Un informe alemán concluye que se han dejado engañar en el FCAS
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Industria >

Un informe alemán concluye que se han dejado engañar en el FCAS

Firma del acuerdo del FCAS entre Francia, España y Alemania. Foto MDE
|

Un informe secreto de las Bundeswehr (Fuerzas Armadas de Alemania) revela una evaluación negativa del ambicioso programa de armamento con el que Francia, España y Alemania pretenden reemplazar, en torno a 2040, a sus cazas Eurofighter y Rafale. El Sistema de Armas de Nueva Generación/Futuro Sistema Aéreo de Combate (NGWS/FCAS), como es conocido este proyecto, incluye el desarrollo de un avión de combate de sexta generación que en última instancia no estará tecnológicamente actualizado, según una de las conclusiones principales de este documento. Otra afirma que se trata de un proyecto en el que los alemanes se han dejado engañar por Francia en numerosos aspectos. El trabajo sobre esta iniciativa franco-germano-española, a la que se le calcula un coste de 100.000 millones de euros, ha sido elaborado para el Ministerio de Defensa alemán.

Sus demoledoras afirmaciones han sido reveladas a principios de este mes por la publicación alemana Der Spiegel, que es la mayor revista semanal europea. El medio afirma haber tenido acceso al informe interno de la Bundeswehr donde se detalla que Alemania se ha dejado llevar por la iniciativa francesa en este programa, hasta el punto de sacrificar sus propios intereses. Como resultado, augura el documento, el futuro avión de combate no cumplirá con los requisitos que le corresponderían cuando esté operativo.

El informe, de 22 páginas, apunta que las disposiciones técnicas contenidas en el acuerdo entre los tres socios del FCAS deben ser revisadas. Entre otros puntos, los expertos se refieren al motor del primer modelo de pruebas, que es el del caza francés Rafale. Sin embargo, alegan, es más potente el del Eurofighter, desarrollado por la compañía alemana MTU Aero.

Hace dos años, cuando España aún no había suscrito su entrada en el programa FCAS, Francia y Alemania acordaron que el futuro caza equiparía inicialmente un motor basado en el M88, que es el que ya montan los Rafale. Ahora, una vez que nuestro país ya forma parte en el proyecto a partes iguales con los dos socios iniciales, también ha entrado en el proyecto la firma española ITP (filial en la actualidad de la británica Rolls Royce), que también está implicada, junto a MTU Aero, en el motor Eurojet del Eurofighter, que es el que el informe de la Bundeswehr apunta que sería más indicado para el FCAS.

Las tres empresas citadas, Safran por parte de Francia, MTU por la de Alemania e ITP, del lado español, están implicadas en el llamado pilar 2 del FCAS, que está protagonizado por el propulsor inicial del futuro avión.

El ejemplo expuesto es uno de los que, a juicio de los expertos que han elaborado el informe, demuestran que la industria alemana participa en el programa mucho menos que la industria francesa.

Acusaciones francesas

 

En conjunto, el programa del futuro sistema aéreo de combate europeo está liderado por tres empresas, cada una de ellas en representación de uno de los países socios. Se trata de Airbus, por parte de Alemania; Dassault Aviation, por el lado de Francia, y la tecnológica Indra, por España.

Curiosamente, el consejero delegado (CEO) de Dassault, Eric Trappier, y por tanto en representación de la vertiente francesa, se quejó hace tres meses de cómo se estaba realizando el reparto de papeles en el FCAS, por considerar en su caso que Alemania se estaba llevando la parte del León.

Trappier se quejó de que “Airbus tiene una participación de dos tercios en el programa porque representa tanto a Alemania como a España, en referencia a la etapa inicial del proyecto, la conocida como fase 1B. Aunque el socio industrial designado por España es la apuntada Indra, Airbus también cuenta con un importante papel en la participación española.

El CEO de Dassault llegó a afirmar que su compañía cuenta con un “plan B” por si algo falla. En todo caso, Trappier aseguró que mantiene la calma: “No creo que el proceso vital del programa FCAS esté comprometido, pero no les diré que el paciente no está en un estado difícil”, afirmó.

 



Recomendamos