Tal día como hoy en 1808 José Bonaparte entra en Madrid
El mundo de ayer >
Historia militar

Tal día como hoy en 1808 José Bonaparte entra en Madrid

El rey pisaba la ciudad por primera vez sin ser consciente de la reciente derrota francesa en la batalla de Bailén
Jose bonaparte
Retrato de José Bonaparte por Joseph Flaugier
|

Tal día como hoy, 20 de julio, pero de 1808, la comitiva real de José Bonaparte entró en Madrid por la Puerta de Alcalá acompañado por un enorme contingente del ejército francés. El rey entraba en la ciudad por primera vez y fue un momento de celebración para los napoleónicos. Sin embargo, la llegada se producía solo un día después de la derrota francesa en la batalla de Bailén, noticia que Bonaparte tardó en conocer.

La comitiva real había salido de Buitrago por la mañana y fue por la tarde cuando llegaron a Chamartín. Los madrileños no recibieron Bonaparte de forma hostil, pero tampoco recibieron con jolgorio al nuevo monarca. Esta facilidad para entrar en Madrid llenó de frustración al resto de provincias. España esperaba una resistencia armada en Madrid que jamás llegó a producirse. El monarca, en cambio, sí fue recibido por los miembros del panorama político con amabilidad.

José I ofreció a su llegada distintos festejos con el fin de ganarse al pueblo madrileño. Ha trascendido mediante diferentes memorias el desinterés por los toros que tenía Bonaparte y, sin embargo, hizo organizar diferentes encuentros taurinos con entradas a precio reducido para ganarse al pueblo. Esta y otras acciones marcaron el inicio de una campaña de lavado de imagen que no duraría mucho.

Solo cinco días después de su llegada comenzaron a circular las noticias de la derrota francesa en Bailén. El todopoderoso ejército napoleónico había sido derrotado por primera vez en campo abierto. Tres días después se oficializaron los rumores, la derrota era una realidad. La posibilidad de vencer a los franceses comenzó a verse como una posibilidad por el pueblo y la aceptación de José I volvió a descender, lo que derivó en diferentes disturbios, ataques y saqueos. El monarca decidió, el 31 de julio, abandonar Madrid, una acción que fue calificada por su hermano Napoleón, como errónea y precipitada.



Recomendamos

Lo más visto