menú responsive
ESPAÑA | Aire
-/5 | 0 votos

Entrevista Infodefensa.com

Almte. González (Digam): "Las prioridades son el avión entrenador, el buque subacuático y los interrogadores IFF" (1)

Almirante Santiago Ramón González Gómez. Foto: Ministerio de Defensa

Almirante Santiago Ramón González Gómez. Foto: Ministerio de Defensa

04/03/2019 | Madrid

B. Carrasco

El almirante Santiago Ramón González Gómez está al frente desde hace un año de la Dirección General de Armamento y Material (DGAM), el órgano responsable de los grandes programas de adquisiciones del Ministerio de Defensa. En una entrevista a Infodefensa.com, el almirante anuncia las prioridades de la DGAM para el 2019 y analiza otros proyectos claves para la modernización de las Fuerzas Armadas como la entrada de España en el Futuro Sistema de Combate Europeo (FCAS) o el estudio iniciado para sustituir la flota de cazas de combate F-18 del Ejército del Aire.

Tras la aprobación de nuevos programas por un importe de 11.374 millones de euros, ¿En qué proyectos pendientes de financiación se hará hincapié este año? ¿Podría destacar tres prioridades?

Sin olvidarnos de que ahora el esfuerzo se centra en ejecutar lo impulsado durante el segundo semestre del 2018, empezamos el año 2019 con el foco puesto en tres proyectos muy importantes, el avión entrenador para el Ejército del Aire, los interrogadores y respondedores de las plataformas aéreas, navales y terrestres (IFF Mod 5) y el buque de intervención subacuática, que debe estar disponible para cuando el S-81 vaya a realizar sus pruebas de mar.

Sobre el nuevo entrenador para la Fuerza Aérea, ¿cómo marcha este programa?. A finales del año pasado saltó la noticia de que España y Corea del Sur estarían negociando un intercambio de A400M por KT-1 y T-50, ¿Cómo están ahora mismo los contactos?

En estos momentos, la prioridad más alta de la DGAM es la aprobación del techo de gasto que permita la obtención de un avión entrenador para el Ejército del Aire, que para cubrir sus necesidades de adiestramiento en San Javier deberíamos poder lanzar el contrato de adquisición a mediados del presente año. En relación a la noticia de Corea del Sur, de confirmarse el interés por su parte, la propuesta podría ser una opción a considerar, pero en la actualidad no se está negociando ningún intercambio como el propuesto. En cualquier caso, esta opción no debiera retrasar la adquisición de los aviones que, perentoriamente, necesita el Ejército del Aire para sustituir al Casa 101 a partir de finales de 2021.

Francia y Alemania iniciaron hace un año el camino para el desarrollo del Futuro Sistema de Combate Europeo (FCAS). España también estará en este proyecto. ¿Qué puede aportar la industria española?

Las ministras de Defensa de Alemania, Francia y España firmaron el pasado 14 de febrero la carta de intenciones que posibilita nuestra plena adhesión al proyecto de diseño, desarrollo y construcción de un Sistema de Armas de Nueva Generación (NGWS). Un nuevo concepto de avión que será el corazón del FCAS. Un segundo paso será la firma, posiblemente antes del verano, del Acuerdo Marco que debiera dar cobertura a los Acuerdos de Proyecto necesarios para empezar la fase de diseño y producción de los primeros demostradores tecnológicos del NGWS. La industria aeronáutica española es hoy un actor de primer nivel que participa de pleno derecho, en muchos de los principales programas internacionales del sector. Somos un país líder en la fabricación de aeroestructuras, en ingeniería de diseño, desarrollo e integración de sistemas complejos, sin olvidar el sostenimiento de estos complejos sistemas de armas. No me cabe ninguna duda de que nuestra industria debe estar, estará, involucrada en el programa desde el principio.

El Ejército del Aire también tiene que renovar sus F-18, ¿España se decantará al final por la compra un nuevo lote de Eurofighter? ¿La opción de la compra del F-35, que aseguraría el futuro del arma aérea de la Armada, está descartada?

En este asunto nos encontramos todavía en la fase conceptual. La necesidad de sustitución ha sido declarada y la intención es considerar todas las posibilidades que satisfagan los requisitos operativos. Es pronto para aventurar un resultado, lo que sí es cierto es que desde el final del ciclo de vida de estas plataformas, previsto para el quinquenio 2025-2030, hasta que el NGWS se encuentre operativo, a partir del 2040, se produce un largo lapso de tiempo en el que nuestras Fuerzas Armadas necesitarán sistemas de armas capaces de cubrir el importante hueco operacional que se producirá con la baja de ambos sistemas, F-18 y AV-8B Plus. En el caso del AV-8B Plus de la Armada, aviones con capacidad Stovl, no estamos hablando únicamente de relevo generacional, una capacidad esencial que sólo tienen las marinas de unos pocos países en el mundo y en nuestro entorno cercano, en Europa, sólo Francia e Italia. Hablamos de una capacidad que no puede ser suplida por otros sistemas de armas, sino sólo complementada, y a la historia pasada y reciente me remito. La soberanía, tanto disuasiva como operacional, que proporciona un Grupo de Combate Portaaviones gracias a la versatilidad de sus misiones, la flexibilidad de su maniobra y la autonomía de actuación, no puede ser igualada por otra capacidad militar. En cualquier caso, conforme avancen los estudios conceptuales y se analicen las diversas alternativas de obtención, podremos tener una mejor idea de las posibles soluciones a cada una de las necesidades, la del Ejército del Aire y la de la Armada, y estoy convencido que el resultado será el mejor para los españoles.

¿Habrá novedades este año en el programa Proyección Estratégica de la Fuerza?

Como he dicho con anterioridad en el marco del proceso de obtención de los recursos de armamento y material se realiza un profundo análisis de las distintas alternativas posibles, valorando y priorizando los distintos factores, ya sean operativos, financieros, industriales o tecnológicos. Actualmente, este proceso está en marcha, seguimos evaluando opciones y todavía no tenemos una propuesta de solución concreta.

Los RPAS son un sector en el que la DGAM ha puesto el foco en los últimos años a través del programa como el Rapaz, ¿en qué punto está el proceso de compra de sistemas, una vez probadas en los Ejércitos las capacidades que ofrece la industria?

En cuanto al proyecto Rapaz, hay que recordar que se inició con el objeto de evaluar sistemas suficientemente maduros para su uso por las Fuerzas Armadas, a la vez que cualificar técnicamente a la industria nacional. Asimismo, esta iniciativa está permitiendo, con la entrega y prueba de sistemas para experimentación a unidades operativas, acelerar el proceso de adquisición acortando los tiempos que van desde el momento que en que se identifica la necesidad, hasta su posterior entrada en servicio.

 

 

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje