menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Kuwait será el primer país en emplearlo

Leonardo avanza en las pruebas del radar AESA para el Eurofighter

Radar AESA en un avión de combate Eurofighter. Foto: Eurofighter

Radar AESA en un avión de combate Eurofighter. Foto: Eurofighter

01/06/2020 | Roma

Infodefensa.com

El consorcio industrial responsable de la construcción de los aviones de combate Eurofighter, y que es conocido por el mismo nombre del avión, avanza en su campaña para dotar a las aeronaves encargadas por Kuwait del radar E-Scan. Se trata de los primeros aparatos de este modelo que irán dotados de estos sensores de tecnología AESA, un avance considerado esencial para las capacidades del aparato y para su potencial comercial. La compañía italiana Leonardo, que es, junto a BAE Systems y Airbus, socia de la firma conjunta Eurofighter, ha anunciado que a la unidad ISPA 6 (siglas en inglés del denominado avión de producción en serie instrumentada número 6), que es la unidad de prueba del Eurofighter Typhoon más avanzada con radar E-Scan, “recientemente se unió al otro avión de prueba EF Typhoon después de completar con éxito una instalación importante en noviembre del año pasado”.

El primer Eurofighter en el que se comenzó a ensayar esta tecnología inició estas pruebas en 2016, como recogió entonces Infodefensa.com. En la actualidad, contando al citado ISPA 6, son tres los aparatos de este modelo en los que se ensaya el radar AESA.

De acuerdo con el jefe de proyecto de pilotos de cazas y estandarización de Leonardo, Mario Mutti, “la campaña de pruebas para el nuevo radar es particularmente exigente” e incluye un análisis de datos tras los vuelos “extremadamente preciso que involucra múltiples sitios (en Italia y los demás países socios) y optimiza las configuraciones del siguiente vuelo”, de acuerdo con el comunicado de la empresa.

En estos trabajos “contribuye de manera fundamental” la Fuerza Aérea italiana. De acuerdo con la nota, “los complejos escenarios planeados en vuelo solo son posibles gracias a la experiencia de los pilotos militares y a nuestro prototipo de dos plazas que permite la sinergia, incluso en la cabina, entre el piloto de prueba y el ingeniero de prueba de vuelo”.

La empresa aclara que este programa se completa “según lo planeado a pesar de las dificultades creadas por las condiciones pandémicas bajo las cuales los equipos estaban operando; se probaron todos los puntos de prueba de vuelo y se obtuvieron todas las garantías requeridas para proporcionar la autorización final en el Typhoon de Kuwait”.

Con estos vuelos, continúa el texto divulgado por la empresa, el “ISPA6 ha completado la campaña general de prueba de vuelo P3Eb, que representa un importante paso adelante para permitir la entrega del Eurofighter a la Fuerza Aérea de Kuwait”.

Después de su primer vuelo en la configuración actual, a fines del año pasado, el ISPA 6 inició el 3 de marzo esta campaña de prueba de vuelo y realizó varias salidas con éxito el 27 de marzo.

Recientemente, el ISPA 6 ha volado para refinar las capacidades de radar ECCM (siglas en inglés de contramedidas electrónicas), mientras que en los próximos meses realizará vuelos de certificación de lanzamiento de software E-Scan final, y posteriormente está previsto que se prepare para probar más capacidades de software E-Scan para fin de año.

Varias tareas simultáneamente

 

A diferencia de los sensores convencionales, los radares basados en la tecnología AESA pueden ejecutar varias tareas simultáneamente y son “extremadamente versátiles”, según sus desarrolladores. En ellos la transmisión se genera directamente en la antena en lugar de hacerlo en un emisor central sensible y sujeto a fallos.

El desarrollo de un radar AESA se considera un hito fundamental para que el caza Eurofighter Typhoon pueda competir en el mercado de exportación frente a programas de aviones de combate de EEUU, Francia y Suecia, que o bien ya disponen de esta capacidad o están comprometidos en firme a contar con ella.

La falta de este sensor se esgrimió en su momento como uno de los principales motivos por los que la India no eligió a principios de 2012 el Typhoon para equipar a su Ejército del Aire en un programa que se estimó en 10.000 millones de euros, y que finalmente no ha llegado a ejecutarse al completo. La francesa Dassault Aviation resultó finalmente ganadora de aquel proceso con su caza Rafale, un modelo que consiguió integrar su propio AESA en 2013.

La compañía que está al frente de este avión de combate, Eurofighter Jagdflugzeug, pertenece en un 46 por ciento a Airbus, en el 33 por ciento a BAE Systems, y en el 21 por ciento restante a Leonardo. En el conglomerado que lo desarrolla intervienen en torno a 100.000 trabajadores pertenecientes a unas cuatrocientas empresas.

Sin encargo entre los desarrolladores

 

Se da la circunstancia de que ninguno de los cuatro países socios del Eurofighter (Alemania, Reino Unido, Italia y España) ha encargado aún estos radares para sus aparatos, a pesar de que ya han empleado más de mil millones de euros en su desarrollo. Además de los aparatos encargados por Kuwait, también los futuros Eurofighter cataríes está previsto que cuenten con la tecnología AESA.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje