la aeronave y revisa las superficies de control a través de servomecanismos, además de comunicarse con una estación terrena de forma bidireccional, con el objeto de enviar la información de vuelo y recibir las instrucciones desde tierra, a fin de establecer una trayectoria mediante la observación de la actitud de vuelo, altitud y velocidad.

La estación terrena está compuesta de una computadora portátil y un software, para llevar a cabo el control de forma manual o de forma automática. El sistema de comunicaciones cuenta con un sistema secundario de enlace de radio frecuencia hacia las superficies de control y la estación.

El desarrollo de este sistema aéreo no tripulado ha significado innovación a bajo costo, con la participación de diversas instituciones mediante la integración de tecnología nacional e internacional.

Es de recordar que, desde el año 2009, la Fuerza Aérea Mexicana ha operado diversos vehículos aéreos no tripulados de nueva tecnología, con altos costos en mantenimiento y adiestramiento del personal además de dependencia tecnológica.



Recomendamos