El desarrollo del futuro avión de combate europeo FCAS peligra otra vez
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Industria >
Desencuentro

El desarrollo del futuro avión de combate europeo FCAS peligra otra vez

El director de Dassault quiere que la experiencia francesa en aviones de combate les lleve a liderar el programa frente a Airbus, que se niega
FCAS. Foto: Airbus.
Aspecto del futuro avión de combate del programa FCAS. Imagen Airbus
|

El desarrollo del futuro sistema de aéreo de combate FCAS está paralizado por una disputa entre sus dos socios industriales originales: la francesa Dassault Aviation y la alemana Airbus. El director general de la compañía francesa, Eric Trappier, afirmó la semana pasada que en este programa, que tiene su tercera pata empresarial en la firma española Indra, “seguimos teniendo dificultades con Airbus”.

Trappier llegó a afirmar el pasado miércoles que “no siempre es fácil negociar con los alemanes”, a cuenta de un desencuentro en torno a la “división del trabajo” del proyecto que está empantanando el ambicioso programa. El director general de Dassault ha apuntado, sobre la nueva fase de desarrollo del futuro caza del FCAS, que ahora se está negociando, que Airbus debe aceptar que “la experiencia estará en Francia y no en otro lugar”. Para Trappier “está claro que Dassault será el líder”, de acuerdo a sus palabras recogidas por la agencia estadounidense de información económica Bloomberg.

Trappier también ha apuntado que la posibilidad de que Alemania encargue aviones de combate estadounidenses capaces de portar armas nucleares, como parte del acuerdo que mantiene con la OTAN para mantener esta capacidad, también está suponiendo una rémora para el proyecto del FCAS.

Básicamente, Airbus busca un protagonismo más repartido, pero Francia quiere hacer valer su larga experiencia en el desarrollo de aviones de combate. Esta posición se puede haber visto reforzada por el reciente éxito cosechado por Dassault con el pedido de 80 cazas Rafale que le ha hecho Emiratos Árabes Unidos, y que se suma a otros recientes acuerdos alcanzados con Grecia y Croacia para suministrarles el mismo modelo, y otro más de ampliación de un pedido ya existente por parte de Egipto. Además, Trappier confía en que este año se puedan generar nuevos contratos, y citó conversaciones con la India, que de hecho ya le ha comprado algunos Rafale y podría adquirir más, e Indonesia

Un plan B por si fracasa el programa

Ante la reedición de un desencuentro con los socios alemanes de Airbus que ya ha aflorado en otras ocasiones, Trappier ha vuelto a referirse a que Dassault cuenta con un plan B por si el FCAS fracasa, como ya hizo hace casi un año.

Con la entrada formal en 2019 de España en el programa originalmente franco-alemán del FCAS, Dassault Aviation acordó reducir su participación en el proyecto al 33%, para mantenerse en igualdad con sus otros dos socios. Hasta ese momento el compromiso alcanzada el 50%, al igual que Alemania. Con la irrupción española en los planes se reabrieron las negociaciones en torno a la implementación de ese reparto, y Berlín expuso sus exigencias en torno a la repartición del trabajo y la propiedad intelectual.

Dudas germanas

El año pasado llegó a trascender un informe secreto de las Fuerzas Armadas alemanas en el que se concluye que el futuro avión de combate no estará tecnológicamente actualizado y que Alemania se ha dejado engañar por Francia en distintos aspectos del programa, al que se calcula un coste de 100.000 millones de euros.

El compromiso de desarrollo y producción del FCAS supone complementar y posteriormente reemplazar la actual generación de aviones de combate Eurofighter y Rafale, entre los años 2035 y 2040. El Eurofighter es un programa europeo en el que participan Alemania, Italia, España y Reino Unido y del que la francesa Dassault Aviation se salió en su momento para desarrollar su propio avión de combate, el Rafale, que es el mayor competidor del Eurofighter.

En conjunto, el programa del futuro sistema aéreo de combate europeo está liderado por tres empresas, cada una de ellas en representación de uno de los países socios. Se trata de las citadas Airbus, por parte de Alemania; Dassault Aviation, por el lado de Francia, y la tecnológica Indra, por España.



Recomendamos


Lo más visto