El gasto en defensa de la UE es cada vez menos colaborativo
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Defensa >
EDA

El gasto en defensa de la UE es cada vez menos colaborativo

Pese a la política de mayor confluencia, en 2020 los Estados miembros realizaron solo el 11% de su adquisición de equipos en cooperación con otros
Caída de la adquisición colaborativa de equipamiento militar en la UE en 2020 respecto a 2019. Gráfico EDA
Caída de la adquisición colaborativa de equipamiento militar en la UE en 2020 respecto a 2019. Gráfico EDA
|

Las importantes medidas comprometidas por los miembros de la Unión Europea (UE) para coordinar sus esfuerzos militares aún no han dado sus frutos. Al contrario, el gasto colaborativo de los 27 países sigue en un descenso “particularmente preocupante”, en palabras del director ejecutivo de la Agencia Europea de Defensa (EDA), Jiří Šedivý, que el año pasado ya advirtió de esta “caída” en similares términos.

A pesar del aumento sostenido del gasto total en defensa, que lleva seis años de incrementos, el gasto en defensa colaborativo ha seguido con una tendencia a la baja. En 2020, los Estados miembros gastaron un total de 4.100 millones de euros en la adquisición de nuevos equipos en cooperación con otros, lo que supone una caída del 13% en comparación con 2019. Los datos presentados por los ministerios de Defensa de los países miembros a la EDA muestran una reducción significativa en la adquisición de equipos de defensa colaborativa europea desde 2016. Los Estados miembros realizaron solo el 11% de su adquisición total de equipos en cooperación con otros, de acuerdo con el informe anual sobre gastos en defensa presentado por la EDA

La entrada en vigor este año por primera vez del Fondo Europeo de Defensa, que equivale a un primer presupuesto militar conjunto, junto a los llamados proyectos Pesco (acrónimo en inglés de evaluación anual coordinada sobre defensa) o CARD (siglas en inglés de revisión anual coordinada de defensa), aún no se han dejado sentir suficientemente en la cooperación europea en materia de defensa. Pese a ello, Šedivý encuentra “motivos para ser optimistas de que esta tendencia se invertirá en los próximos años a medida que maduren los proyectos de la Pesco, se avancen las áreas de enfoque de CARD y se lance el Fondo Europeo de Defensa”, cuyo periodo comprometido se alarga al actual periodo presupuestario europeo 2021-2027

“Motivos para ser optimistas”

“Según los datos que recibimos, la tendencia a la baja del gasto colaborativo europeo es particularmente preocupante”, afirma el director ejecutivo de la EDA. Sin embargo, añade, “hay motivos para ser optimistas de que esta tendencia se invertirá en los próximos años a medida que maduren los proyectos de Pesco, se avancen las áreas de enfoque de CARD y se lance el Fondo Europeo de Defensa”.

Frente a la involución registrada, Šedivý se muestra “convencido de que gastar mejor significa gastar juntos”. A su juicio, “ha llegado el momento de que los Estados miembros muevan con firmeza la colaboración europea en materia de defensa del proceso a los proyectos”.

El máximo jefe de la EDA, el alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de SeguridadJosep Borrell, advirtió la semana pasada, durante la apertura de la conferencia anual de la agencia, la necesidad de incrementar la colaboración europea en innovación de defensa. “Necesitamos hacer mucho más juntos y tenemos que hacerlo ahora. No podemos esperar”, apuntó: “O invertimos en innovación de defensa o nos volvemos irrelevantes!”

España sí alcanza una cuota óptima en I+T

La tendencia de ejecutar proyectos de defensa predominantemente a nivel nacional en lugar de colectivamente también se aplica a las partidas de investigación y tecnología (I+T) de defensa. En concreto, en 2020 los Estados miembros gastaron 143 millones de euros en proyectos de I+T de defensa en cooperación con otros estados de la UE, lo que representa el 6% del gasto total en I+T de todos ellos. Se trata de la participación más baja registrada por EDA desde que comenzó a recopilar datos en 2005, y está muy por debajo del índice de referencia del 20%, aunque seis Estados miembros sí alcanzan esa cuota óptima: Croacia, Estonia, Italia, Polonia, Portugal y España. 




Recomendamos


Lo más visto