El circo
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Perspectivas >

El circo

|

El incidente suscitado en el mar Arábigo a bordo del buque escuela Cuauhtémoc de la Armada de México desató en las redes sociales y en la prensa mexicana toda clase de comentarios y críticas respecto a la labor que desarrolla la Armada de México. Recordemos que durante la travesía del Cuauhtémoc, mientras el buque navegaba a vela iniciando labores para recoger el trapo por condiciones meteorológicas adversas, una ola de gran tamaño ingresó por el costado de estribor arrastrando a la cadete Eva Lidia Nava fuera del buque.

A pesar de haber ejecutando el procedimiento para la búsqueda y localización, cambiando de modo de navegación a vela por navegación a motor, la búsqueda fue infructuosa, posteriormente la Marina de Guerra de la India, apoyó en las labores de búsqueda, desplegando un avión de búsqueda y rescate (SAR) Boeing P8I (VK-260), la fragata INS Teg (F-45) y el destructor INS Mysore (D-60) con dos helicópteros a bordo, cubriendo un área de más de 4.000 millas náuticas cuadradas. Es así que las unidades de la Marina de Guerra de la India y el propio buque escuela Cuauhtémoc, realizaron 120 horas de búsqueda, las 96 indicadas por los convenios internacionales en la materia, más 24 horas adicionales solicitadas por la Armada de México; sin poder localizar a la cadete Eva Lidia. Para el 16 de junio y al no haber localizado a la cadete se suspendieron las labores de búsqueda activa, en espera de indicios que permitan al Servicio de Búsqueda y Rescate de la India continuarlas.

Siendo ya de por sí es un asunto lamentable, peor aún fue tener que leer las opiniones poco documentadas de algunos opinadores de la prensa mexicana, que escudando su falta de conocimiento en supuestas entrevistas, criticaron los procedimientos y las funciones que desarrolla el buque, señalando que el buque revive su histórica discordia existencial (sic) develando un supuesto uso innecesario, calificando al Cuauhtémoc como velero, además de reprochar un supuesto “derroche económico que la Armada invierte en este tipo de viajes”, donde según los que opinan, “se estilan recepciones con un banquete de lujo y prestigio en cada puerto que tocan”, solicitando que “no se den más recursos y partidas presupuestales al velero Cuauhtémoc, cuando el país está en crisis en educación y salud”, entre otros comentarios, más enfocados en descalificar a priori, que en proponer algo más novedoso al menos, como si el dejar un barco fuera de circulación, aumentara abruptamente el presupuesto para la educación y salud resolviendo además toda la problemática de esos sectores, cuando precisamente el Cuauhtémoc y la Escuela Naval Militar se encargan de dar educación de Calidad en México.

Está bien opinar, pero hacerlo sin estar debidamente informado, y además irrumpir en las redes sociales con incipientes elementos, es una irresponsabilidad. Como es sabido para alguien medianamente informado, todas las armadas del mundo capacitan a sus alumnos y personal en buques de vela, tenemos como ejemplo a la fragata Libertad, buque escuela de la Armada Argentina, el buque escuela BAP Unión perteneciente a la Marina de Guerra del Perú, el ARC Gloria es el buque escuela perteneciente a la Armada de Colombia y el buque insignia de su academia naval, el buque escuela Juan Sebastián de Elcano es el barco más representativo y conocido de la Armada en España, solo por citar algunos ejemplos cercanos a México, ya que armadas tecnológicamente más avanzadas también emplean este tipo de buques para adiestrar a sus marinos. La razón principal de esto es que estas fuerzas necesitan que sus futuros marinos se familiaricen desde el principio con el ambiente marino, templando la capacidad del alumno para enfrentarse a la fuerza de los mares, preparándolo para tomar las mejores decisiones en el desarrollo de su futura vida profesional.

Así como un piloto militar, para aprender a volar, requiere de varias horas de vuelo en distintos aviones, empezando por el más básico, los marinos requieren de un adiestramiento elemental en el manejo de diversos navíos y con diferentes técnicas empezando con el más sencillo, así sea la navegación a vela. Esto no es un capricho, esto es así porque remontándonos a un antecedente como la batalla de Trafalgar, ya existía desde entonces una base científica de navegación y operación de navíos en la mar, desarrollando la técnica para el combate y supervivencia, tradición que cualquier marino militar debe dominar.

Es así que durante los 35 años de servicio que próximamente cumplirá el buque escuela Cuauhtémoc, a bordo se han fortalecido cuerpos, mentes y espíritus de hombres y mujeres de mar, templando su carácter para hacer frente a los grandes retos que la sociedad mexicana demanda y solicita de sus marinos.

Como siempre ha sucedido con las Fuerzas Armadas mexicanas, en este lamentable incidente, la Armada de México hará una parada para recordar y honrar a los caídos en el cumplimiento del deber, para continuar su labor de salvaguardar los mares de México.

No concluyo sin antes señalar que una opinión sobre temas de las Fuerzas Armadas, y en general sobre cualquier tema, encuentra su verdadero sustento en el conocimiento previo y la documentación adecuada para evitar mal informar.



Recomendamos