menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Informe anual de la oficina de pruebas

El Pentágono encuentra casi 900 defectos de software en el caza F-35

Avión de combate F-35B en el portaaviones británico Queen Elizabeth. Foto: Royal Navy

Avión de combate F-35B en el portaaviones británico Queen Elizabeth. Foto: Royal Navy

03/02/2020 | Madrid

G. S. Forte

El cañón de 25 mm que equipa el avión de combate de quinta generación F-35 no funciona bien. Su precisión es “inaceptable” cuando se trata de batir objetivos en tierra, y está montado en una carcasa que se agrieta. Este es uno de los fallos más llamativos de la lista de problemas que la oficina de pruebas del Pentágono incluye en su último informe anual sobre el aparato.

De todas las fallas detectadas, hay 13 que deben resolverse antes de la siguiente fase de actualización del sistema, la denominada Block 4, cuantificada en 22.000 millones de dólares, porque pueden afectar a la seguridad o a la capacidad de combate. De acuerdo con la información recogida por la agencia de noticias financieras Bloomberg, el informe recoge 873 deficiencias de software en el avión el pasado noviembre. Se trata, en todo caso, de un número menor de las 917 enumeradas en septiembre de 2018, pero igualmente supone que hay una cantidad muy alta de problemas aún por resolver en este programa que la fuente ya calcula con un coste total de 428.000 millones de dólares, lo que le convierte, de largo, en el desarrollo militar más caro de la historia.

El estudio de la oficina de pruebas del Pentágono recoge, entre otros, que no se han resuelto las vulnerabilidades relacionadas con la ciberseguridad detectadas en informes anteriores, y cita además problemas de fiabilidad, de disponibilidad de los aviones y en los sistemas de mantenimiento.

El documento no registra los hallazgos que están surgiendo en la ronda actual de pruebas de combate, que sumará un total de 64 ejercicios en un simulador de alta fidelidad en el que se replican las defensas antiaéreas rusas, chinas, norcoreanas e iraníes más avanzadas, informa el citado medio.

Casi medio millar de aviones entregados

 

La cifra de aviones de combate entregados, a finales de septiembre, ascendía a 490 aparatos, en los que van equipados hasta media docena de versiones diferentes de software, y serán siete cuando se alcancen aproximadamente un millar de aviones entregados, tanto a Estados Unidos como a sus aliados extranjeros. El programa prevé el suministro total de unos 2.500 aviones de las distintas versiones de este modelo.

Bloomberg destaca que a pesar de los problemas detectados aún no resueltos y de las pruebas no concluidas, Estados Unidos continúa acelerando la compra de aviones F-35. En concreto, ha pasado de agregar 11 a la solicitud del Pentágono en 2016 y en 2017, a añadir otros 20 en 2018, 15 el año pasado y otros 20 este ejercicio. Igualmente, el programa sigue atrayendo nuevos clientes, como Polonia, que se ha comprometido con un pedido de 32 unidades, y Singapur, que tramita la compra de hasta doce aparatos.

El F-35, cuyo primer vuelo tuvo lugar en 2006, es el producto de un proyecto liderado por EEUU al que también se unieron Gran Bretaña, Italia, Países Bajos, Australia, Dinamarca, Noruega, Canadá y Turquía. Esta última quedó el pasado verano fuera del programa, como represalia de Estados Unidos por la compra que el país ha realizado de sistemas antiaéreos S-400 de fabricación rusa.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje