menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

Firma Invitada

Jorge Domecq

Diplomático español de alto nivel. Nombrado Director Ejecutivo de la Agencia Europea de Defensa (AED o  también EDA por sus siglas en inglés) en febrero de 2015. Previamente fue embajador de España ante la OSCE y Filipinas y desempeñó varios cargos en los Ministerios de Asuntos Exteriores y Defensa españoles así como en la OTAN.


Las nuevas iniciativas de defensa en la UE

08/03/2018 | Madrid

Hemos dejado atrás un año excepcional para la defensa europea. Se han puesto en marcha iniciativas valientes y sin precedente en la UE con intención de impulsar la cooperación en materia de defensa a través de una mejor planificación en común y la definición de prioridades, así como el desarrollo, la adquisición y operación de capacidades militares de los Estados Miembros. La Revisión Anual Coordinada de la Defensa (CARD), la Cooperación Estructurada Permanente (Pesco) y el Fondo Europeo de Defensa (EDF) son piezas esenciales de un rompecabezas político e institucional en vías de formación que, si se ensamblan correctamente, pueden ofrecer a los Estados Miembros de la UE más y mejores capacidades de defensa interoperables.

Inventar nuevas herramientas para la cooperación en defensa no basta. El modo en que se usarán y desarrollarán es igualmente importante. En otras palabras, mientras que la CARD, la PESCO y el EDF son iniciativas independientes lideradas y gestionadas por diferentes actores, se deben usar conjuntamente, de manera coherente y coordinada. En última instancia, deben dar lugar a proyectos de cooperación en defensa que verdaderamente respondan a las prioridades en capacidades militares que los Estados Miembros hayan identificado en común. La ambición no puede ser cooperar solo porque sí, sino que debe servir para cubrir las lagunas existentes en capacidades críticas de defensa en Europa y generar resultados tangibles y operativos en forma de activos de defensa con mejores prestaciones y listos para usar. A su vez, esto requiere una estrecha y constante cooperación con nuestra industria de defensa, ya sean proveedores principales o pymes, que debe ser lo suficientemente innovadora y competitiva como para desarrollar y producir las capacidades de primera categoría que requieren las Fuerzas Armadas de los Estados Miembros y que requieren nuestros gobiernos. De ahí la necesidad de que las tres iniciativas sean coherentes, se basen en la fijación de prioridades acordadas por los Gobiernos y apoyen a la industria de defensa europea.

Es aquí donde entra en escena la Agencia Europea de Defensa (AED). Como Secretaría de la CARD y la Pesco (junto con el Servicio Europeo de Acción Exterior, SEAE, y el Estado Mayor de la UE (EMUE)), así como operador central de actividades de defensa financiadas por el presupuesto de la UE, la Agencia aprovechará su experiencia, su conocimiento y sus redes de contactos en los Estados Miembros para garantizar la coherencia, la eficiencia y la orientación hacia las prioridades de capacidades de defensa en las tres iniciativas. El bien establecido diálogo de la Agencia con la industria de defensa europea continuará también contribuyendo a que estas iniciativas sean un éxito.

La CARD está en un periodo de prueba que ya ha comenzado. Su ambición es promover una sincronización progresiva y la adaptación mutua de los ciclos de planificación de la defensa nacional en Estados Miembros a la vez que ayudar al desarrollo de las capacidades necesarias, con la aspiración de que esto lleve en el futuro a una colaboración más sistemática en materia de defensa en Europa. Para que la CARD pueda ofrecer un valor añadido real, es esencial contar con la información más actualizada y detallada posible, facilitada por los Ministerios de Defensa nacionales (relativa a planes de defensa, incluyendo el gasto). La responsabilidad de la recogida de información es de la AED como Secretaría de la CARD con el apoyo del Comité Militar de la Unión Europea (CMUE) y del EMUE (Estado Mayor de la Unión Europea). Una vez recabada, la información deberá ser analizada por la Agencia de manera global y debatida con los Estados Miembros antes de preparar un informe final para los Ministros de Defensa en Noviembre de este año. El CMUE contribuye y está involucrado estrechamente en este trabajo durante todo el proceso. Las lecciones aprendidas en este periodo de prueba de la CARD se incorporarán en el informe de los Ministros y se tendrán en cuenta a la hora de lanzar el primer ciclo completo de la CARD que se prevé para 2019 a 2020.

La Pesco está estrechamente vinculada a la CARD. El 11 de diciembre, 25 Estados Miembros de la UE decidieron participar en esta iniciativa, lo que supone un avance histórico y sin precedentes hacia una defensa común europea. En este caso, también, la AED actuará como secretaría con un papel de apoyo en diferentes niveles. En primer lugar, y en estrecha cooperación con el EMUE, servirá de plataforma donde los Estados de la Pesco puedan identificar, evaluar y consolidar posibles proyectos. La Agencia ofrece especialmente su opinión sobre el impacto de dichos proyectos desde el punto de vista de las capacidades que ofrecen, mientras que el EMUE aborda la dimensión operativa en términos de aptitud de esos proyectos para la ejecución de las misiones de la PCSD (Política Común de Seguridad y Defensa de la Unión Europea). En segundo lugar, la AED apoyará  el desarrollo práctico de los proyectos de la Pesco. Este papel es particularmente apropiado para la Agencia, ya que el enfoque de dos niveles previsto para la Pesco es muy similar a la estructura de gestión de proyectos en la AED: los Estados Miembros tienen pleno control del contenido del proyecto, con la Agencia actuando en calidad de moderadora y proveedora de servicios de los Estados participantes. En tercer lugar, la AED contribuirá a la evaluación regular de los compromisos vinculantes asumidos por los Estados de la Pesco y del cumplimiento de los mismos.

Un tercer pilar de la futura defensa europea es el Fondo Europeo de Defensa (EDF). La puesta en práctica del EDF, que está estrechamente interrelacionado con la CARD y la Pesco, también depende en gran medida de la AED, tanto en los ámbitos de la investigación como el de las capacidades. La ‘ventana de investigación’ del Fondo aprovechará las lecciones aprendidas del Proyecto Piloto en curso y de la Acción Preparatoria sobre Investigación en materia de Defensa, ambos gestionados y ejecutados por la Agencia (con un acuerdo de delegación de la Comisión Europea). En cuanto a la ‘ventana de capacidades’ del Fondo, la AED ya ha sido encomendada por los Estados Miembros para jugar un papel inicial importante colaborando en la preparación del plan de trabajo del Programa de Desarrollo de la Industria Europea de Defensa (EDIDP). Este papel obligará a asegurar fuertes sinergias con la función de definición de las prioridades en materia de capacidades para la Pesco y la CARD, cerrando así el círculo de estas iniciativas tan interrelacionadas.

Hacer pleno uso del potencial de la AED es un requisito indispensable, como indicado en la Estrategia Global de la UE, para impulsar las tres iniciativas (CARD, Pesco y EDF). Así fue reconocido por los Ministros de Defensa de la UE en la reunión del Consejo del 13 de noviembre de 2017, cuando animó expresamente a la Agencia “a que siga apoyando el desarrollo coherente del panorama europeo de capacidades, teniendo en cuenta también el vínculo entre la Revisión Anual Coordinada de la Defensa (CARD), la Cooperación Estructurada Permanente (Pesco) y el Fondo Europeo de Defensa (EDF)”. En las líneas directrices dadas por el Consejo a la AED para 2018 y adoptadas por los Ministros se apoya “el refuerzo de la Agencia como plataforma intergubernamental idónea en el marco institucional de la UE, para apoyar a los Estados Miembros en el desarrollo de capacidades al servicio del nivel de ambición de la UE”.

Por último, pero no por ello de menor importancia, es el papel de la industria de defensa europea. Nadie debería subestimar la importancia de trabajar codo a codo con la industria de defensa europea durante el desarrollo de las mencionadas iniciativas. La ambición de alcanzar una autonomía estratégica para la Unión Europea, prevista en la Estrategia Global de la UE 2016, solo cobrará sentido si está apoyada por una industria de defensa sólida e igualmente autónoma. La AED desempeña un papel esencial aquí también, porque el compromiso con la industria es parte de nuestra misión básica de ayudar a fortalecer la base tecnológica e industrial de la defensa europea (BITDE). En mayo de 2017 los Ministros de Defensa dieron su visto bueno al enfoque propuesto para que la AED estableciera  un diálogo más estructurado con la industria en áreas prioritarias específicas que continuarán guiando el apoyo de la Agencia a la industria en 2018. En este respecto, la AED tendrá muy presente las capacidades que requieren los Estados Miembros. Esto es lo que medirá al final el éxito en el desarrollo del EDF, y también en la CARD y la Pesco.

 

El texto aquí reproducido ha sido elaborado por el director de la Agencia Europea de Defensa, Jorge Domecq, bajo el título ''Necesitamos ponernos todos manos a la obra para que las nuevas iniciativas de defensa en la UE tengan éxito' para la publicación 'Spain Defence and Security 2018' de IDS, donde está recogido. El documento completo está disponible, tanto en su versión en español como en inglés, en el siguiente enlace:

 

SPAIN Defence and Security 2018 / Tecnología con sello europeo

 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje