menú responsive
AMÉRICA | Defensa
-/5 | 0 votos

Crisis institucional

Venezuela: crece la expectativa sobre la lealtad de la Fuerza Armada

Militar disidente en la concentración opositora del 30 de abril, encabezada por Juan Guaidó. Foto: Centro de Comunicación Nacional.

Militar disidente en la concentración opositora del 30 de abril, encabezada por Juan Guaidó. Foto: Centro de Comunicación Nacional.

10/05/2019 | Caracas

Carlos E. Hernández

A partir de pasado 30 de abril, cuando se produjo el pronunciamiento público de un pequeño grupo de guardias nacionales desconociendo a Nicolás Maduro como presidente de la República y reconociendo como tal a Juan Guaidó, se han acentuado las expectativas sobre la “unidad monolítica” de la Fuerza Armada Nacional en torno a su lealtad al actual régimen político venezolano.

En la madrugada de ese día, los venezolanos fueron sorprendidos por la convocatoria de Guaidó desde las inmediaciones de la Base aérea 'Generalísimo Francisco de Miranda', en el sector La Carlota de Caracas, a salir a la calle a respaldar el “inicio de la “fase final de la Operación Libertad”. Aseguraba, además, que se encontraba “con las principales unidades militares de la Fuerza Armada”.

Guaidó estaba acompañado del dirigente opositor Leopoldo López, liberado minutos antes por sus custodios de su prisión domiciliaria, y de un grupo de efectivos militares, mayoritariamente pertenecientes de la Guardia Nacional, cuarto componente de la Fuerza Armada, así como por funcionarios policiales y del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Miles de personas se congregaron en la autopista Francisco Fajardo, que atraviesa Caracas, y muchas lograron entrar a la base Miranda, perteneciente a la Aviación Militar, pero donde también hay instalaciones y aeronaves del Ejército, la Armada y Guardia Nacional. Transcurridas unas horas y al no producirse pronunciamientos de mayor envergadura en el sector castrense, se disiparon las esperanzas de los opositores. Guaidó reconoció días después, en entrevista al diario The Washington Post, que hubo "errores de cálculo" en cuanto al apoyo militar que se estimaba para el 30 de abril.

Fracasado el intento de rebelión “cívico-militar”, Leopoldo López se refugió en la Embajada de España en Caracas, mientras que 18 militares implicados lo hicieron en la Embajada de Brasil.

¿Lealtad o fractura?

 

Desde el mismo momento en que se produjo el llamado de Guaidó, altos portavoces oficiales desestimaron el alcance del pronunciamiento militar y aseguraron que Maduro contaba con el pleno apoyo de la Fuerza Armada.

No obstante, el mismo 30 de abril, el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, dijo que Guaidó mantuvo conversaciones previas al pronunciamiento con el ministro de la Defensa, general en jefe (Ejército) Vladimir Padrino López; el comandante de la Guardia de Honor Presidencial y director general de Contrainteligencia Militar, mayor general (Ejército) Iván Rafael Hernández Dala; así como con el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno. "No cumplieron pero aún tienen una chance", recalcó Bolton.

Por su parte, en la misma fecha, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, en declaraciones a la cadena CNN, aseguró que Maduro estaba preparado “esta mañana” para abandonar Venezuela con rumbo a Cuba, pero “Rusia ha manifestado que debería quedarse”.

En ese orden, el 2 de mayo, en un acto castrense, presidido por Maduro, el general Padrino, expresó: "Da mucha indignación por dentro que pretenden romper con el honor militar, que es lo más sagrado que tiene el soldado, es que me vengan a comprar con una oferta engañosa, estúpida, ridícula, con esas ofertas que andan haciendo de la boca para afuera”. Estas palabras, han sido interpretadas por muchos como que hubo conversaciones previas.

Sin información oficial

 

No ha habido, hasta ahora, ninguna información oficial que precise los nombres y cargos de los militares implicados en los sucesos del 30 de abril. No obstante, ese mismo día se conoció, sin mayores detalles, que el director general del Sebin, general de división (Ejército) Manuel Ricardo Cristopher Figuera, fue relevado de su cargo y actualmente se encontraría fuera del país. La participación de Figuera en la referida “rebelión” militar fue confirmada, de hecho, por el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, quien el 7 de mayo anunció públicamente que su gobierno “está retirando todas las sanciones” al general venezolano, “con efecto inmediato”, que le fueron impuestas el pasado mes de febrero. Esto tiene mucha relevancia por haber sido el general Figuera, hasta ahora, el jefe del principal organismo de inteligencia nacional.

A la disidencia castrense hay que sumar más de 200 oficiales, incluyendo generales y almirantes, que han sido detenidos desde comienzos de 2018 hasta la fecha por estar involucrados en presuntos actos de conspiración. Mientras, las autoridades de Colombia reportan que más de 2.000 militares de todos los rangos y funcionarios policiales venezolanos, se han refugiado en ese país desde febrero pasado.

El hecho cierto, es que resulta imposible medir o predecir sobre la lealtad o descontento existente en el seno del estamento castense venezolano, pero lo que todo parece indicar es que en cualquier salida a la actual crisis estará presente el factor militar.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje