General Electric propulsará el nuevo rompehielos chileno
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Chile >

General Electric propulsará el nuevo rompehielos chileno

El rompehielos que construye Asmar para la Armada de Chile debera estar listo en 2022
|

Astilleros y Maestranzas de la Armada (Asmar) eligió a GE's Electric Marine Solutions para suministrar el sistema de propulsión del rompehielos que construye para la Armada de Chile.

La solución tecnológica que proporcionará esta empresa estadounidense dedicada al desarrrollo y fabricación de equipos de propulsión y energía para la industria marítima y naval permitirá a la institución contar con un buque antártico capaz de efectuar tareas logísticas, operaciones de búsqueda y rescate, investigación científica y reabastecimiento de las instalaciones que posee el país en el continente antártico.

El buque chileno dispondrá de un sistema integrado diésel-eléctrico de GE's Electric Marine Solutions que comprenderá dos motores marinos que cumplen la normativa Tier 3 de la Organización Marítima Internacional (OMI), una línea completa de propulsión y hélice, un propulsor de proa, tecnología de posicionamiento dinámico SeaStream (DP) y un sistema de automatización para optimizar el rendimiento de los motores.

Cuidado del medio ambiente

La Armada de Chile está preocupada de la estricta regulación medioambiental vigente para operar en el área antártica y la adopción de esta tecnología de propulsión limpia es clave para cumplir la normativa de la OMI que busca generar un entorno marino más limpio.

Los motores seleccionados por Asmar han sido diseñados para reducir las emisiones contaminantes de óxido de nitrógeno en un 70 por ciento de acuerdo a los estándares Tier III de la OMI vigentes desde 2016 y Tier 4 de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

Este material motriz no emplea sistemas de reducción catalítica selectiva a base de urea que consiste en la inyección de este compuesto químico a los gases de escape. Esto facilita la operación del rompehielos puesto que genera ahorro ya que no es necesaria infraestructura de apoyo para el procesamiento y almacenamiento de la urea en tierra.

Proyecto Antártica I

La Armada de Chile inició en 2011 los primeros estudios para definir el reemplazo del buque polar AP-46 Almirante Viel. La unidad fue construida en los astilleros Vickers-Armstrong de Montreal y entró en operaciones en el Real Servicio de Guardacostas de Canadá en 1969. Chile adquirió la unidad en 1994 y tenía previsto retirarla en 2015.

Tras analizar distintas opciones y descartar la compra de un rompehielos usado de 6.000 toneladas por no existir unidades que contarán con una vida útil de 20 años, en marzo de 2015 la institución decidió adjudicar a Asmar un contrato para la definición conceptual de un rompehielos de acuerdo a los requerimientos navales y la selección de un diseño de ingeniería básica. La empresa chilena optó por el modelo Vard 9 203 de la firma canadiense Vard Marine y suscribió en enero de 2016 un contrato por cuatro millones de euros.

El programa de construcción naval, denominado Antártica I, recibió la autorización presidencial a través del Decreto Supremo N°22/2017. En mayo de 2017 se efectuó el corte simbólico de la primera plancha de acero en la planta industrial de Talcahuano y a finales de ese mismo año se entregó la ingeniería básica del buque antártico. Será el primer rompehielos que construya un astillero del hemisferio sur en la historia.

Características del nuevo rompehielos

La unidad es del tipo Ice Class (PC5) y podrá romper una capa de hielo de un metro de espesor de un año de antigüedad cubierto con hasta 20 centímetros de nieve a una velocidad de tres nudos. Tendrá una eslora de 111 metros, 21 metros de manga y 7,2 metros de calado y será capaz de operar a una temperatura de -30°C. Dispondrá de un alcance de 14.000 millas náuticas, autonomía para operar 60 días y su velocidad máxima será de 15 nudos.

El buque contará con cubierta de vuelo y hangar para dos helicópteros de transporte AS 332L1 Super Puma. Tendrá una dotación de 76 tripulantes y podrá transportar en cada viaje a 44 científicos, Para investigación dispondrá de ecosondas, sonares, perfilador de fondo, perfilador de corrientes y posicionador acústico de alta precisión que facilitarán los estudios de oceanografía física, química, geológica y geofísica.

El proyecto de construcción del nuevo rompehielos contempla un presupuesto de 216 millones de dólares. El astillero, por su parte, está ejecutando un plan de inversiones para adecuar y renovar las instalaciones de producción con nueva maquinaria antes de iniciar el proceso de construcción. Se espera que el buque esté terminado en 2021.



Recomendamos

Lo más visto