Análisis del Top 100 de empresas de Defensa
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
La Ventana >

Análisis del Top 100 de empresas de Defensa

|

Los listados de las principales empresas de defensa por volumen de facturación que publican medios especializados ofrecen información interesante, aunque deben tomarse con cautela. Sirva esta salvaguarda para decir que los últimos rankings de las 100 empresas principales de defensa merecen una reflexión.

Sobre un total de facturación global de 524.000 millones de dólares en 2019, el 75% se concentra en 25 empresas, de las que 10 son norteamericanas y 8 chinas. El mercado mundial sigue dominado por empresas norteamericanas. Las cinco grandes suman aproximadamente un tercio del total de facturación. Solo el volumen de Lockheed Martin, casi un 11% del total, equivale al de todas las empresas que están en la segunda mitad de la tabla. Además de los cinco gigantes norteamericanos, solo dos empresas superan los 20.000 millones de dólares, la china AIC y BAE.

En el rango de facturación entre 10 y 20.000 millones de dólares hay ocho empresas, de las que dos son norteamericanas, dos europeas (Airbus y Leonardo) y cuatro chinas. Entre los 5 y 10.000 millones de dólares están un total de 11 empresas, de las que cuatro son norteamericanas y tres chinas. En este segmento aparece la mayor empresa rusa, junto con Mitshubishi de Japón y las francesas Thales y Dassault. Por debajo de los 5.000 y hasta los 1.000 millones de dólares se concentra el mayor número de empresas, un total de 48. Es en este segmento donde se sitúa el mayor número de empresas de la UE, un total de siete, casi todas francesas o alemanas con las excepciones de Saab y Fincantieri.

El peso de la UE sería del 12% del total, solo ligeramente por encima del volumen de Lockheed Martin. Las empresas francesas representarían el 41% del total de la Unión, las italianas el 21 y las alemanas el 11. Entre los tres casi tres cuartas partes del total UE. Airbus supone otro 18% de la aportación de la Unión y el resto se repartiría entre Saab, John Cockerill, Patria e Indra.

Los fabricantes occidentales siguen dominando el mercado. Las empresas europeas y norteamericanas facturarían el 73% del total. Por su parte las anglosajonas, sumando norteamericanas con británicas, canadienses y australianas, llegarían a casi dos tercios del total. Pero cada vez aparecen con más fuerza China, con un 18% del total, y otros actores. Japón lleva unos años potenciando sus capacidades de industria de defensa y ha conseguido recientemente su primer contrato exterior en Filipinas. Corea ha conseguido entrar en el mercado europeo. India ha publicado una estrategia específica para potenciar su industria de defensa. Turquía cuenta con siete empresas en el ranking con un volumen total de unos 6.200 millones de dólares.

¿Son significativos estos datos para establecer el peso de los países en el mercado mundial? Entendemos que aportan información relevante pero tienen sus lagunas y hay ausencias significativas. Sin embargo, permiten evaluar las posiciones de partida para afrontar los efectos de la Covid. Los sectores más fragmentados y con menos fortaleza financiera como pueden ser el europeo, y especialmente el español, se verán afectados.

Pero también lo serán los grandes integradores por los efectos en sus respectivas cadenas de suministro. Un factor que puede tener impacto diferente sobre las empresas occidentales de capital privado, del que puede tener sobre las que tienen mayor intervención pública (China, Rusia o Turquía). Dependerá en buena medida de las respuestas políticas.

El mercado post Covid puede alterar el peso relativo de la industria de defensa de la Unión Europea en el conjunto del sector mundial. La presencia de campeones nacionales franceses, alemanes e italianos es resultado de políticas específicas planteadas durante décadas y con continuidad. El camino español ha sido diferente y se ha basado en la diversificación, la especialización y el impulso privado apoyado por políticas públicas de participación en grandes programas de defensa.

Tenemos un sector más fragmentado pero con un peso significativo que no se refleja en los rankings. El análisis individual de las empresas presenta un panorama engañoso del sector español que, en conjunto, ha sido protagonista entre los exportadores en los últimos años. Quizás, la ausencia de grandes actores muestre la importancia que tiene para España promover la cooperación y la colaboración para compensar el menor tamaño de las partes en un sector que conforma un todo complementario.



Recomendamos