menú responsive
ESPAÑA | Empresas
-/5 | 0 votos

Entrevista Infodefensa.com

Arteaga (Elcano): "La industria debe adaptarse a la cuarta revolución industrial y a las tecnológicas disruptivas"

Félix Arteaga, investigador principal del Real Instituto Elcano

Félix Arteaga, investigador principal del Real Instituto Elcano

06/02/2019 | Madrid

B. Carrasco

Félix Arteaga es investigador principal del Real Instituto Elcano y acaba de publicar un extenso informe en el que analiza la posición de España y de su industria de Defensa y Seguridad ante las nuevas políticas de Defensa de la Unión Europea.

En una entrevista a Infodefensa.com, Arteaga señala que el sector tiene por delante el desafío de adaptar sus procesos a "los cambios que trae la cuarta revolución industrial y a las tecnológicas disruptivas que planean sobre el mercado de la defensa" y resalta la importancia de forma parte de las nuevas iniciativas que fomenta la Unión Europea como la Cooperación Estructurada Permanente (Pesco) o el Fondo Europeo de la Defensa. "Entrar el nuevo marco es importante porque fuera de él será cada vez más díficil mantener la continuidad del negocio".

¿Qué oportunidades ofrecen a las empresas española iniciativas de la UE como la Pesco y Edap?

Les ofrecen la posibilidad de participar en consorcios europeos y asegurar una cuota del nuevo mercado, accediendo a unos incentivos económicos, tanto europeos como nacionales (cofinanciación) que no tendrían sin la participación en esos programas. La exclusión de este tejido industrial europeo privaría a las empresas españolas de estos incentivos, perjudicaría su competitividad y las avocaría a una dependencia de la demanda nacional. Cada una según su dimensión, pueden participar en cadenas de suministro europeas y tomar posiciones de ventaja para convocatorias posteriores. Entrar en el nuevo marco es importante porque fuera de él será cada vez más difícil mantener la continuidad del negocio. 

A su juicio, ¿está la industria española prepara para competir en Europa?

Lo están las industrias más internacionalizadas y dinámicas, que son las que pueden competir sin complejos en el mercado europeo. No lo están aquellas que consideran que su supervivencia está protegida por la demanda nacional y las que no tienen dimensión ni voluntad para internacionalizarse. La experiencia con los programas europeos muestra una buena respuesta tanto en las convocatorias de acciones preparatorias y, sin duda, se repetirá esa respuesta en las convocatorias de programas de capacidades, Pescoy similares.

¿Qué asignaturas tiene pendiente la industria de Defensa española?

Tiene pendiente la misma asignatura que sus competidores, adaptarse a los cambios que trae la cuarta revolución industrial y a las tecnológicas disruptivas que planean sobre el mercado de la defensa. El acortamiento de los ciclos tecnológicos acelera el riesgo de obsolescencia de los productos que precisan largos plazos para su desarrollo y las fuerzas armadas precisarán capacidades dotadas de esas tecnologías disruptivas en sus próximos objetivos de capacidades militares. El modelo actual de planeamiento, en el que las industrias nacionales tienen gran capacidad de influir en las adquisiciones, tiende a desaparecer desde el momento que entran en el proceso de planeamiento otras variables como los incentivos económicos europeos, la prioridad de equipos y proyectos europeos en el desarrollo de capacidades, las nuevas formas de combatir (Third Offset Strategy, entre otras) y las nuevas formas de relación de las fuerzas armadas con los sectores tecnológicos más avanzados.

¿Qué papel debe jugar las administraciones y, sobre todo, el Ministerio de Defensa en este escenario?

Las administraciones no juegan un papel relevante porque España carece de una política industrial y las competencias industriales están dispersos por varios Ministerios que cambian de filiación sin ninguna supervisión supra gubernamental. El Ministerio de Defensa ha desarrollado su propia política industrial dentro de sus limitaciones presupuestarias y condicionado por su función primaria de dotar a las fuerzas armadas de las capacidades que precisa. Su política industrial es un medio, pero no un fin, pese a lo cual ha movilizado a los órganos gubernamentales y a las asociaciones industriales para afrontar las nuevas iniciativas de defensa en el escenario europeo. Su capacidad de movilización y coordinación está siendo inapreciable, pero tiene sus límites. Sus gestiones precisarían el respaldo expreso y proactivo de una estructura político-estratégica en Presidencia del Gobierno dedicada a integrar todas las capacidades ministeriales, industriales y tecnológicas. En el marco europeo del que estamos hablando, esa estructura reforzaría la influencia española en los foros y consejos europeos, tal y como hacen nuestros competidores directos. La financiación es otro campo donde las administraciones podrían coadyuvar al desarrollo de la base tecnológica e industrial de la defensa nacional porque muchas de las inversiones que se precisan tienen una finalidad industrial, tecnológica y social tan importante o más que la de disponer de capacidades militares.

Se insiste en casi todos los foros en que el Brexit y el auge del populismo en Italia colocan a España ante una oportunidad de liderar la Europa de la Defensa junto con Francia y Alemania. ¿Cree que España tiene opciones de ser uno de los líderes? ¿Está preparada?

Las circunstancias han colocado a la Administración de Defensa en una posición privilegiada junto a Francia y Alemania, tal y como se ha visto en la gestión de las materias de la Cooperación Estructurada Permanente (Pesco). El reto ahora es aprovechar esa posición privilegiada para trasladar los avances políticos en retornos industriales y tecnológicos para la industria de defensa. La dificultad del reto es doble porque, por un lado, coliderar las iniciativas obliga a disponer de un apoyo político y financiero de alto nivel del que España no dispone y, por otro, ambos países disponen ya de un programa propio y de estructuras de cooperación (Consejo Franco-Alemán) para que sus industrias de defensa aprovechen la mayor parte de las ayudas europeas al sector.  

 

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje