menú responsive
ESPAÑA | Empresas
-/5 | 0 votos

Empleo de gafas y cascos inmersivos

Simloc apuesta por incorporar la realidad virtual a la simulación aérea

Foto: Simloc

Foto: Simloc

05/06/2021 | Madrid

La compañía española Simloc está trabajando para incorporar tecnologías relacionadas con la realidad virtual a sus soluciones de simulación aérea y a sus programas de formación y entrenamiento en este ámbito.

La realidad virtual proporciona en la simulación aérea un entorno con escenas u objetos de apariencia real, que crea en el usuario la sensación de estar inmerso en él. Para conseguir esa experiencia se utilizan gafas o cascos de realidad virtual. Estos instrumentos de visión pueden ir acompañados de otros dispositivos de tecnología háptica, como guantes o trajes especiales, que permiten una interacción táctil con el entorno, así como la percepción de diferentes estímulos que intensifican la sensación de realidad. 

Según el CEO de Simloc, Carlos Pérez, la realidad virtual es de momento “un complemento perfecto para modernizar los programas de formación y entrenamiento. Esta tecnología permite mejorar las curvas de aprendizaje de los usuarios, lo que redunda no solo en formar mejores pilotos, sino que desde un punto de vista empresarial permite aumentar la eficiencia de las inversiones en formación”.

La compañía ya inició durante el año pasado varios programas asociados a la realidad virtual. Nos vamos a centrar en desarrollar una buena plataforma tecnológica y desde ahí ofrecer diferentes soluciones y contenidos”, destaca Pérez.

Y añade: “El producto de Simloc en este campo va orientado a perfeccionar diferentes herramientas de entrenamiento para pilotos, tanto en la aviación civil como en la militar, creando entornos que permitan el aprendizaje y la familiarización con distintos tipos de avión, entrenamientos en entornos tácticos, entrenamientos para personal técnico, etc…”

Ventajas de realidad virtual

 

Esta tecnología está comenzando a ser muy utilizada en la industria de la aviación como herramienta de formación y entrenamiento no sólo de pilotos y tripulantes de cabina, sino de personal relacionado otras áreas, como, por ejemplo, los mecánicos.  

Las ventajas son varias. En el apartado de ahorros, dada su sencillez, no es necesaria la utilización de grandes espacios, ni la instalación de enormes y complejos simuladores. Por otro lado, el hardware se reduce, prácticamentea un casco de realidad virtual y, para los más exigentes, el añadido de guantes y trajes especiales. Un casco de realidad virtual medianamente avanzado no suele superar los 1000 euros.

Otra de sus ventajas es la interconectividad, ya que, por ejemplo, se pueden generar entornos donde varias personas realicen simultáneamente un ejercicio de simulación aérea, aunque se encuentren en distintas partes del mundo.

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje