menú responsive
AMÉRICA | Defensa
-/5 | 0 votos

Balance 2019 y desafíos 2020

La incertidumbre marca el inicio de año en Venezuela

Aviones Sukhoi Su-30MK2 del Grupo Aéreo de Caza No. 11. Foto: Redi Los Llanos/Comando Estratégico Operacional.

Aviones Sukhoi Su-30MK2 del Grupo Aéreo de Caza No. 11. Foto: Redi Los Llanos/Comando Estratégico Operacional.

30/12/2019 | Caracas

Carlos E. Hernández

En 2020, Venezuela entra en el sexto año de una profunda crisis sin que se vislumbre una solución a corto plazo. Por lo tanto, escribir sobre planes a futuro en materia de defensa nacional pareciera no tener sentido, porque la ejecución de cualquier proyecto estará supeditada, como ha sucedido en los últimos años, a la disponibilidad de fondos del gobierno venezolano y a la voluntad política y crediticia del país proveedor de los equipos requeridos, en particular China y Rusia.

En ese orden de cosas, nos limitaremos a hacer un recuento de los principales proyectos en curso.

La operatividad y fortalecimiento de la defensa aeroespacial parece ser la primera prioridad, por lo cual debe continuar el proceso de puesta a punto de los sistemas misilísticos antiaéreos y de detección que vienen adelantando técnicos rusos desde comienzos de 2019. Así mismo, se prevé que se complete la instalación, en lugares estratégicos, de parte los radares de manufactura china recibidos desde 2018.

Se espera que en el nuevo año culminen, de manera definitiva, tres proyectos contratados a Rusia en 2006 y que se han retardado, en el correr del tiempo, por distintas razones: las plantas para la fabricación de fusiles de asalto Kalashnikov AK-103/AK-104 de 7,62x39 mm, y la de municiones; así como la del Centro de Mantenimiento y Reparación de Helicópteros (Cemareh).

Ejército

 

No ha trascendido información alguna sobre planes de equipamiento que tendría planteado el Ejército venezolano, pero lo que si está previsto es que, continúe el proceso de recuperación de su armamento pesado y medios de artillería y blindados, de origen estadounidense, británico, francés e italiano, entre otros, además, de poner a punto el material ruso.

Es posible, igualmente, que se produzcan novedades en cuanto a la reasignación de unidades y de material de guerra.

Armada

 

Culminó 2019 y continúan atrasados varios proyectos en ejecución referidos a la construcción y mantenimiento mayor de unidades navales, por lo que se espera se completen en el transcurso del nuevo año.

Destaca, en primer término, el de la construcción del buque patrullero Comandante Eterno Hugo Chávez (GC-24), que se inició en 2009 y se lleva a cabo en las instalaciones de la estatal Diques y Astilleros Nacionales C.A. (Dianca) en Puerto Cabello. Se trata del último de los cuatro buques patrulleros del tipo Avante 1400 ordenado por la Armada venezolana a Navantia, en noviembre de 2005, y cuya construcción se acordó realizarla en Venezuela con asistencia de la empresa española. En noviembre de 2019, Navantia entregó la administración del buque a la Armada venezolana y ésta anunció que lo incorporará en abril de 2010,  

Se espera, igualmente, la reincorporación a la flota de, al menos, dos de las tres fragatas tipo Lupo/clase Mariscal Sucre, que se encuentran en mantenimiento en Dianca desde hace varios años. Es posible que la primera sea la General Salom (F-25) debido a que, en junio pasado, la Armada adelantó a que se estaban realizando técnicas “de armas y plataforma para la pronta recuperación operativa del” buque.

Otro capítulo pendiente es la puesta en servicio de los dos submarinos del tipo U209A-1300/clase Sábalo que se encuentran varados en Dianca. El Sábalo (S-31) que subió a dique en mayo de 2018, para mantenimiento mayor y recarga de baterías, mientras que el Caribe (S-32) está siendo sometido a un proceso de modernización desde hace mas de diez años

La Infantería de Marina, por su parte, tiene varios proyectos en curso entré los cuales está el de la repotenciación de los vehículos blindados anfibios 6x6 Engesa EE-11 Urutú el cual, aparentemente, está bien adelantado por lo que es de suponer, que culminará en 2020.  

Aviación Militar

 

La Aviación Militar venezolana está centrada en el mantenimiento mayor y actualización de sus aviones de combate Sukhoi Su-30MK2, en lo cual trabajan especialistas rusos desde 2019, y todo parece indicar que así se mantendrá hasta tanto termine el proceso.

Está programado también, desde hace algún tiempo, el mantenimiento mayor de los ocho aviones de transporte Shaanxi Y-8F-200W; sin embargo, no hay información reciente que indique que se vaya a proceder a corto plazo.

Obviamente, existen planes de equipamiento en toda la Fuerza Armada Nacional, pero están condicionados, como ya se dijo, a la disponibilidad de recursos y al otorgamiento de facilidades crediticias externas, todo lo cual no parece posible que se de en las actuales circunstancias por las que atraviesa la nación sudamericana. 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje