Indra firma un contrato de 120 millones para dotar al Ejército del Aire de nuevos radares Lanza
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Industria >

Indra firma un contrato de 120 millones para dotar al Ejército del Aire de nuevos radares Lanza

EVA de Aitana Alicante. Foto Ejército del Aire
|

Indra ha firmado con la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) un contrato con un presupuesto de 120 millones de euros para la instalación de nuevos radares Lanza 3D en los escuadrones de vigilancia aérea (EVA) del Ejército del Aire.

Estos radares sustituirán a los radares de vigilancia aérea RAT-31 SL/T, que todavía en servicio en algunos escuadrones. El contrato, autorizado por el Gobierno el pasado mes de junio, incluye cuatro radares de vigilancia aérea serie Lanza, un radar Lanza móvil, una maqueta de radar, así como los sistemas auxiliares y repuestos necesarios. Los nuevos sistemas mejorarán las capacidades del Sistema de Vigilancia y Control Aereoespacial (Svica) en su misión de vigilancia y el control del espacio aéreo, y en la defensa aérea en el ámbito nacional y en el de la defensa aérea y antimisil integrada de la OTAN.

Indra destaca que el Lanza 3D es uno de los radares más avanzados y fiables del mercado, preparado para detectar una gran diversidad de blancos, incluidos los cazas de quinta generación. “Con esta operación se completará el despliegue de este radar en todos los EVA del Ejército del Aire, lo que convertirá a España en uno de los países con una defensa aérea más sólida”, señala la compañía.

Los nuevos radares, que se suministrarán en versión fija y desplegable, detalla la compañía, cumplen con los requisitos técnicos y operativos de la Alianza Atlántica y son un elemento central Sistema Integrado de Defensa Aérea y Antimisil de la OTAN (Natinamds) que protege a toda Europa.

Estos sistemas, apunta Indra, destacan por su elevada capacidad de detección a larga distancia de todo tipo de aeronaves en vuelo, incluyendo los cazas de quinta generación que incorporan las tecnologías de baja detectabilidad (stealth). “También localiza con precisión aeronaves remotamente tripuladas y misiles balísticos tácticos, garantizando la necesaria alerta temprana del sistema de defensa en los entornos operativos más demandantes (por ejemplo, a muy baja cota y en presencia de perturbaciones y contramedidas electrónicas)”, especifica.

Comunicaciones 5G

Los nuevos radares facilitarán el despliegue de la red de comunicaciones 5G en España. La empresa informa de que los Lanza 3D, gracias a su tecnología, despejarán el camino para el despliegue completo y sin limitaciones de un servicio que multiplicará por diez la velocidad de las comunicaciones, al sustituir a otros radares de tecnología no nacional -RAT-31 SL/T-, en fase final de su vida y que en este momento están operando en una banda de frecuencia que interfiere con este tipo de comunicaciones.

Además del suministro de los Lanza 3D, Indra integrará los radares en los grupos de mando y control del Sistema de Vigilancia y Control Aeroespacial, y aportará los elementos necesarios para asegurar la autonomía del Ejército del Aire en su operación, prestando apoyo logístico a los nuevos sistemas.

El Ejército del Aire recibió en la primera década de 2000 los diez primeros radares de Indra, que fueron desplegados en los EVA. Desde entonces, estos sistemas no han dejado de evolucionar y perfeccionarse hasta convertirse en uno de los más avanzados del mercado.

Experiencia en radares

Indra es uno de los principales fabricantes de radares del mundo. Con más de cuarenta años a sus espaldas trabajando en el desarrollo de estos sistemas, es un proveedor de referencia para la OTAN en radares móviles de defensa aérea. De hecho, la compañía se ha llevado todas las licitaciones abiertas por la Alianza en los últimos quince años para adquirir este tipo de sistema.

Indra cuenta en San Fernando de Henares con una de las mayores factorías de radares de Europa con más de 7.000 metros cuadrados y 200 profesionales especializados.

Los ingenieros de la compañía también trabajan, por ejemplo, en el diseño del Captor, el radar que aporta su superioridad al avión de combate Eurofighter y le permite 'ver sin ser visto'. En este momento trabajan además en su evolución hacia una configuración de barrido electrónico más avanzada. La compañía ha desarrollado además en los últimos años un radar de vigilancia espacial, el radar S3T, que se encuentra instalado en la base aérea de Morón, en Sevilla. Con un alcance de más de 2.000 kilómetros está considerado como uno de los más potentes de Europa y del mundo.



Recomendamos