menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

Firma Invitada

Observatorio CEEAG

El Centro de Estudios Estratégicos de la Academia de Guerra de Chile tiene como misión generar conocimiento en apoyo de la Academia de Guerra y, como visión, ser un referente en materias de investigación relacionadas con las Ciencias Militares.


El Ejército de Chile frente a la Pandemia

05/08/2020 | Santiago de Chile

(Especial CEEAG para Infodefensa) El Ejército de Chile ha desplegado sus efectivos militares en todo el territorio nacional desde el inicio de la pandemia, apoyando a las Fuerzas de Orden y Seguridad en el control y vigilancia ciudadana en zonas de cuarentena y cordones sanitarios; pero además protegiendo a la población del contagio a través de la distribución de mascarillas, guantes y de las PAME (Puestos de Atención Médica Especializada) habilitando y desplegando 35 recintos modulares en todo el país.

Asimismo, durante todo este periodo, ha estado realizando ejercicios de abastecimiento aéreo, cuyo fin es entregar alimentos, agua y medicamentos, o bien transportar enfermos. De esta forma, el personal militar se encuentra preparado para brindar asistencia a comunidades aisladas o de difícil acceso, como por ejemplo, en la zona de Magallanes; reorientando capacidades enfocadas al ámbito de la defensa al bienestar y resguardo de los chilenos.

Todo lo anterior demuestra la polivalencia en las capacidades del Ejército de Chile. Pero además, devela otros aspectos que son interesantes de analizar considerando el complejo escenario social y sanitario que aún se vive en nuestro país.

El primero, es que el ejército no ha quedado ajeno a los efectos de la pandemia. Así, efectivos militares se han contagiado del Covid-19 cumpliendo labores de control, vigilancia y ayuda a la comunidad, enfrentando -al igual que cualquier ciudadano- el aislamiento familiar producto de la cuarentena, para luego retomar sus labores militares habituales en las zonas de despliegue; asumiendo de esta manera, el costo personal y familiar del rol que cumplen.

Segundo, y en consonancia con el primer punto, el Ejército ha demostrado una disposición anímica o una fuerza moral que los ha llevado a enfrentar eficazmente y de manera resiliente la pandemia, con la seguridad que su labor se sostiene en que las tareas que realizan tienen como fin último un ideal o una causa justa (el bien común de la nación).

Tercero, la confianza en las Fuerzas Armadas –como principal activo en las sociedades democráticas- pareciera haberse recuperado luego de la crisis social de octubre de 2019.

Esto nos lleva a reflexionar brevemente sobre la esencia del “ser y hacer” del militar, ya que formarse en esta profesión implica una decisión, la convicción y un compromiso profundo con la misión constitucional, legitimando de esta forma las decisiones y acciones que se adopten, ya sea en un campo de batalla, o bien, en operaciones distintas a la guerra.

En consecuencia, el Ejército de Chile ha demostrado una multiplicidad de capacidades que le han permitido aportar al control y prevención de la pandemia; pero además, se observa la importancia de la fuerza moral de los efectivos militares ante la adversidad, permitiéndoles sobrellevar de mejor manera la tensión emocional y física que implica el control, vigilancia y contención de la pandemia y sus efectos (contagio, miedo, violencia e incertidumbre).

Por tanto, reforzar esta fuerza moral en los efectivos se estima fundamental para que el militar resista, se adapte, transforme y comprenda que el cansancio propio de la profesión en la ejecución de sus tareas, el riesgo sanitario que implica estar en contacto con potenciales agentes de contacto del coronavirus, o el rechazo y/o aprobación ciudadana producto de la percepción (subjetiva) sobre su participación en la pandemia, son circunstancias que no son posibles de controlar o modificar a nuestro arbitrio. Por lo que continuar desarrollando dentro del Ejército un sentido de realidad, y de vivir y aceptar el presente con sus particulares oportunidades, riesgos y amenazas, propende a un estilo de vida que fortalece la moral y las respuestas resilientes ante las nuevas amenazas, como la actual pandemia. Ya que si bien la tecnología y las capacidades militares son importantes, el factor humano y sus fortalezas lo son mucho más.

© CEEAG Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje