menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

España, Francia, Italia y Grecia participan en el proyecto

La agencia de defensa europea apoya el desarrollo de la futura corbeta

Representación de la futura corbeta de patrulla europea. Imagen: Naviris

Representación de la futura corbeta de patrulla europea. Imagen: Naviris

07/01/2021 | Bruselas

Infodefensa.com

La futura corbeta de patrulla europea da un paso más para ser una realidad desde finales de esta década. La Junta Directiva de la Agencia Europea de Defensa (EDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado el lanzamiento de una iniciativa específica para contribuir a la implementación de un proyecto Pesco (Cooperación Estructurada Permanente) destinado a desarrollar la embarcación. Este programa, conocido por las siglas en inglés de European Patrol Corvette (EPC), está liderado por Italia, y cuenta con la participación de España, Francia y Grecia. Roma solicitó el apoyo expreso de la EDA para impulsar el proyecto, como ha recordado la agencia europea en un comunicado esta semana.

La nota explica que el nuevo proyecto, que tiene como objetivo “diseñar y desarrollar una nueva clase de barco militar”, se ha incluido en el tercer lote de proyectos de cooperación europeos Pesco. El futuro buque “albergará varios sistemas y cargas útiles capaces de lograr un gran número de tareas y misiones de forma modular y flexible”. La EDA detalla que la EPC “proporcionará capacidades valiosas en las áreas de conocimiento de la situación marítima, superioridad de superficie y proyección de fuerza”.

La EPC se desarrollará como una plataforma con una base común que cada país participante podrá adecuar a las necesidades que considere. Se basará en una arquitectura abierta “que facilitará la versatilidad de respuesta en el marco de las operaciones de la PCSD [Política Común de Seguridad y Defensa] de la UE y proporcionará una capacidad de reacción rápida, aplicable a una amplia gama de escenarios”, de acuerdo con el comunicado de la EDA. De momento se prevé que cada nave sume un desplazamiento inferior a las 3.000 toneladas, lo que le permitirá operar desde puertos menores, con un calado inferior a los 5,5 metros. La eslora no será mayor de 110 metros y de la propulsión se encargarán motores diésel o eléctricos o quizá de ambos tipos.

Si se cumple el calendario previsto, el primer prototipo de la futura corbeta será producido en el periodo 2026-2027.

Brecha de capacidades

 

El comunicado de la agencia europea detalla que su papel en el proyecto EPC Pesco será respaldarlo mediante el desarrollo y adopción de los denominados Common Staff Target (CST), Common Staff Requirements (CSR) y Business Case (BC). Se trata de documentos indispensables para una fase de seguimiento de proyecto EPC Pesco para “dar forma a la parte central común e identificar especificaciones y requisitos que serían compatibles con el concepto de modularidad del buque militar”.

La EDA también apoyará al órgano de gobierno del proyecto EPC. En este punto, la agencia se servirá de su experiencia en la gestión de proyectos y armonización de requisitos de capacidad para “proporcionar una valiosa asistencia en estos dominios”. La industria no participa directamente en este proyecto de la EDA, pero puede ser consultada si los Estados miembros contribuyentes lo consideran necesario.

El director ejecutivo de la agencia, Jiří Šedivý, recuerda que el proyecto “responde directamente a una brecha existente en el panorama de capacidades de Europa reconocida por los Estados miembros durante la revisión del Plan de Desarrollo de Capacidades (CDP) en 2018”. En aquel documento se hace una referencia expresa a “la maniobrabilidad naval y la necesidad de mejorar el conocimiento de la situación marítima, la superioridad de superficie y la proyección de poder”. En este contexto, añade Šedivý, “la futura EPC proporcionará a los Estados miembros participantes las capacidades que faltan, fortaleciendo así aún más la Europa de la defensa”.

Oportunidad para los astilleros europeos

 

El general Giovanni Iannucci, implicado en el proyecto por parte de Italia, detalla que esta iniciativa “tiene como objetivo desarrollar una nueva clase de buques militares para lograr, con un enfoque flexible, una gran cantidad de tareas y misiones destinadas a la seguridad nacional y protección de las aguas europeas”.

“Más en detalle”, continúa el general Iannucci, “la EPC llevará a cabo funciones de operaciones de seguridad marítima y policía de alta mar, desempeñando un papel clave en la preservación de la libertad de navegación y la lucha contra el terrorismo y el tráfico ilegal en el mar”. El experto concreta que la EPC se caracterizará por un planteamiento polivalente y modular de su diseño, de modo que además podrá realizar misiones de doble uso, como tareas de anticontaminación, operaciones de asistencia humanitaria e intervenciones de apoyo a las poblaciones en caso de desastres naturales. A su juicio, “este proyecto constituye una excelente oportunidad para que toda la defensa europea y, en particular, el sector de los astilleros militares trabajen juntos con el fin de fomentar las sinergias industriales, la interoperabilidad operativa y mantener una ventaja tecnológica”.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje