​Seagle, el apagafuegos europeo que aspira a sustituir a los míticos ‘botijos’ del Ejército del Aire
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Seguridad >

​Seagle, el apagafuegos europeo que aspira a sustituir a los míticos ‘botijos’ del Ejército del Aire

El proyecto está liderado por la compañía belga Roadfour, que presentará en breve el avión a la Unión Europea
Seagle avion
Recreación digital del apagafuegos europeo Seagle. Foto: Roadfour
|

La empresa belga Roadfour trabaja en un proyecto para el desarrollo de un avión de lucha contra los incendios europeo, bautizado con el nombre de Seagle. Esta aeronave aspira a reemplazar a los veteranos apagafuegos en servicio en varios países del continente como España, donde los aviones anfibios CL-215T del Ejército del Aire, conocidos popularmente como botijos, suman ya más de tres décadas operativos.

La compañía presentó la semana pasada en España este proyecto en un acto en la residencia del embajador belga en Madrid. La aeronave dispondrá de cuatro depósitos de agua principales con una capacidad de carga de 12.000 litros, el doble que los apagafuegos más modernos en servicio en la Fuerza Aérea.

El Seagle tendrá las siguientes dimensiones: 24,02 metros de largo, 9,90 metros de alto y 32,38 metros de envergadura. El peso seco será de 16.250 kg y el peso máximo al despegue, 33.200 kg. El 80% del peso del avión será soportado por las alas en la maniobra de carga de agua, explicaron desde la compañía. Respecto a las prestaciones de vuelo, el apagafuegos podrá despegar en pistas de 850 metros y aterrizar en pistas de 700 metros -siempre con el tanque vacío-, tendrá una velocidad máxima de 509 km/h, una velocidad de crucero de 463 km/h y una velocidad de ascenso de 9 m/s. El techo de servicio será de 16.000 pies (unos 4.900 metros) y el alcance de 2.800 km. La aeronave llevará dos motores PW150A de Pratt & Withney de 3.782 kw cada uno y seis hélices, e incorporará un deposito con capacidad para 6.800 litros de combustible.

Entre las novedades tecnológicas, la aeronave contará con unas hidroalas en la parte inferior del fuselaje. Esta especie de alas se introducirán en el agua durante la maniobra de carga en el mar, lagos o embalses y darán estabilidad al avión, empujando al aparato hacia arriba, en caso de que la parte delantera entrara en contacto con el agua. En la práctica, el sistema de hidroalas permite llevar a cabo la operación sin que el fuselaje toque el agua, el avión vuela justo sobre la superficie y solo se sumerge la toma de agua o ‘cuchara’, lo que, según destaca la compañía, reduce el riesgo de accidentes y los trabajos de reparación y mantenimiento, al disminuir también la corrosión de los componentes. La velocidad hace el resto -hasta 110 km/h- y los tanques están completamente llenos en apenas doce segundos. Esta es una diferencia sustancial respecto a los modelos clásicos de hidroaviones o aviones anfibios que deben amerizar para llenar sus tanques.

Seagle apagafuegos europa

El Seagle dispondrá además de un sistema digital de localización de objetivos para identificar con precisión el área de actuación y reducir la dispersión. El tren de aterrizaje será retráctil y estará alojado durante el vuelo en un compartimiento impermeable, protegido de la corrosión. Desde Roadfour aseguran que el coste de mantenimiento será bajo debido a que el fuselaje y el tren de aterrizaje no estarán en contacto con el agua y además las partes de la aeronave en contacto con ella, como las hidroalas, serán fabricada en materiales compuestos.

La cabina estará equipada con cuatro asientos: un piloto, un copiloto y dos asientos de pasajeros, uno de ellos para la persona encargada de la conexión con los equipos de tierra. Además destacan otras características: alas en forma de ‘ala de gaviota’ para mantener los motores alejados del agua, aviónica digital con pantalla de vuelo principal y pantalla parametrizable secundaria, mandos de vuelo Fly By Wire (FBW), hélices de seis palas con una eficiencia óptima, bajo consumo gracias a turbopropulsores, estabilizador horizontal recortable (THS) para estabilizar la aeronave en el eje de cabeceo y tanques de 12.000 litros con el corredor técnico central cerca del centro de gravedad de la aeronave.

Roadfour además está estudiando la posibilidad de adaptar el diseño para las operaciones durante la noche, no obstante, como recuerda la compañía, los pilotos hasta ahora no han sido partidarios de esta opción.

Primer avión en 2026

La empresa maneja ya también un posible calendario para disponer de los primeros aviones. En 2026, Roadfour espera tener la certificación de la aeronave y comenzar la producción de las primeras aeronaves, siempre y cuando la línea de ensamblaje final se establezca entre 2022 y 2024. Después, la capacidad de producción aumentaría progresivamente hasta llegar a las diez unidades al año en 2029.

Roadfour actuaría como coordinador del proyecto. La compañía mantiene contactos con una veintena de empresas de Francia, Italia, España, Bélgica, Portugal, Grecia, Croacia, Países Bajos y Reino Unido para construir un esquema industrial. En el caso español, Aciturri y Aernnova estarían involucradas en el desarrollo de elementos estructurales del avión (fuselaje, alas…) y además también podría participar Indra en el diseño de sistemas de la aviónica y CESA en el tren de aterrizaje. El único proveedor de fuera de Europa sería Pratt & Whitney, responsable del motor del apagafuegos.

Apagafuegos europeo seagle

Existen además negociaciones con Francia para crear un centro de formación de pilotos y una primera línea de montaje en la base aérea de Seguridad Civil Nimes-Garons, al sur del país. De forma paralela, Roadfour está ofreciendo a los países interesados la posibilidad de tener centros de montaje propios. Actualmente, hay en todo el mundo 195 aeronaves de lucha contra los incendios. La empresa tiene como objetivo la renovación de la mitad de esta flota, es decir, producir un centenar de aviones nuevos en un plazo de 20 años. La financiación para lanzar el proyecto llegaría por tres vías: fondos privados (40%, créditos bancarios, fondos de inversión y capital privado), fondos públicos (30%) y contribuciones de los países (30%, Consejo de Innovación Europeo, Banco Europeo de Inversiones y Mecanismos de Recuperación y Resiliencia de la Unión Europea).

Nueva flota de apagafuegos de Rescue

El Seagle será presentado próximamente a los responsables del sistema Rescue de la Unión Europea, el mecanismo común de respuesta a los desastres naturales. En la actualidad, los países miembros de la UE aportan de forma voluntaria a este mecanismo medios aviones y helicópteros que participan, si son requeridos, en la extinción de los incendios forestales. España, por ejemplo, contribuye con dos apagafuegos Canadiar que, sin ir más lejos, este mismo verano estuvieron luchando contra el fuego en Grecia y Turquía.

Cabina seagle apagafuegos

Sin embargo, Rescue apuesta por dar un paso más y crear una flota europea de apagafuegos, a disposición inmediata del Centro de Coordinación de Respuesta a Emergencia (ERCC). Esta medida busca responder de forma más eficaz a los incendios cada vez más virulentos y descontrolados, consecuencia del cambio climático, que arrasan vastas áreas forestales en el periodo estival. El Seagle de Roadfour es uno de los candidatos a este programa que contempla la adquisición de 12 aviones anfibios con base en los estados miembros y operados por ellos. Las aeronaves serán compradas por los países comunitarios, si bien, el 90% de la financiación, incluidos los costes de mantenimiento, correrán a cargo de Rescue.

El nuevo apagafuegos europeo también aspira a cubrir las necesidades de cada país. En España, el Ejército del Aire opera una flota de 14 CL-215T, que suman más de tres décadas en servicio, y cuatro CL-415, más modernos. Los planes en marcha contemplan la necesidad de al menos cuatro aviones anfibios para reemplazar a los CL-215T más antiguos y la modernización de los diez restantes.  




Recomendamos

Lo más visto