La puesta a flote del S-81 se pospone por motivos meteorológicos
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Sin categoría >

La puesta a flote del S-81 se pospone por motivos meteorológicos

Dique flotante con el submarino S-81 Isaac Peral al fondo, con una escarapela en la proa. Foto Ginés Soriano Forte  Infodefensa.com
|

(Infodefensa.com)

El astillero de Navantia en Cartagena ha pospuesto la puesta a flote del submarino S-81 Isaac Peral, prevista para este viernes, por razones meteorológicas. La entrada en el agua del sumergible ha sido reprogramada en principio para el miércoles de la próxima semana.

“El motivo de este retraso es que los prácticos del puerto lo desaconsejan”, explican fuentes de la empresa a Infodefensa.com. La puesta a flote es un proceso complejo que durará varias horas y pasa por diferentes fases.

"El viento afecta a la estabilidad y la maniobrabilidad del dique flotante que se utiliza en la maniobra. Así, aunque el astillero trabajó con el escenario de realizar la puesta a flote este viernes, la previsión de viento y la evaluación realizada por los prácticos del puerto de Cartagena han llevado a la decisión de acometer el proceso la próxima semana", detallan las fuentes consultadas.

El primer paso es mover el submarino al exterior de la Nave de Armamento de Submarinos (NAS), a la zona conocida como antegrada. Después, hay que mover el submarino hasta colocarlo dentro de un dique flotante. Esta maniobra termina cuando el submarino está en su posición final de puesta a flote dentro del dique flotante y los carros de botadura están fijados a la estructura del dique.

A partir de ese momento comienza la maniobra de puesta a flote, haciendo flotar el dique y moviéndolo hasta la fosa, el lugar de la dársena con el calado necesario para inundar el dique. Una vez que el dique ha llegado a la fosa, comienza la inundación de sus lastres y empieza a sumergirse, comenzando el submarino a recibir agua y poco a poco a flotar por sí mismo.

En este momento es necesario realizar una serie de comprobaciones vitales para la seguridad del submarino (soplado y ventilación de los lastres, soplado de rejillas, etc.) y, a continuación, se sigue inundando el dique hasta que el submarino flota libremente dentro del mismo.

En este punto, con la ayuda de los prácticos, los remolcadores y empujadoras sacan el submarino del interior del dique y comienza el traslado hasta el muelle de armamento, lugar de atraque del submarino para realizar las pruebas de puerto. El submarino carece de propulsión operativa hasta que se han realizado las pruebas de puerto sobre amarras.

Con la ayuda del personal de la dotación, personal de tierra y los prácticos, se realiza el atraque del submarino en el muelle, quedando amarrado en su posición final en el muelle de armamento.

Hace una semana, el pasado 22 de abril, el astillero acogió la ceremonia de amadrinamiento del buque. La Princesa Leonor, madrina del buque, cortó como manda la tradición la cinta, accionando el mecanismo para estrellar contra el casco del submarino una botella de vino tinto español seleccionada por la Armada. Instantes antes el capellán dio su bendición al barco. El acto, presidido por el rey Felipe VI, contó con la intervención del presidente de Navantia, Ricardo Domínguez, el jefe del Estado Mayor de la Armada, almirante Antonio Martorell Lacave, y la ministra de Defensa, Margarita Robles.

 



Recomendamos