menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

Entrevista Infodefensa

O. Michel (Naval Group): "La mayoría de países de Latinoamérica tienen que renovar su flota"


El buque Tonnerre y la fragata La Fayette hacen escala en Veracruz, México


14/06/2019 | Veracruz

Carlos Heras

Olivier Michel es el vicepresidente del área latinoamericana de Naval Group, la constructora de los dos buques que hacen escala esta semana en Puerto de Veracruz como parte de la misión Jeanne d’Arc 2019. “No son solo buques escuela, son buques operacionales”, explica el ejecutivo francés en una entrevista con Infodefensa. Se refiere al portahelicópteros anfibio Tonnerre, una mole que atracó el martes por la mañana en el puerto atlántico, y a la fragata de guerra La Fayette.

El primero participó recientemente en misiones de ayuda humanitaria en Mozambique y Haití, mientras que el segundo sirve de escolta y de entrenamiento para los cadetes de tercer año de la Marina francesa. La Fayette fue el primer diseño furtivo de fragata francesa y es de 1996. El resto de fragatas de la Armada gala se construyeron a partir de ese diseño. Los directivos de Naval Group han aprovechado la escala de la misión francesa para avanzar temas de cooperación con México.

Han tenido varias reuniones con actores mexicanos.

Estamos desarrollando cooperación en varios temas. El primero es con las universidades. Hemos cerrado un acuerdo con la Universidad Veracruzana que permitirá un intercambio de estudiantes entre universidades de Francia y México. También tenemos una cooperación industrial: estamos identificando cuáles son las necesidades de la industria mexicana y qué podemos traer nosotros para complementar o desarrollar. Hoy en día no tenemos expectativas comerciales bien definidas, estamos en una fase de cooperación y desarrollo.

¿Qué pueden aportar a la industria?

Tenemos la sensación de que existe la voluntad en México de desarrollar la industria naval porque México pasa cada año por desastres naturales, huracanes, terremotos. Eso requiere la intervención de unidades navales, porque cuando hay un desastre natural la única manera de abordar la tierra es por el mar. Este buque tiene la capacidad de enviar helicópteros a zonas de catástrofe y eso no se puede hacer por tierra.

¿Sería posible que un buque como el Terrenne pudiera llegar a México?

Eso creemos. Puede tener un uso militar, pero también un uso civil de ayuda a la población. Nos parece que este tipo de buque puede interesar a México, como a otros países de América Latina.

¿Cuánto puede suponer un contrato para construir un buque así?

Es una pregunta que siempre es difícil contestar. Centenas de millones de euros, pero depende mucho de la configuración del buque y de los equipos a bordo. Este es el buque más grande que tenemos, tiene un desplazamiento de 21.000 toneladas. Tenemos versiones más chicas y tal vez más adecuadas a las necesidades mexicanas.

La misión Jeanne d’Arc ha hecho escalas en Brasil y Colombia.

Brasil tiene interés por este tipo de plataforma. Recién finalizó una competición para la compra de fragatas. Desafortunadamente, Naval Group no ganó esa competencia.

En Colombia el proyecto [de Plataforma Estratégica de Superficie o PES] es más para las fragatas. La Fayette sería un buque que podría interesar a Colombia.

¿Se pueden abrir proyectos en otros países?

Casi todas las marinas de América Latina tienen buques de superficie de 30 o 40 años, que están llegando al final de su vida útil. La mayoría de países tienen proyectos de reemplazo de los buques existentes. Eso pasa por varias etapas. La primera es una etapa de competición, pero hay otra etapa que es la construcción local. Casi todos los países quieren utilizar sus recursos de astilleros locales para hacer la construcción total o parcial de este tipo de buques. En eso Naval Group tiene una amplia experiencia internacional de transferencia de tecnología y construcción de buques en los países de destino. En Brasil estamos construyendo con la Marina brasileña cuatro submarinos a propulsión convencional.

¿Cuál es el esquema de colaboración?

Depende de cada país: nosotros no somos ni arrogantes, ni agresivos. Analizamos la base industrial en el país y lo que quiere desarrollar. No tiene mucho sentido tener capacidades en todos los sectores del campo. Un país puede decidir tener un dominio sobre todas las tecnologías, pero eso tiene un coste muy alto. Algunos países tienen ideas más precisas y claras, en el sentido de que quieren tener la soberanía sobre un tipo de tecnología en particular. Hacemos un análisis conjunto con el cliente y presentamos lo qué podemos traer al país. No existe un modelo único. En Egipto estamos construyendo junto con la marina de Egipto corbetas tipo Gowind. La primera fue construida junto con la marina egipcia en Francia para bajar el riesgo de construcción. Las otras unidades están siendo construidas en Egipto. Estamos haciendo lo mismo en Malasia.

México construye sus propios barcos con el proyecto POLA. ¿Cómo valoran el momento actual de la industria naval en México?

México tiene una base industrial bastante capaz de hacer este tipo de buques, obviamente con ayuda de lo que llamamos socios tecnológicos. Cada astillero tiene su manera de construir los buques, es siempre un intercambio con las capacidades del país y las nuestras.

Cuando se hace transferencia de tecnología, ¿es la tecnología punta de Europa?

Es exactamente la misma tecnología que usamos en Francia, no tendría mucho sentido hacer transferencia de tecnología vieja.

¿Son naves ajustadas a presupuestos más moderados?

Eso tiene que ver con la configuración de los buques. Un buque tiene el costo de la plataforma, que básicamente es el precio por tonelaje de hierro. Después depende de los equipos que el cliente quiere poner a bordo, en términos de misiles, radares, equipos de comunicación.

¿Qué necesidades están identificado en la región? ¿Pasan los mayores retos son las necesidades humanitarias y la lucha contra el narcotráfico?

Al final será necesario construir un buque y la industria naval se involucrará. El tipo de buque que se requiere depende mucho de las voluntades y las necesidades de la Marina y el poder político. Nosotros ofrecemos buques más civiles, pero también militares que pueden usarse en la lucha contra la pesca ilegal, contra el narcotráfico, contra la migración ilegal. Hemos vendido en Argentina cuatro OPV, que son buques de 1.500 toneladas y están orientados a la lucha contra pesca ilegal, narcotráfico y protección de la costa.

Se abre un nuevo sexenio político en México, ¿han hecho un análisis de cómo eso influye en sus perspectivas comerciales?

Las perspectivas comerciales siempre existen desde que existe la necesidad operacional.  La Marina necesita buques. Eso después será una discusión entre la Marina de México y el poder político, es una decisión soberana del país. Nosotros como proveedores y socios, estamos aquí para ayudar.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje